+Bien

Hoy vamos a recordar el momento en el que Gustavo colgó por un rato su guitarra y se volcó a la actuación. Conversamos con Eduardo Capilla, director de la película “+Bien”.

Descargar episodio #14
Suscribite al podcast: Apple Podcast / Google Podcast / RSS / Spotify
Escuchar todos los episodios de este podcast

Vuelta por el universo es un podcast producido por Tatiana Scorciapino para Rock.com.ar con un recorrido por la trayectoria de Gustavo Cerati.

Transcripción

La vida puede tornarse monótona, lineal y hasta un poco aburrida. Pero, como se habrán dado cuenta, lejos está de ser así en el universo Cerati. En esta nueva Vuelta por el Universo vamos a recorrer el momento en el que Gustavo colgó por un rato su guitarra, y se puso a actuar frente a una cámara. ¡Acción!

Antes de arrancar, te recordamos que podés encontrar todos los capítulos de éste y de todos nuestros podcasts en Spotify, en iTunes y Rock.com.ar. Ahora sí, empieza el rodaje.

Lejos de Soda Stereo y a poco tiempo de lanzar “Bocanada”, su segundo disco solista, Cerati se embarcó rumbo a un mundo desconocido. Algo que le permitiría profundizar, aún más, su etapa de experimentación.

La propuesta de actuación llegó en manos de Eduardo Capilla, director de cine y amigo de Gustavo, con quien se habían conocido unos años antes del boom del trío, frecuentando los mismos lugares de la noche porteña.

Eduardo era uno de los directores más jóvenes de la época y fue esa frescura lo que cautivó a Cerati para hacerlo formar parte de sus proyectos.

Eduardo Capilla: él tenía la presentación en el Teatro Astros, donde presentaron el primer cd de Soda Stereo y sabiendo que yo trabajaba con escenarios, me encargó la escenografía. Ahí también Carlitos estaba con la gráfica y Alfredo Lois con las luces. Entonces yo hice lo del escenario, y de alguna manera, la narración de lo que iba ocurriendo en los temas. Era como una obrita de teatro.
Ese fue mi primer trabajo con él, y de ahí en más fue una relación de muchos años, donde yo hice muchas cosas antes de la película, como videoclips. Hice el videoclip de Zoom, que revolucionó toda latinoamérica, fue muy visto y todavía se sigue viendo.

Su relación de amistad crecía, y en conjunto, las ganas de ir por más. La posibilidad de expandir esa creatividad surgió casi naturalmente:

Eduardo Capilla: él estaba muy interesado en hacer la música de una película y yo estaba muy interesado en hacer una, pero que fuera más que una película narrativa, una que pueda contar un estado de ánimo. Y con la idea de que la música no fuera algo que se trabaja y se ponía al final, si no también inspirarme en ese estado de ánimo que proponía ese sonido. Fue una conjunción bastante interesante. Él me mostraba loops o partes musicales y con eso me iba dando ideas de climas y cómo resolver cosas. Y finalmente, él también actuó, y se comprometió más en los momentos de las escenas, especialmente en la que él estaba.

A pesar de ser la primera vez que Gustavo formaba parte de una película, no fue el primer proyecto de largometraje que Cerati y Capilla tenían juntos:

Eduardo Capilla: El primer intento de hacer una película, fue frustrado el guión, porque se lo había presentado a un productor, y este se la dio a un director, con el que trabajaba siempre y ese director hizo una película con un guión tan similar al nuestro, que abortamos. Esto habrá sido para el año 97. Dos años después, volví a escribir otro nuevo guión, esta vez sin mostrárselo a nadie, y dijimos con Gustavo: ‘vamos a producirla nosotros’.

La película fue producida de forma independiente, lo que generó un gran trabajo en equipo:

Eduardo Capilla: todos participaron muy intensamente, al ser un equipo chico, Gustavo actuaba, hizo la música, pero también hacía los asados en Córdoba(risas). Nos pasaron cosas graciosas, una vez armamos toda una puesta en escena muy bonita y dijimos: ‘vamos poniendo el asado’. Cambió el viento y todo el humo del fuego iba para a el lado de la escena (risas). Todas situaciones así, una película dentro de otra.
Primero rodamos durante dos meses, los días que podíamos, que fueron bastante intensos.
Él apoyó mucho la producción, cuando me tocó filmar lo de Córdoba, que ya era lo último, y no tenía más dinero, él me dice: ‘llevemos mi camioneta’. Él mismo se ocupó de llevar personas. No como si fuera una estrella, si no él ayudando en la producción. Ya te digo, de armar un asado, a ayudar a la vestuarista con los percheros, fue todo así, con muy buena onda.

Además de Gustavo, la banda sonora de la película, contó con la participación de Leandro Fresco, Leo García, Flavio Etcheto y Claudia Oshiro. Y a pesar de haber sido pensada para el film, el disco fue sumamente halagado y aceptado por el público y la crítica. Incluso, obtuvo una nominación como Mejor Álbum Instrumental Pop en los Premios Grammy Latinos.

La película “+Bien” fue estrenada el 15 de noviembre de 2001, y se mantuvo durante 3 semanas en cartelera. Algo muy poco común para una película independiente, que casi no había tenido publicidad.

Hasta acá llegamos en el episodio de hoy. Mi nombre es Diego, la producción del podcast es de Tatiana Scorciapino. Con el agradecimiento a Eduardo Capilla por su testimonio nos despedimos hasta la próxima Vuelta por el Universo. ¡chau!

-¿Al cine volverías?

Gustavo Cerati: y, si alguien se le ocurre llamarme, pero lo dudo mucho. No lo sé, me gusta la idea, me parece que actuar me resulta divertido, en algún punto hay cierto contacto con lo que uno hace. Pero la verdad que esto fue un proyecto muy chiquito, con no demasiadas pretensiones, por supuesto querés hacer las cosas bien y aprendes un montón, pero todo fue como una especie de familia loca moviéndose por algunos puntos de Argentina y filmando lo que aparecía. Es una película muy alternativa.

Scroll to top