Canción animal

En este capítulo de Vuelta por el Universo te proponemos viajar a 1990, siete años después de recuperada la democracia, cuando un tipo con patillas gigantes era presidente de la nación, empezaba la última década del Siglo XX y se lanzaba “Canción animal”, el disco más crudamente rockero de Soda Stereo. ¡Subite que arrancamos!

Descargar episodio #13
Suscribite al podcast: Apple Podcast / Google Podcast / RSS / Spotify
Escuchar todos los episodios de este podcast

Vuelta por el universo es un podcast producido por Tatiana Scorciapino para Rock.com.ar con un recorrido por la trayectoria de Gustavo Cerati.

Transcripción

Siete años de democracia. Un tipo con patillas gigantes es electo presidente de la nación y empieza la última década del Siglo XX. Qué mejor momento para grabar un CD. En este nuevo capítulo de Vuelta por el Universo, te proponemos recorrer “Canción animal”, el disco más crudamente rockero de Soda Stereo. ¡Subite que arrancamos!

Después de “Doble vida”, el disco que los llevó a ser la primera banda argentina en conquistar Latinoamérica, los Soda necesitaban bajar a tierra y recordar que aún seguían siendo humanos. Se tomaron unos meses para procesar toda esa euforia vivida y comprender que ya no eran tan sólo una banda más. En ese proceso Gustavo se separó de su primera mujer, Belén Edwards, y decidió volver a la casa de sus padres para ordenarse. En ese regreso se reencontró con su adolecencia. Los discos de Vox Dei y de Pescado Rabioso seguían en el mismo lugar, junto con el poster de The Police que Sting le había firmado un tiempo atrás.

Después del descanso, Soda volvió a reunirse. El cambio de década fue un punto de quiebre en el sonido de la banda. Atrás habían quedado las canciones bailables y esos pelos parados con jabón. Ésta vez necesitaban volver a sentir lo que vivían mucho antes de ser Soda Stereo. Y Gustavo tomó la posta.

Gustavo Cerati: ‘Nos juntamos los tres y empezamos a ver que se necesitaban componer temas. Y me puse a componer. Esa energía me sirvió para armar todo un repertorio’

Zeta Bosio: Gustavo me gusta como compositor, me gusta como letrista, pero más allá de todo eso, me gusta mucho su aproximación a la música sea la manera en que él encara música.

Gustavo Cerati: Yo era impulsivo en el sentido de componer, no sentí que era una función que tenía que cumplir, si no supongo que alguien tenía que hacerlo y lo hice yo.

El proceso por el que Cerati estaba transitando fue un aliado a la hora de componer. La separación, la enfermedad de su padre y el haber llegado a la cima, fueron los disparadores de las letras con más pisada del disco:

Gustavo Cerati: Un poco en esa niebla vivo. Un poco se mezclan esas cosas. Los deseos, las realidades y todo eso quedan plasmados en las canciones, tal es así que algunos pueden empeñarse hasta en leer qué es lo que sucede. A mi me gusta mucho sentir qué le pasa al que escribió esa canción cuando escucho otras cosas. No puedo dejar de resistir ese análisis. Cómo ese tipo llegó a esa conclusión, cómo escribió esa letra, por qué, qué le pasaba y me engancho sensiblemente con eso. Osea que también es parte de un juego, me gusta que eso ocurra con mis canciones. La mujer representa algo absolutamente importante para una obra creativa mía. Influencia todo. Es parte de mi mundo. Los discos, decididamente funcionan como etapas para mí. No quiere decir que vaya a hacerlo siempre así, pero hasta ahora esto fue así.

Si bien no habían dudas de que las canciones era buenas, tenían una particularidad que, posteriormente, se convertiría en una enorme piedra en el zapato: todos los temas fueron compuestas por Gustavo, situación que, hasta ese momento, no era para nada común en el grupo, así lo contaba Zeta en el programa Tiempo Perdido

Zeta Bosio: el proceso fue distinto a los otros. Gustavo trajo temas demeados en su casa, en estado de gestación bastante avanzado.

