Andrea Beltramo

#Entrevista Celsa Mel Gowland : la música como campo de batalla

Pasaron los Premios Gardel 2019. Marilina Bertoldi, disco del año, Gardel de Oro y un discurso sin precedentes: “Estuve haciendo investigaciones sobre esto, la única persona que no es hombre y que ganó este premio fue Mercedes Sosa hace diecinueve años. Hoy lo ganó una lesbiana.” Lo que siguió fue dar valor a una perspectiva federal y agregó: “Sobre todo, lo festejo como una artista que viene a cambiar las cosas, a decir algo distinto, de otra forma (…) entréguenos estos premios que vamos a cambiar la música.”

Ph. Nina Nadalin

El Premio al Mejor Video Clip Corto fue para “Paren de Matarnos”, de Miss Bolivia, realizado por Daniel Ortega y Gabriel Nicoli. Lali Expósito se llevó tres premios, Mejor Diseño de Portada, Mejor Álbum Artista Femenina Pop y Canción del Año. En su discurso de agradecimiento agradeció a las mujeres con las que compartía categoría y “a todas las que no están, también. A todas las que hacen música todos los días de su vida (…) en una industria que no es nada fácil para nosotras.” No fue sólo una queja sino que avanzó con su posición política haciendo explícito su apoyo al proyecto de Ley de Cupo Femenino en Festivales, mayor presencia de mujeres en los estudios de grabación y, consciente de cómo resonarían sus palabras dijo: “Aprovecho los micrófonos y las cámaras, que nos están viendo en todo el país y en todo el mundo para pedir por el aborto legal, seguro y gratuito (…) se trata de libertad, de derechos y de que no mueran más mujeres por esta causa, que es de salud pública así les cueste aceptarlo o no.”

Foto El País Diario

Las palabras de Marilina y las de Lali recogen las huellas del gran poder transformador que está teniendo el movimiento feminista organizado y su dimensión transversal que no deja rincón sin revisar, denunciar y movilizar. La capacidad transformadora que tiene una organización de base unida con un proyecto en común es reveladora y sigue moviendo las bases de las formas estructurales de las violencias.

La poca presencia de músicas mujeres, travas y trans en los line up de festivales y recitales en Argentina es un dato que produjo una movilización sin precedentes dentro de la industria musical nacional. Entendida ésta como un espacio en disputa, ligado al trabajo y parte del movimiento obrero, la música deja de ser vista exclusivamente desde su dimensión poética y artística, ligada históricamente a períodos estéticos, para ser interrogada desde una posición política, en sus normas reguladoras y relaciones de poder.

Así, la música deviene en un espacio político de acción, un campo de batalla en el que se disputan valores sociales, sujetos políticos, reconocimiento y representación, entre otros elementos en juego. Y este escenario permite imaginar la subversión de un statu quo que parece inamovible e inflexible.

Fuente MUCABA

Volverse ley

Escribe Mercedes Liska[1]: “el 21 de septiembre de 2018 ingresó al Senado argentino el proyecto Cupo Femenino y Acceso de Artistas Mujeres a Eventos Musicales (3484-18) que es impulsado por una mesa de músicas de distintos circuitos y haceres dentro de la actividad. La mesa, conformada por iniciativa de Celsa Mel Gowland, cantante y ex vicepresidenta del INAMU -Instituto Nacional de la Música-, a los fines de impulsar esta ley, en respuesta a la exclusión sistemática de mujeres en extensas grillas artísticas de los grandes festivales. En pocos meses el proyecto fue visibilizando la gestación de numerosos colectivos de músicas con una agenda de actividades artísticas y sociales en torno a la creación musical en diferentes lugares del país: Músicas Unidas, Música de Mujeres de Santiago del Estero, Suena Tremenda y Grita de Mendoza, Mujeres Músicas de SONAR de Córdoba,  Músicas Platenses en Red, Mujer Trova, o el Colectivo Mujeres-Músicas de Rosario, entre otras”

A partir de ese momento que relata Liska, las acciones de apoyo al proyecto de Ley se organizaron a lo largo y ancho del territorio nacional. Festivales, conciertos, asambleas, entrevistas, publicaciones en medios de comunicación, etc., fueron los nuevos escenarios donde se milita la Ley de Cupo. Pero, ¿qué supone la Ley?, al respecto sigue Liska: “la ley en sí es muy puntual; pide regular el acceso de las artistas mujeres a los eventos musicales en vivo que convoquen a un mínimo de 3 artistas o agrupaciones musicales en una o más jornadas, que pueden ser bandas mixtas y no sólo de mujeres, porque de lo que se trata es del acceso al trabajo.” La siguiente entrevista a Celsa Mel Gowland profundiza en los motivos y expectativas para una iniciativa tan transformadora e incómoda para muchos productores, jurados y programadores de festivales y conciertos acostumbrados a decidir, sin dar ninguna explicación, sobre la balanza ostentosamente inclinada a favor de los hombres en los escenarios.

Fuente Clarín

¿Qué motivó o cómo fue que decidiste abrazar la causa por la Ley de cupo femenino en los festivales y escenarios? 

CELSA MEL GOWLAND: Este proyecto de ley surgió del hartazgo por sabernos invisibles, infravaloradas, ninguneadas por los programadores de festivales y ciclos. Surgió de los números de una investigación chilena que señaló a la Argentina como el peor país de Latinoamérica en participación de mujeres en los escenarios musicales. Surgió de la indignación, de la queja y el debate en redes sociales, pero lo más importante, no se quedó allí, en el estupor y la bronca, sino que dio paso a  un debate que convocamos desde el INAMU, el 23 de enero de 2018, Día Nacional del Músico, en el canal de televisión CM. Convocamos a un debate entre cuatro músicas para conversar sobre la histórica desigualdad y discriminación que sufríamos las mujeres  en los escenarios de festivales. Isabel de Sebastián, una de las invitadas, nos había acercado ese estudio de La Ruidosa[2] que había analizado los principales festivales de rock y pop de Latinoamérica. Ese día estaban también Elbi Olalla, pianista y compositora mendocina, ella fue la que dijo “¿y si hacemos una ley de cupo?”

De una…

CMG: Al principio dudé. Como muchas de nosotras, lo primero que pensé es que nos iban a acusar de ganar espacios por ley y no por nuestras propuestas musicales. Pero  me fui a casa pensando que al terminar mi mandato como vice del INAMU, lo que sucedería dos meses después, impulsaría una Ley de Cupo.

 ¿Y cómo pusiste en marcha el proyecto?

