Andrea Alvarez, una parte de la euforia

Si de virtuosismo y explosión hablamos, nuestra invitada de hoy nos puede dar cátedra. En esta nueva Vuelta por el Universo, Andrea Álvarez nos cuenta cómo conoció a Cerati, cuándo se dio cuenta de que formaba parte de Soda Stereo y por qué decidió dar un paso al costado.

Descargar episodio #15
Suscribite al podcast: Apple Podcast / Google Podcast / RSS / Spotify
Escuchar todos los episodios de este podcast

Vuelta por el universo es un podcast producido por Tatiana Scorciapino para Rock.com.ar con un recorrido por la trayectoria de Gustavo Cerati.

Transcripción

Baterista, cantante, compositora, Andrea Álvarez es rock por excelencia. Arrancó su carrera desde muy chica, formó parte parte de Rouge, el primer grupo de rock integrado 100% por mujeres y tocó con todos los que te puedas imaginar: Charly García, David Lebón, Patricia Sosa, Attaque 77 y por supuesto, con Soda Stereo.

Andrea Alvarez: Yo me ofrecí para tocar porque, esto lo conté varias veces, que yo estaba ensayando con David lebón. En ese momento yo vivía en Burzaco, y tenía mucho tiempo viaje a mi casa. Cuando ensayaban, llegaban todos a cualquier hora. Y un día yo me rayo y le digo: ‘Escúchame yo necesito que lleguen todos puntuales, porque yo no puedo irme de acá a las 8 de la noche’. Y David de dice: ‘Bueno negrita te vas a tener que conseguir otro trabajo’. Entonces yo estaba muy triste, me puse muy mal y me venía en colectivo y en este momento estaban dando una clínica de Charly Alberti y Jota Morelli, que eran mis dos grandes y mejores amigos bateristas. Paso con el colectivo por la puerta de ese lugar y digo: ‘me bajo’, porque estaba muy muy angustiada, tipo llorando. Me bajo y en la puerta estaba Gustavo fumando. Entonces le digo: ‘hola, qué haces?’ Y yo ya sabía que Soda Stereo había arrancado a ensayar, porque me lo contaba Tweety que era mi amigo. Entonces le digo: ‘che, están ensayando?’. Él me responde que sí, todo galán, porque no podía evitar cada vez que hablaba con una mina, tenía esa cosa de seducción. Y yo nunca lo hago esto, de chuparle las medias a un músico, para conseguir un laburo. Porque para mi eso era desacreditarme como música. Nunca iba a permitir que alguien dijera que yo estaba en un lugar porque me había levantado a alguien. Pero por primera vez en mi vida le chupé las medias y le empecé a hablar bien de Soda Stereo, que a mi la verdad que me importaba un pito, no sabía ni un tema, no me interesaba, no era la música que me gustaba. Pero le empecé a chupar las medias y en un momento le digo: ‘Bryan Ferry y otros tienen percusionista mujer, no tenés ganas de probarme?’ Empecé a hacer todo un acting que nunca más me salió. Y él me miró y me dijo: ‘en serio me lo estás diciendo?’ Y a los dos días me llama Charly y me dice: ‘Gustavo estuvo hablando acá de que te quiere probar, no querés venir pasado mañana?’ Y yo le dije: ‘necesito un día más’ porque nunca había escuchado los temas. Entonces ¡me tuve que comprar los discos! Y escuché la música y me fui a ensayar, más o menos ensayé dos o tres días y en un momento me di cuenta que quedaba. Me re di cuenta. Fue muy obvio. Por varios motivos: uno, el musical. En un momento estábamos tocando Juego de Seducción y me di cuenta que era parte de la situación. Era una cuestión energética musical. Y la otra parte, es que empezaron a venir las mujeres de los músicos a ver quién era yo. Para asegurarse de que no me iba a curtir a ninguno de los tres. Cosa que no estaba mal, porque en esa época, como yo no tenía novio, era capáz de hacer cualquier cosa, no sólo porque no tenía novio, sino porque no tenía ningún tipo de prejuicio. Si a mi me gustaba alguien y no tenía pareja o no conocía a la pareja, algo iba a pasar. Venían las novias de los tres y se me hacían las amigas y ahí me empecé a dar cuenta de que estaba ahí y era parte. Y cuando se compuso Mundo de Quimeras que se compuso porque yo estaba tocando las congas, y Gustavo llegó y se sentó, y empezó a tocar conmigo ahí. Bueno eso fue muy evidente y después creo que el lugar que ellos me dijeron, sin darse cuenta, fue muy fuerte. No estuve tanto tiempo en Soda Stereo, y fue un lugar muy importante que marcó toda situación, que no lo no lo dicen mucho cuando se hacen los racconto de Soda Stereo, pero fue la primera vez que una mujer estaba en un escenario de primera categoría, en un lugar que no era corista, era instrumentista. Y fue la primera vez y hay toda una generación de chicas que me lo dice: ‘yo quería ser como vos’. Minas de 40 y algo, que en ese momento eran adolescentes, tenían 10 años menos que yo. Fue muy fuerte eso.

Este audio pertenece a un momento del show en Velez, en plena Gira Animal en diciembre de 1990. Andrea formó parte de Soda Stereo por tres años, con todo lo que eso implicaba:

Andrea Alvarez: No te das cuenta cuando te está pasando algo así. Es más, yo lo padecía no era que lo vivía con mucha felicidad. Me quejaba, me rompían las bolas. Estábamos mucho tiempo juntos. Yo vivía 6 meses al año con ellos y eso no me lo banqué tanto tiempo. Nos íbamos de gira mucho tiempo, no era una situación tan agradable como parece. Todo era muy heavy. Era la época del pico más alto de Soda Stereo. Y después estuve las dos despedidas, y la verdad que la pasé muy bien y medio que me amigué. Eso siempre me decía Gustavo ‘me gusta que te hayas amigado’. Porque yo para irme me tuve que enojar, porque yo me quería ir, no me hacía bien, no estaba bien. Yo me quería ir y a la vez era un lugar de éxito que todo el mundo decía que eso era el éxito, y yo la estaba pasando mal. Yo quería tocar la batería y era un elemento decorativo. Tocaba un montón en vivo, disparaba cosas electrónicas y un montón de cosas, pero era un elemento que lo tomaban como decorativo. Y yo ya como que no me llenaba yo quería tocar la batería. quería hacer otras cosas.

A pesar de su salida de Soda, Andrea continuó su amistad con Gustavo, al punto que en el año 2000 edita su primer disco solista y cuenta con su participación. Y también vale la pena recordar la canción “Despertándote”, de 2015, dedicada a Cerati.

Hasta acá llegamos. Recordá seguirnos para poder escuchar todos los capítulos. Mi nombre es Diego, la producción es de Tatiana Scorciapino. Le agradecemos a Andrea por la charla, y te recomendamos que busques en Youtube “Doble A en vivo en Estudios ION”, para verla en acción. Nos encontraremos en la próxima Vuelta por el Universo. ¡Chau!

Andrea Alvarez: Son muchas cosas las que se van. Se va una etapa de uno, se va un estilo artístico de encarar las cosas, una alternativa posible ante la berretada que nos rodea. Se va esa persona a la cual uno le mostraba lo que estaba haciendo y que esperaba esa respuesta… Son bastantes cosas. Nos dejó toda su música, nos dejó una enseñanza y nos deja también como una moraleja que es que tenemos que mirar para otros lados. Tenemos que apuntar más arriba, en vez de berretizarnos.

Scroll to top