Gustavo Cerati: casi casi un prematuro

Zeta Bosio: y trabajamos sobre eso y fue todo un desafío porque había ya muchos arreglos muy buenos en el disco y había que empezar a trabajar sobre una cosa más armada, que no era lo que habíamos hecho en otros trabajos.


Más allá de la rareza en el proceso de gestación, los tres estaban de acuerdo en el concepto que el disco debía transmitir:

Gustavo Cerati: hay una cosa que es integral en el disco, que partió de la gestación, que es como englobar a las canciones en algo. El disco tiene algo de concepto que lo une, no es necesariamente un álbum conceptual, pero en ese sentido se parece un poco más a lo que hicimos en “Signos”. Las canciones son del mismo período. Hay temas que nosotros estamos haciendo en otros discos, que venían del primer período. Los reciclábamos y armábamos nuevos temas. En este caso, fue todo de cero y cada tema fue tomando forma en su producción también. La producción la hicimos Zeta y yo, con un criterio que compartimos desde el comienzo. En realidad, lo que hicimos fue darle a cada tema la producción que requería, que si de pronto aparecía una batería electrónica, fue porque se requería. Es un disco más primitivo que otros, no está tan adornado.

Zeta Bosio: todas las canciones del disco, tienen un tono más conceptual. Es lo distinto que tiene con “Doble Vida”, donde había mucha más esquizofrenia. Todas esas canciones, conforman una “Cancion animal”, habíamos hecho las cosas de manera muy instintiva. Además es el nombre de una de las canciones del disco, era algo que englobaba todas las canciones del disco.

Gustavo Cerati: El concepto vino después de ver todas las canciones juntas y decir: acá hay algo que se está diciendo, que tiene algo que ver, ésto es un disco.


El disco comenzó a grabarse en junio del 90, en Criteria Studios de Miami y contó con la participación de Andrea Álvarez y de Tweety González. Por otra parte, si “Canción animal” venía a romper la escena musical, la tapa del disco no podía quedarse atrás.


Gustavo Cerati: Primero, la tapa del disco iba a ser esto, porque estaba enloquecido ya con la forma. Ya estaba jugando y decía: ‘esto quiero que sea la tapa del disco’. ¿Y por qué? Y porque significa la tensión en la integridad, que es un poco el momento donde estábamos con Charly y Zeta, en cuanto al grupo. Por un lado, ya habíamos manejado nuestras tensiones, y eso nos daba cierta integridad. Después de estar varios años juntos entendemos un poco nuestro mecanismo.

Gustavo Cerati: me da un poco de vergüenza decirlo, porque no creo que ninguno seamos esos símbolos pero bueno, es como un juego. La veleta, Charly, la estructura tiene que ver con Zeta y los leones cojiendo era yo mismo. Los dos: el león y la leona.

El disco fue presentado el 7 de agosto y vendió más de 500.000 copias en Argentina. La Gira Animal comenzó el mismo año y llegó a su punto máximo cuando el trío se presentó en un recital gratuito en la Avenida 9 de Julio de Buenos Aires, frente a más de 250.000 personas. Te invitamos a que escuches el episodio que le dedicamos a aquella noche del 14 de diciembre de 1991.

En 2007, la revista Rolling Stone lanzó un ranking con los mejores álbumes de la historia del rock argentino, y “Canción animal” fue premiado con el puesto número nueve. Y en Rock.com.ar seleccionamos las 100 canciones esenciales de nuestro rock, donde figuró “De musica ligera”.

Hasta acá llegamos en esta nueva Vuelta por el Universo. Mi nombre es Diego, la producción es de Tatiana Scorciapino y recordá que podés seguirnos en Spotify, en redes sociales y en Rock.com.ar para escuchar todos los episodios de esta Vuelta por Universo. Nos escuchamos pronto. ¡chau!

Gustavo Cerati: Como de alguna manera tiene ese reencuentro, por eso tiene un sabor especial este disco. Si bien estábamos juntos con ese asunto de hacer triple y todos los planes futuros, nos reencontramos musicalmente. Este disco, creo que desde que se concibió hasta que se terminó tuvo una dirección muy clara y hubo espacio para todo lo que queríamos hacer. Y cuando uno se da todo el gusto, después no podés sentir miedo.

Scroll to top