CMG: Para eso convoque a veinte músicas referentes de todos los géneros musicales y de todas las edades Hilda Lizarazu, Mavi Díaz, Patricia Sosa, Miss Bolivia, Barbie Recanati,  Lula Bertoldi, Nelly Gómez y Sara Mamani (del Foro Argentino de Compositoras), Mercedes Liska, Mariana Bianchini, Paula Maffia, Lucy Patané, Barbarita Palacios,  Liliana Vitale, Carolina Peleritti, Nora Sarmoria, Elbi Olalla,  Neli Saporiti y Mariana Baraj en Salta. Con el compromiso de ellas, más el apoyo como difusoras de las distintas mujeres músicas que se fueron organizando en asociaciones y colectivas de cada provincia del país, hemos logrado tener este proyecto en el Senado.

¿Qué tipo de relevamiento hiciste/ieron para constatar esa ausencia de las mujeres en los line up?

CMG: Convoqué a Alcira Garido, una gestora cultural que desde la radio siempre les había dado un gran espacio a las mujeres. Juntas recolectamos y analizamos las grillas de los cuarenta y seis principales festivales del país abarcando las seis regiones culturales y todos los géneros musicales. Constatamos que de 1605 agrupaciones musicales que se habían subido a esos escenarios durante un año sólo 160 -menos del 10%- tenían alguna mujer en su conformación.

 ¿Incluye la ley otras identidades como trans y travestis? Lo pregunto porque el proyecto de ley nombra “mujeres” y “femenino” como sinónimos.

CMG: En el momento de presentar el proyecto de ley, el RENAPER (Registro Nacional de las Personas), que es el organismo que verifica la identidad de las personas, solo distinguía entre masculino y femenino. Por lo que se produce la dificultad al momento de la futura fiscalización al querer incorporar otros géneros no binarios. Pero cualquier persona cuyo DNI sea femenino entra dentro del cupo. Ahora, hace pocos días sabemos que se ha aceptado por primera vez un DNI de género trans[3], por lo cual estaremos a la expectativa de cómo se aplique o modifique la ley de identidad de género de aquí en más.

 ¿Qué reflexión hacés respecto de argumentos que desacreditan el talento de las mujeres en la música?, ¿por qué tienen vigencia esas posiciones por parte de programadores, jurados y productores, especialmente? 

CMG: Son argumentos falaces que atrasan. La prueba está que en los cuerpos estables -filarmónica, sinfónica- hay más equidad en el número de ejecutantes, es decir, en esos lugares se entra por concurso y a la mujer cuando la dejas demostrar sus saberes, su talento, lo hace. El viejo halago de “¿sos buena eh? ¡Tocas como un hombre!”, ya da risa. Las mujeres no tienen por qué tocar como hombres. Los criterios por los cuales se eligen a los artistas en los festivales no tienen que ver en nada con la calidad artística. Las músicas que  integramos la mesa Por Más Músicas Mujeres En Vivo no caeremos jamás en la tentación de nombrar a los músicos sin ningún talento para la música o la lírica que llenan de a cientos los escenarios argentinos. Todes tenemos derecho a expresarnos. Y a trabajar.

 Claro, porque se trata de eso también, de una posición en tanto trabajadoras…

CMG: Esto es un reclamo laboral. Tenemos que poder salir de este círculo negativo en el que se nos pide a las mujeres ganar los espacios a base de talento, que existe y mucho, pero que al mismo tiempo no podemos mostrar en ningún lado. Los números de la industria musical lo muestran claramente: la influencia y el éxito de las mujeres en la música es cada vez mayor.

 Si…, y esto les hace ruido a productores y programadores…

CMG: Solo están en contra algunos productores perezosos, que se olvidaron cómo buscar y descubrir a les artistes de los que después vivirán, los que como decimos nosotras, sufren de miopía, porque no las vieron venir a las mujeres de lejos y también de presbicia, porque tampoco las ven ahora que tienen sus propuestas musicales demoledoras frente a la nariz.

Fuente Andrea Álvarez

 ¿Hasta cuándo será necesario responder que la discusión no es con los músicos varones?, sin embargo, ¿cómo pararse, qué transformaciones supone una ley de cupo femenino en las relaciones creativas y laborales con ellos?, muchos músicos son productores, por ejemplo. Estoy pensando en el dato que argumenta el proyecto de Ley y que no es menor: “Por otro lado, hay que destacar que el hecho de que los productores o curadores de los festivales en su gran mayoría sean hombres, influye notoriamente -por el mismo sesgo cultural del varón- en la falta de oportunidades que tienen las mujeres para transmitir la visión femenina del mundo desde los escenarios.”

CMG: Nosotras no nos cansamos de repetirlo: esto no es una pelea entre trabajadorxs de las culturas, entre músiques. Hay muchos músicos productores y ahora también habrá muchas músicas productoras. A las relaciones creativas las va a favorecer, ya que si una banda mixta tiene espacio por la norma del cupo, más de uno buscará incorporar mujeres en sus formaciones. Pero eso sí, necesitamos urgentemente una ley de jurados. Mientras los jurados y cuerpos curatoriales de concursos, festivales, subsidios y premios sigan siendo de varones, el techo de cristal no se romperá. Este año hubo una muy buena iniciativa por parte de Cecilia Sívori de CAPIF (Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas) para alcanzar la paridad en los votantes a los Premios Gardel y se convocaron a cientos de músicas a votar. Tenemos que lograr el  50% y 50% en todos los jurados. Iremos por eso también.

 ¿Cuánto ha influido en la organización colectiva en tanto Músicas la irrupción del feminismo a partir del #NiUnaMenos de 2015?

 CMG: Creo que la lucha por la Ley de IVE (Interrupción Voluntaria del Embarazo) atravesó de tal manera a cada mujer que ya ninguna dudó de lo que se puede lograr estando juntas. Con respecto a la irrupción del feminismo, siempre trato de que las músicas que hermosamente se organizan día a día sepan que nada comienza cuando uno llega ni se termina cuando uno se va. Hay en este país muchas luchadoras de años desde el feminismo e incluso muchas músicas que ya hablaban de estos temas hace décadas. Es bueno leer y escuchar a las feministas que nos precedieron para entender los procesos históricos y sumarle ahora la fuerza de la comprensión total, la sororidad, la inclusión de todes.

Fuente Andrea Álvarez

 ¿Cómo pararse frente a las denuncias de acoso, abuso y violación, de mujeres muy jóvenes la mayoría, hacia cantantes y músicos de la industria musical? Más allá de no asumir una posición punitivista, ¿notás algún cambio, pasa esto también con compañeras música colegas o es un escenario que se da entre fan/ídolo? 

