Esenciales del rock argentino

El sitio Rock.com.ar, la enciclopedia del rock en Argentina, seleccionó las 100 canciones más representativas de su historia.

“Cerca de la revolución”

Integra “Piano bar”, una de las obras cumbre de Charly García. Compuesto cuando la democracia regresaba a nuestro país, fue elegido por Rock.com.ar como el tema más importante del rock argentino: “Cerca de la revolución”.

“Será”

Las Pelotas tuvo un crecimiento mucho más lento que Divididos. Si bien fue una banda bien recibida desde el comienzo, nunca había alcanzado tanta popularidad… hasta que llegó el gran hit: “Será”.

“Moscato, pizza y fainá”

Así comenzaba “Alma bajo la lluvia”, el primer disco de Memphis La Blusera, editado en el 82. La banda liderada por Adrián Otero debutaba con esta descripción de la noche porteña: “Moscato, pizza y fainá”.

“Metegol”

Este tema abre la obra cumbre de Raúl Porchetto, un disco que le cambiaría el sonido a la década de los ’80: “Metegol”.

“Sólo se trata de vivir”

Compuesta en 1981 durante su exilio, una de las canciones más famosas de Litto Nebbia: “Sólo se trata de vivir”.

“Salgan al sol”

La Pesada estuvo liderada por Billy Bond y tuvo muchos cambios de integrantes, entre ellos Pappo, Lebón, Javier Martínez y Spinetta. Incluida en un simple del año 1971, suena “Salgan al sol”.

“Sólo quiero rock and roll”

Un sonido clásico de comienzos de los ‘80s: la guitarra del Negro García López y la voz de Patrica Sosa. Elegido el mejor tema de 1984, esto es La Torre, con “Sólo quiero rock and roll”.

“Todo preso es político”

Editada en el año 1988, original del disco “Un baión para el ojo idiota”, éste es un esencial del rock argentino: “Todo preso es político”, de Los Redondos.

“Nada personal”

Lanzado en octubre de 1985, este tema abrió el segundo disco de Soda Stereo y fue el primer gran hit que sonó en toda Latinoamérica: “Nada personal”.

“Es la vida que me alcanza”

Celeste Carballo es una de las voces femeninas más importantes de nuestro país. Su disco debut, de 1982, fue todo un suceso: abría con “Me vuelvo cada día más loca” y cerraba con éste clásico: “Es la vida que me alcanza”.

Scroll to top