CMG: Las denuncias deben ser tratadas en la justicia. Los medios no son la justicia. Estamos ante un verdadero cambio de paradigma. Nada de lo que teníamos  naturalizado ayer, hoy podríamos verlo sin condenarlo y repudiarlo.  En la relación ídolo–fan  una cosa es tratar de conocer un artista, otra tener intimidad con él, y otra de qué manera y con qué resultado se llega a esa intimidad. Si soy mayor es una cosa, si soy menor otra muy distinta. Si fue respetada mi voluntad en cada momento o fui abusada. No escuché de denuncias entre colegas, desconozco si existen o no.

 Sobre la aplicación de la Ley una vez promulgada, ¿sería entonces el INAMU quien se encargue?, ¿a quien habrá que informar sobre el cumplimiento de la Ley?, ¿tendrá que crearse algún organismo auditor de festivales y otros encuentros?

CMG: El INAMU será órgano de aplicación de la ley, esto quiere decir que deberá fiscalizar que se cumpla controlando la grilla de los festivales y la conformación de las agrupaciones musicales. El INAMU es un organismo de músicxs para músicxs. Y tiene que  informar sus acciones de gestión anualmente a una asamblea federal. Todxs estamos de acuerdo en que esta desigualdad debe cambiar así que descontamos que lo hará correctamente.

 En el artículo 8 punto “e” del proyecto de Ley se menciona a los medios de comunicación como herramientas para promover y dar a conocer los derechos de la Ley, ¿qué rol juegan los medios de comunicación en un panorama donde no son los actores fundamentales para la circulación de la música? me refiero, hoy la música circula por redes sociales, canales virtuales de difusión, sobre todo la música independiente, under, etc… 

CMG: El artículo al que haces mención se refiere a los minutos diarios que el INAMU tiene por la ley nacional de la música 26.801 para dar a conocer sus acciones. Nosotras pensamos en que sería bueno crear un reconocimiento para los festivales que cumplan con el cupo y entonces la TV pública y la radio nacional serán los canales de difusión que utilizará el INAMU para dar a conocer esas  acciones que deriven de la ley de cupo.

Ahora, si te referís al papel que juegan los medios en general, los que se oponen a nuestro proyecto nos dicen que los canales naturales de difusión para la música de las mujeres son las radios y la tv, pero todes sabemos que en este gobierno no se cumple con el artículo 65 de la Ley de medios, que establecía la obligatoriedad de pasar 30% de música nacional en las radios y de ese 30% la mitad debía ser independiente. Ese artículo no se está fiscalizando. La difusión radial de la música en nuestro país sigue siendo mayormente paga por las multinacionales para sus propios artistas. Si para la música independiente es casi imposible sonar en radio ¡cuánto más lo es para las mujeres!

 “El mismo estudio revela que el principal festival del género Rock de Argentina es el más bajo en presencia femenina con tan solo 2,6% de bandas lideradas por mujeres”, este dato que arroja el estudio de Auska Ovando en Chile es tremendo, ¿cuáles fueron los datos que más te asombraron cuando empezaste a organizarte en torno al proyecto de Ley?

CMG: Ese dato de la Ruidosa corresponde justamente al Cosquín Rock. Nosotras nunca señalamos con nombre y apellido a los festivales con baja presencia de mujeres. Nos interesó siempre cambiar las cosas, raya y para adelante. Darles la posibilidad a los productores de comprender y cambiar las cosas. Pero luego vinieron las infortunadas declaraciones de Palazzo[4]. Lo del rock es paradójico porque nació en los ‘60 contracultural, transgresor, contestatario, como dice Lili Vitale: para cambiar paradigmas. Y hoy algunos de esos rockers son conservadores, machistas, misóginos y sobre todo anticuados. Por supuesto no son los pibes músicos más chicos, ellos están fuera de esa naftalina.

Ph. Agus Luna Castro

 La última, ¿cómo sigue la campaña, qué expectativas tenés respecto de la promulgación de la Ley?

CMG: La ley cuenta con el acompañamiento de 18 senadorxs de 7 bloques distintos. Es importante destacar que el proyecto se lo llevamos a la senadora por Mendoza, Fernández Sagasti, y ella, con sororidad, no lo presentó a la Banca de la Mujer como un proyecto propio o del FPV sino como el proyecto de la colectiva de músicas, por eso tiene tantas adhesiones de senadorxs. Estamos a la espera de su tratamiento en la Comisión de Educación y Cultura. Tenemos mucha expectativa y esperanza por estos días en las senadoras y senadores. Creo que lo vamos a lograr.

 

Fuentes: 

[1] Mercedes Liska “Cupo femenino de música en vivo: honestidad brutal”, Cosecha Roja, publicado el 14/11/2018 http://cosecharoja.org/cupo-femenino-de-musica-en-vivo-honestidad-brutal/ Última consulta 15/04/2019

[2] El equipo de Somos Ruidosa realizó dos estudios: en su primer estudio analizaron veinticinco festivales en 2016 y diecisiete en 2017 en América Latina. El relevamiento demostró que el porcentaje de números artísticos de mujeres (solitas o bandas exclusivamente formadas por mujeres) correspondía sólo a un 9,5% del total, aumentando a  22,5%, considerando bandas mixtas. Este análisis confirmó un primer diagnóstico: la poca presencia de mujeres, lesbianas, travestis y trans en la industria musical. http://somosruidosa.com/lee/cuantas-mujeres-participaron-en-premios-latinoamericanos-de-musica-en-2017/ Luego, ampliaron el estudio hasta la primera mitad de 2018 en Argentina, México, Chile y Colombia. Las conclusiones fueron todavía más desalentadoras: Argentina lidera el ranking de los festivales con menor participación exclusivamente femenina. Esta ampliación fue publicada en: http://somosruidosa.com/lee/brecha-de-genero-america-latina/ Última consulta 15/04/2019.

[3] Lara Bertolini, activista travesti, consiguió en marzo de 2019, que en un fallo histórico de la jueza nacional en lo civil Myriam Cataldi, se le reconozca en su DNI la categoría no binaria de “femenidad travesti”. http://agenciapresentes.org/2019/03/01/por-primera-vez-un-documento-de-identidad-dira-femeinidad-travesti/ Última consulta 15/04/2019

[4] José Palazzo, principal productor y programador de Cosquín Rock, en una entrevista del 09/02/2019, para el medio Los Andes, cuando se le preguntó por el proyecto de Ley de Cupo, expresó: “Lo que planteo es que si yo tuviera que poner el 30%, tal vez no lo podría llenar con artistas talentosas y tendría que llenarlo por cumplir ese cupo. Esas artistas no estarían a la altura del festival y tendría que dejar afuera otro tipo de talentos.” https://losandes.com.ar/article/view?slug=jose-palazzo-la-reinvencion-del-alma-mater-del-cosquin-rock Última consulta 15/04/2019

Entrevista publicada en el libro “Feminismos Insurgentes”, Ed. Milena Caserola, 2019.

Ohdiosa, una entrevista ensamblada

La banda está formada por Sofía Naara Malagrino en composición, dirección y voz principal; Clara Rodríguez en bajo y coros; Franco Giambartolomei en guitarra eléctrica y coros; Felipe Casajús en batería acústica y electrónica y Santiago Espina en teclados y sintetizadores. Por ahora son cinco, “podría crecer” dice Sofía, “pero estamos bien así”. “A mí las bandas multitudinarias, no sé, está buenísimo pero para salir a tocar se complica”, replica Santiago, y “para mí es un número perfecto”, cierra Franco. Parece que lo están acordando ahora, se preguntan y repreguntan entre los tres. “¡Qué lindo!”, comenta sorprendida y contenta Sofía mirando a su compañero con una sonrisa eterna, como detenida en la cuenta, cinco. Ohdiosa es una banda con cinco integrantes. Esta entrevista es una entrevista a tres voces, Sofía, Franco y Santiago y es la primera que dan mientras están preparando la grabación de su primer disco. Corriendo la Voz quiso meterse en la cocina de un proceso en marcha, de un grupo que está en plena búsqueda y acompañar con pequeños ingredientes, como son las preguntas de una entrevista. Read More

Panceta y los Papafritas, palpitando el Kidzapalooza 2019

Panceta y los Papafritas es una banda de rock apta para todo público que tocará el domingo 31 de marzo en la edición Kidzapalooza 2019, el festival destinado al público infantil dentro del Lollapalooza, dando paso al gran cierre de Deep Roy, actor de interpretó a los Oompa-Loompa de Charlie y la fábrica de chocolate, en la versión de Tim Burton. Read More

Festi Pantera, latiendo tras el 8M

Late. Sigue latiendo. Late. Y se palpita. La colectiva late. Todas las voces, laten. Y es el latido el ritmo, el tempo histórico que late. Se mueve, salta y late. Se abrazan y laten. Se encuentran y con el pulso agitado saben. Que es imparable, que no se va a caer. Lo están derrumbando. Mientras tanto, se prende fuega y se ilumina verde el patio del Konex en el Festi Pantera, un festival independiente con un line up feminista y disidente. Con Miss Bolivia como anfitriona, pasaron por el escenario Kumbia Queers, Chocolate Remix, Femigangsta, Susy Shock, Señorita Bimbo y La Coneja Chica DJ.

Todavía con la euforia y la furia del 8M en los cuerpos, con la experiencia reciente, con el cansancio encima y el compromiso reforzado, la propuesta de encuentro sigue siendo para cambiarlo todo, sin negociar, para abrazarse un rato, para celebrarlo. Para repetir #NiUnaMenos, #AbortoLegal y #FueraLaDerecha. Para volver a casa con la seguridad de que no habrá retroceso, que este cambio está en las calles, las camas, las cocinas, las plazas y todas las galaxias. Sin pudor, porque está pasando. Así arrancaba una cita donde la música y el baile fueron protagonistas.

Susy Shock y la Bandada de Colibríes abrió la tarde con el repertorio amoroso y combativo de una artista que conmueve apenas se presenta. Subió con su caja, con todas las músicas en escena, para interpelar con canciones que remueven la memoria larga, la que reclama otras raíces y desde ahí Susy fue tejiendo, con toda su fuerza escénica, su profunda voz, su autoridad y coherencia un paisaje de diversidad sudaca, de garra irreverente que hizo que la gente explote en aplausos y coreen su nombre. ¡Susy, presente!

Femigangsta subió al escenario después de Susy Shock, hizo un pedido: no votar a la derecha y si hay que robarle el DNI a alguien, sin culpa ni permiso, ¡en marcha! Al gobierno no le importa el hambre de la gente. El tema Voy fue de los más celebrados, recitando parte del discurso de Ofelia Fernández, la alumna del Carlos Pellegrini que brilló en su intervención en Diputados por la Ley del Aborto. Y así, durante siete temas más, fue calentando el ambiente con su repertorio de rap y protesta anti macrista: Qué pasó con el valor de los billetes / el dólar que ahora es un barrilete / pidámosle a Christine total la deuda es un juguete / hipotecame el futuro del país / que me lo meto en el ojete Mauricio, ¡sí! (…) el consumo no agoniza en las casas más conchetas / pero prefieren lo importado / nacional es muy berreta / podemos vivir mejor / dijo el forrazo de Larreta / y festejaron todos juntos que la deuda / está de vuelta.

Señorita Bimbo hizo su primera intervención como maestra de ceremonia y en su monólogo de apertura preguntó sobre las publicidades de productos de belleza para mujeres y recordó una crema que promocionaba Andrea Frigerio que prometía rejuvenecer dos años. “Vendeme otra crema Andrea, una que diga ¡te devolvemos la cara que tenías antes de que asuma Macri! ¡Dame esa crema! ¡Quiero esa cara! ¡¿Se acuerdan de esa cara?!”, y como no, fue una explosión de #MMLYQTP. En el patio del Konex nadie responsabilizó a las putas por parir a ningún político, el grito apuntaba a la yuta que te parió, Mauricio Macri, ¡la yuta que te parió! Al unísono. Entre salto y canto. “Cualquier cosa con otra chica, un noviazgo, cualquier cosa, háganlo, eso es peligroso para muchos sistemas, es una célula terrorista, quería decir”, dijo Bimbo justo antes de dar la bienvenida a Chocolate Remix que ya asomaba en el escenario.

Foto por Karina Dos Santos

Con la pantalla encendida de colores y letras, el sonido estallando de graves, percusión y el ritmo frenético de una fiesta ya en marcha, todo el público saltando y bailando lesbian reggaeton sin pausas. Entre los más de diez temas que tocó Chocolate sonaron, Como me gusta a mí, Zoom, Bien bow, Lo que las mujeres quieren, una dedicatoria a los machos-fachos y la pregunta por “¿Fueron a la marcha?”, la gente que respondió con un único grito largo diciendo que sí, y Chocolate que dijo “yo también, estuvo divina, estamos viviendo este cambio de paradigma que hacemos todos los días” para inmediatamente tocar Ni una menos, un tema con una fuerte denuncia que profundizó aún más la lucha feminista en el patio del Konex. Volvía a latir la marcha del 8., a oír alto y claro que NO es NO. “¡Esta es la verdadera revolución!”, cerraba después de dos bises Chocolate con el público cantando “¡Aborto legal, en el hospital!”, una vez, otra vez, una más, dale otra, “¡Aborto legal, en el hospital!

Y Susy entre la gente, abrazando a cada fan, conversando, aplaudiendo, agitando y preocupándose junto a la organización, durante los dos únicos momentos donde se frenó la fiesta para asistir a dos personas que estaban descompuestas. Pasado el susto, el aplauso para celebrar que estaba todo bien y a seguir bailando. Susy es hipnótica, mira de frente, escucha con atención, se detiene con paciencia en cada pedido de selfie y avanza caminando entre la gente con su presencia compañera. Sabe que es el momento para ocupar los espacios le moleste a quien le moleste, y le cueste a quien le cueste. El feminismo le pertenece.

Justo después de Chocolate, volvió la Señorita Bimbo y lanzó un pedido de honestidad brutal: “Somos muy mentirosas con las fotos, ya está, como que no es el primer año de internet, ya sabemos que el plano desde arriba adelgaza cincuenta kilos, hay que ser un poco más honestes con lo que somos, hay que mandar más esa foto que aparece cuando levantás la notebook en la oscuridad, a la madrugada, y te ves en el reflejo, así, esa sos vos también. ¡Una buena papada nude!” Y aprovechando el aplauso llamó al escenario a Kumbia Queers, la banda que dio continuidad al baile con su tema Daniela. Fue un importante momento cuando denunciaron la represión a los feriantes de San Telmo y todo el patio del Konex grito ¡fuera Larreta! Y acto seguido, una vez más, ¡MMLYQTP! Momento más que oportuno para cantar Cuando estoy herida / me refugio en mis amigas, parte de la letra de su tema Tanto me quería. Siguieron La motochorra, Tiro al blanco, el estreno del tema No me digan señora, otro dedicado a la gobernadora Vidal, el ya clásico Feriado Nacional con el que piden alargar el fin de semana y el éxito Una, dos, ultraviolenta. El público pidió otra y otra más y la banda siguió tocando La isla con Chikas y cerraron su show apoyando a los docentes al grito de “¡Educación pública, segura y gratuita!

Foto por Karina Dos Santos

El festival era todo un éxito en ese momento, la gente acompañó, el Konex se llenó y todavía faltaba el cierre de la anfitriona, Miss Bolivia. Para presentarla, hizo su última aparición Señorita Bimbo con un monólogo sobre otro de los temas que está en plena discusión y disputa política, la despenalización de la marihuana. Es una decisión política decir che, yo fumo porro. No puede haber preses por cultivar en 2019. Hay que visibilizarse como usuarias y usuarios canábicas, ¡ya fue, amiga! ¿Qué vas a confiar en bayaspirina tu felicidad? No digas más pavadas, o sea, basta de decir cosas como que la marihuana es la puerta de entrada a las drogas, ¡la puerta de entrada a las drogas son las familias de mierda! ¡No la marihuana! Peligroso es que gane la derecha, no que me fume porro. Además, vamos a pasar el macrismo como podamos, yo en mi casa, en culo y vincha, fumando una tuca con sabor a pis”, y la gente estallando en aplausos y aullidos colectivos. Y así, antes de despedirse y dar paso a Miss Bolivia, Bimbo dejó tres revelaciones, por si todavía hacen falta recordarlas: “Uno, la policía no te está cuidando. Dos, Jesús tampoco. Tres, ¡el feminismo es con las trans, las travestis y les no bineries!”

Soy, fue el tema con el que abrió Miss Bolivia y otra vez se bailaba en el patio. Siguieron Ready, Gente que no, Cagón, María José y El paso, tema que Paz presentó diciendo “esta canción se la escribí a la música y al baile”, no sin antes haber agradecido cada aplauso y a la gente por estar ahí, por acompañar la primera edición del festival. Destacable el papel del cuerpo de baile de todas las bandas. En el caso de Miss Bolivia agitaron el ambiente con varias coreografías diferentes en cada tema, divertidas y exigentes para cualquiera que no sea realmente un atleta. Ya durante la tarde había pasado por el escenario un trío que presentó Chocolate, tres pibas que la rompieron con el street dance más remixado de todo el festival. Tremendas. Imposible no mencionarlo.

Miss Bolivia presentó su tema Bien Warrior dedicándoselo a la yuta y diciéndole a la gente “Gracias por venir a aguantar la parada”, siguió con Caprichosa, Calma y respira, Tan distintos, Loca y el Rap para las Madres, momento verdaderamente emotivo de homenaje a “las viejas”, como dijo. La emoción se extendió en su tema Paren de matarnos y la rabia se organizó cuando avanzó: “Este tema se lo dedico al fucking patriarcado”, y canto su clásico Tomate el palo. Se despidió con tres bises y la fiesta parecía no tener fin hasta que, una vez más, la ola verde llenó todo el espacio con “¡Aborto legal, en el hospital!”. Mucha gratitud de la anfitriona desde el escenario, a las bandas, a la gente, las técnicas, la lucha feminista, a todas y todes, recordando que hay que militar la Ley de Cupo Femenino en Recitales, y hasta el próximo Festi Pantera, que ya anda alborotando el pulso para un nuevo encuentro.

Fotos por Karina Dos Santos

 

Lu Martínez: “Creo que es importante abrir el juego a nuevas voces y personas que tengan algo distinto para decir”

Si esta entrevista pudiera escucharse arrancaría con un sonido áspero, profundo y con un matiz brillante contenido por el sabor de la madera. ¡Ah no! Que no se trata de un vino ni hace falta aclarar nada sobre la crianza en roble, tampoco se sugiere acompañar con frutos rojos ni quesos curados. Otra opción, siempre recomendable, es que elija su propia aventura e imagine usted lo que quiera. Lo cierto es que conversar con Lu Martínez después de un show en plena ciudad furiosa y ruidosa, admite, también, sentir la complacencia de haber estado en un bar playero bailando hasta el amanecer. Paisajes musicales que propone con su voz, una guitarra al hombro y mucho sentido del humor.

Lu Martínez es compositora, en su trayectoria como solista publicó dos discos Realmente Grande (2013) y El Calor (2018). Es bajista y contrabajista en la banda Las Taradas, “una orquestina de señoritas”, desde sus inicios. Sueña con encontrarse a Catherine Fulop en un ascensor y poner el cuerpo en movimiento con el video de reciente lanzamiento de su tema El calor, pasando antes por la pregunta sobre el desamor en el cover de Luis Miguel Cómo es posible que a mi lado. Que empiece la aventura entonces, esta es la primera parada.

Ph. Cora Belén

Durante el verano estuviste tocando en diferentes escenarios, el más reciente, en CABA, el ciclo Acústicos en el Jardín, ¿cómo fue, alguna novedad respecto de otros espacios?

Estuvo bueno tocar en el Auditorio de Belgrano, en el Jardín del Auditorio. Me pasó que al comienzo era un desafío porque mucha de la gente que estaba ahí, había ido a ver con qué se encontraba, tomar algo y charlar. Entonces, tocar para esa gente, es una incertidumbre, ver cómo reaccionan, ¿no? Y confirmar que me prestaron atención, me pareció un público muy respetuoso que estuvo muy atento y cuando se rompió el hielo, también participaron cantando los temas del cancionero que tengo. Se coparon en cantar y jugar, que para mí eso es lo más importante en general y, bueno, más cuando toco mis canciones. Así que la verdad, muy contenta con la diversidad de público, chicos, niños, niñas grandes, o sea, niños y niñas, público adulto, jóvenes, de distintos poderes adquisitivos, poder reunir, distintas culturas de la ciudad en un mismo espacio. Así que, encantadísima.

¿Cómo llevás la cuestión o el debate actual sobre la poca presencia femenina en ciclos y festivales? Justamente este ciclo que comentamos estuvo bastante parejo en ese sentido…

Bueno, tocar en ciclos y festivales donde haya artistas músicas mujeres, compositoras, me encanta, porque creo que es importante también abrir el juego a nuevas voces y personas que tengan algo distinto para decir de lo que vamos escuchando en la historia de los festivales y conciertos. Así que a mí me gusta mucho poder ser parte. Me parece que hay muchísimas compositoras increíbles, muy interesantes que están tocando en los ciclos de los acústicos, otras que no pero están tocando en otros lugares y de a poco están teniendo un espacio. Todavía falta un montonazo porque esto es como una semillita y hay que tratar de esparcirla lo más que se pueda y cada una, desde el espacio que tiene, para que llegue a los lugares más masivos. Así que, no me es indiferente que estén estos espacios y por suerte en los independientes y más chiquitos de capital, veo que muchos están queriendo escuchar esto y las mismas artistas estamos juntándonos y armando equipo como para poder tener visibilidad en estos lugares. Eso es importante.

Y en el contexto de crisis económica y falta de apoyos institucionales para la cultura y las artes, ¿cómo es la experiencia de que el público ponga valor a tu trabajo?, la gorra de siempre…

Las experiencias de tocar en lugares que son a la gorra son distintos a los ciclos que son gratuitos, y distintos a los que se cobra entrada. Un ciclo que es a la gorra no es lo mismo que gratuito, eso es importante diferenciarlo, ¿por qué?, porque a la gorra quién está contribuyendo a la ganancia económica directa hacia el músico o música es el público. Y ahí es importante enseñar y mostrarle a la gente que lo que uno está haciendo, el arte que está haciendo, tiene un trabajo, estudio, inversión en los instrumentos, tiempo personal, de profesores, es un camino recorrido para llegar al escenario con las herramientas disponibles como para poder conectar con la música y las creaciones que hacemos y poder conectar con el público. Ese trabajo, por lo general, está tácito y me parece que es importante que el público sepa cuándo es a la gorra como para que puedan tenerlo en cuenta a la hora de apoyar al artista si es que le gustó. Por ejemplo, contemplá todo eso y tené en cuenta que en un lugar que estás consumiendo alimentos, bebidas… Tené en cuenta también que hay una artista que está poniendo toda esta dedicación que cuento. Distinto si es un concierto gratuito donde la manera de cerrar toda la maquinaria económica pasa por otro lado, por la producción y por dinero que se consigue a través de sponsor o mismo el espacio o de la ganancia del consumo del bar de esa noche. Son distintas las maneras y ahí se arregla más entre los productores y artistas y se deja al público que pueda tener un consumo libre de arte, de comida y bebida. Así que, es súper importante diferenciarlos y sobre todo cuando estamos en un show a la gorra poder explicar que esto que están viendo tiene que ver con un montón de otras cosas y no es simplemente tocar una canción y ya.

Además se trata de acompañar proyectos independientes, ¿la autogestión es una estrategia para defender la autonomía o la consecuencia de la falta de apoyos institucionales y acuerdos comerciales justos?

La autogestión viene por la necesidad y las ganas de avanzar en el trabajo artístico de cada una, en mi caso. Y también por estar viviendo en un lugar donde la cultura todavía no es una prioridad a nivel de ayudas económicas. Sí creo que ha habido un avance de algunas instituciones que ayudan a poder tener herramientas al alcance, como el INAMU, Estudio UrbanoIbermúsicas, empiezan a trabajar un poco en red, y de hecho gracias al INAMU y Estudio Urbano yo pude hacer la reedición del cancionero, que es el que voy regalando en los shows, y mi segundo disco. Hay ciertas ayudas, pero eso igualmente no deja de estar ligado a la autogestión, una se tiene que sentar y escribir y presentar el material y me parece que sí, que un poco es una consecuencia de la situación actual del arte en la Argentina pero, a la vez, yo le veo el costado bueno que es aprender a hacer todas estas cosas y cuando llegue la hora de agrandar la familia del equipo de trabajo ya una sabe de qué se trata, y si lo va a hacer otra persona, poder trabajar en equipo con más objetividad.

Ph. Maximiliano Nicotra

Lu Martínez se presenta en el C.C.Matienzo el 16/03

Foto de portada de Natalia Guzmán

 

 

Raly Barrionuevo, mensajero de lucha y verdad

La víspera del feriado de carnaval arrancó con el segundo show de Raly Barrionuevo en el Konex, cerrando su ya tradicional Peña de Verano que este año recibió al músico de Frías durante todo el fin de semana. Con invitadas sorpresa, la banda de Yacaré Manso abriendo el domingo y casi tres horas de música en un ambiente de fiesta, el público de Buenos Aires disfrutó una vez más de un recital que dio para todo tipo de emociones. Corriendo la Voz estuvo ahí y te acerca algo de lo que fue este reencuentro con Raly y toda su banda. Read More

Yacaré Manso: “Creo que el compromiso con el planeta y con las causas justas es el camino”

Yacaré Manso se presenta el próximo 3 de Marzo en el patio del Konex, espacio cultural de referencia en el circuito cultural porteño. Lo hará invitado por el cantante y compositor Raly Barrionuevo, que durante ese fin de semana estará presentando su, ya clásica, peña de verano en ese escenario. El encuentro del domingo está pensado para toda la familia y Yacaré estará con su banda abriendo lo que se espera como una gran celebración de la música popular. Al ritmo de rock, chacareras y chamamés, la peña promete ser una verdadera fiesta del folklore. Corriendo la Voz tuvo la oportunidad de conversar con el cantautor y guitarrista correntino y conocer de cerca cómo está viviendo este nuevo encuentro con el público de Buenos Aires.

– ¿Cuáles son tus expectativas para el show del 3 de marzo?, ¿Cómo te estás preparando?

¡Inmensas!, tengo una enorme responsabilidad, la de estar a la altura de una peña como la del Raly, me parece que no a muchos se les presenta tamaña oportunidad. Si bien él conmigo se ha manifestado siempre desde el lugar de la confianza, no solo en mi camino, sino también en mi música, creo que poder llegar con mi repertorio al público de Raly, será un hermoso reencuentro como para seguir abriendo puertas y oyentes. En 2015 abrí dos Nicetos para Raly y fueron increíbles.

Yacaré es Raúl Martínez, nacido en Santo Tomé, provincia de Corrientes, a orillas del Río Uruguay. Hace casi veinte años que vive en la Ciudad de Buenos Aires y ha tocado en gran parte del circuito independiente de la escena porteña. En octubre de 2018 celebró sus veinte años de música en el Xirgu Espacio UNTREF con un concierto íntimo donde recorrió su extensa carrera. Inquieto, curioso, bromista incansable y portador de una carcajada que regala generoso a un público fiel que lo acompaña en las peñas que organiza en la intimidad de su casa, en Villa Ortúzar, cada vez que se arma una guitarreada.

– Se trata de un show con banda, ¿quiénes son los músicos que te acompañan?

Voy con el 99% de la banda, solamente el percusionista Mariano Risso no podrá ser de la partida, una pena no tenerlo para compartir esta fiesta. Estará Lucas Avellina en batería, Ariel Zafranafra en guitarra eléctrica, Maxi Chercover en bajo, Leandro “Jacha” Brignone en flauta y quena, Natalia Paganini en coros, Hernán Malagoli en piano, y Lucas Colque en bandoneón. Un repertorio tremendo estamos armando para compartir y festejar estos ¡20 años de música!

Ph. Juan Cruz / Venganza Under

Acoplandocielo (2017), Tornasol (2016), En Vivo ND Teatro (2014) y La Corriente (2013) son los nombres de discos más recientes de Yacaré, pero para conocer sus raíces hay que remar río arriba y no perder de vista al Gauchito Gil porque será el faro que ilumine el recorrido. Seguro que está enterado de la devoción que el cantor, desde gurí, le entrega a cada paso. Tuvo una banda de covers de rock nacional, dirigió la Escuela de Samba de la comparsa Marabú, fue guitarrista de punk, ska, reggae, pop, rock y alzó la voz, como Yacaré Manso, en defensa de los Esteros del Iberá.

Como productor acompaña proyectos de músicos y músicas independientes, milita la autogestión y no sorprende encontrarlo detrás de escena, en su rol de programador de festivales solidarios en causas como comedores, espacios culturales y otros tantos lugares invisibles donde, cada vez más, el ahogo por el empobrecimiento de los barrios no está dando respiro.

– ¿Qué supone para vos este reencuentro con Raly?

Para mí es un regalo muy preciado, yo a Raly lo amo inmensamente. Yo tengo tres referentes de la misma estirpe: León, Bruno y Raly. Ellos han sabido mostrarme por dónde va la cosa. Creo que el compromiso con el planeta y con las causas justas es el camino. Poder manifestar eso en acciones, en las letras, es lo que me interesa. Raly para mí es el perfil ideal del artista comprometido, perfil bajo, humilde y talentoso. Sueño todos los días poder cruzarme más seguido con él.

– ¿En otros escenarios…?

Sí, y también… anhelo fervientemente que el próximo disco de Yacaré Manso sea producido por Raly. Seguramente lo charlaré con él para ver las posibilidades. Estoy muy agradecido por esta nueva oportunidad, al igual que con Martín Sueldo, quien también es un referente en lo que es producción. Ambos me dan siempre una mano enorme.

– ¿Cómo estás preparando el concierto?

La idea, básicamente, es ir a sorprender al público que aún no escuchó Yacaré Manso en vivo y con la banda eléctrica. Vamos a combinar el folklore con la faceta más rockera que venimos experimentando. Intentaremos dejar en claro que la música hoy en día, o el folklore, no es solamente tocar chacareras, chamamé, etc… creo que estamos en tiempos de pensar a nuestra música como algo más diverso, más abarcativo, algo así como un MPA, Música Popular Argentina, para evitar conflictos y etiquetas. Bailamos unas chacareras y la rockeamos un poco. Simple, hacer música. Por eso me gusta Raly, hace chacareras, zambas, reggae, canciones… Por ahí va, ése es el sendero nuevo.

 – ¿Qué se viene, qué estás programando o preparando para 2019?

Por suerte este 2019 comenzó hermoso, en el Festival de Jineteada y Foklore de Diamante, ahora con Raly en el Konex, seguimos con las peñitas en la terraza de casa, se vienen unos toques por algunas provincias, pero lo más hermoso aún es que estamos por lanzar LUAR, ACÚSTICO CIRCULAR 20 AÑOS, un concierto inolvidable de octubre 2018, filmado en vivo por los amigos de TOCANDO EN RED en el teatro Xirgu con invitados de lujo como Javier Malosetti, Luis Gurevich, Javier Lozano y Pedro Rossi, producido íntegramente por mi sello independiente: DosMangos.

El músico correntino abrirá el show de Raly Barrionuevo en C.C. KONEX el domingo 3 de marzo.

Foto de portada Ph. Sergio Gaunna

Jael Valej: “El mainstream, amoroso, pero acá somos un montón que tenemos cosas para decir”

Jael Valej es compositora, cantante y productora de ciclos de música y arte de la escena independiente en Buenos Aires. Desde hace un tiempo se la puede escuchar por diferentes espacios del under porteño. Comprometida hasta los huesos con el movimiento de mujeres en la música y convencida de que es un tiempo histórico de transformación social del que no se vuelve.

-Hace poco participaste en el ciclo Acústicos en el Jardín donde, justamente, es visible la convocatoria a músicas y compositoras mujeres…

¡Sí, por suerte sí! Eso es gracias a Soledad Velasco, directora de Pulso, que es la que está organizando, o por lo menos es la persona que más al frente de la organización está. Super meritorio y quiero agradecerle mucho a Sole por la oportunidad de tocar y por visibilizar a las mujeres en un momento en el que estamos pidiendo por la Ley de Cupo de mujeres músicas en los escenarios. Yo estoy en un par de agrupaciones de mujeres que se pide eso y que está teniendo por lo menos un impacto social en la cultura, en el arte y también en el público, porque se visibiliza y lo podemos decir. Respetar eso, el cupo femenino y que haya más chicas en el escenario porque el porcentaje venía siendo muy injusto.

– ¡Si, y lo sigue siendo!

¡Sí! Pero hay cosas que están pasando que son históricas, por ejemplo, en el Cosquín Rock siempre hay re pocas mujeres y ahora hay una banda íntegra de mujeres en homenaje a Led Zeppelin. Se llaman  Led Ladies. Y también cosas loquísimas como el año pasado que Fabiana Cantilo fue tapa de revista Rolling Stone ¡por primera vez en toda su carrera!,  Fabi, una de las rockeras históricas del país, ¡fue tapa por primera vez a los 60 años! Esas cosas son increíbles, por malas, y también increíbles de buenas. Marilina Bertoldi que ganó el disco del año en 2018, primera vez que una mujer gana en esa categoría. Mucha proliferación de festivales específicos para la mujer y también mixtos hay cincuenta y cincuenta.

Fuente: Revista Rolling Stone

No es menor ni mucho menos se trata de casos aislados los que menciona Jael en la entrevista, sino que queda en evidencia lo que tiene de estructural el sistema patriarcal y cómo opera en distintas esferas de la vida social. Todavía resuenan las palabras del organizador de Cosquín Rock, José Palazzo, cuando declaró en contra de la Ley de Cupo diciendo que no alcanzaría a cubrir el mínimo porcentaje aludiendo a la falta de talento de artistas mujeres a la altura de festivales de música.  Al respecto, cabe recordar lo que escribió Leonela Esteve Broun en una nota de análisis publicada en Corriendo la voz hace algunas semanas: “de eso se trata el proyecto de Ley de Cupo Femenino y Acceso de Artistas Mujeres a Eventos Musicales, de darnos el lugar que merecemos, que nos corresponde y que nos siguen quitando. Porque en este punto, es imposible no acordar con Palazzo. Las mujeres han tenido ‘un papel distinto’ en la historia del rock y de la música no sólo argentina sino también internacional. Pero ese rol no tiene nada que ver con una falta de ‘talento’, de artistas o de producción musical femenina. Se trata de años de exclusión, de discriminación y de violencia hacia aquellas mujeres que han intentado e intentan hacerse un espacio en el mundo de la música.” Sin duda lo que señala Jael es cierto, hay organización social y el frente de Músicas nucleadas con el objetivo de promover la Ley se extiende cada vez con más fuerza a lo largo y a lo ancho del territorio nacional.

Eso fortalece una plataforma de intercambio, de trabajo…

Las chicas se van animando mucho más a darse a conocer, porque es como todo, cuando no se hable, cuando nadie dice, entonces yo tampoco digo, como nadie se muestra yo tampoco me muestro… Pero, obviamente, esto es más allá de nosotras, es culpa de la sociedad machista donde estamos metidas y estamos todas en deconstrucción. Es un proceso lindísimo, duro, pero lindo.

– Porque son estructuras las que tienen que moverse, siempre hay que aclarar que no es contra los compañeros de banda o productores.

No, aparte hay muchos compañeros del amor. Yo pienso que todos los compañeros que integran los espacios en los que estamos nosotras, que nos acompañan en nuestras bandas, yo tengo una banda en la que son casi todos hombres, son los compañeros del amor. Y una puede estar ahí, al frente.

– Hablemos de tu proyecto…

El proyecto es Jael Valej, yo hago canciones desde hace más o menos seis o siete años, empecé casi de un momento para otro, en medio de una angustia muy grande, yéndome del país. Así empecé a hacer canciones. Yo cantaba, vengo del palo del góspel porque vengo del palo del evangelismo, me alejé y a la vez agarré la guitarra y empecé a componer cosas que tenían que ver más conmigo. Entonces necesitaba reconocerme, saber quién era. Fue un regalo, mis canciones ya hicieron un montón por mí, las empecé a hacer para curarme. Sigo haciendo canciones porque la gente que conozco gracias a ellas, gracias a la música, es de lo mejor que conocí, me transforma todo el tiempo, por eso sigo.

– ¿El motor para componer tiene que ver con el autoconocimiento?

Sí, con el autoconocimiento y con la gente. No tengo más que satisfacciones en la música. Me lo tomo súper light, que llegue a donde deba y que vaya y que fluya. No me pongo presiones, recién ahora estoy empezando a grabar algo que no sé si será un disco, estoy grabando singles… así que, si, autoconocimiento y también vínculos, sanos.

– Por eso es importante compartirlo, el vivo…

Totalmente. Yo me centré los primeros años en eso, no me di cuenta que tenía que grabar. Me avivaron después, los chicos de la banda, compañeros, amigas que estaban en la música y, de hecho, lo que estoy haciendo tiene que ver también con los vínculos y mis amigos de la música. Porque decidí darle una canción a distintos amigos, una a cada uno, amigos que les gusta hacer producción y entonces está saliendo todo súper distinto, con mi impronta, mis melodías, mis letras, con amigos que admiro porque son grandes músicos pero producidos todos los temas por gente distinta y eso ya es un concepto de disco. Sí está mezclado por la misma persona, por el mismo operador de sonido y casi que íntegro grabado en el mismo estudio, pero producido por toda gente diferente.

– ¿Cómo empezás a componer? 

Depende de cada tema y además, va mutando por épocas. En algún momento empezaba más por la letra porque era mi fuerte, soy muy de escribir, ando con una libretita y voy escribiendo frases que se me ocurren y sirven como disparador, además, de música mucho no sabía, estaba recién arrancando con la guitarra. Ahora arranco por el ritmo porque vengo de un palo todo medio groovero y me gusta mucho el soul. Arranco con pistas de batería sola y empiezo a flashear con algunos acordes, y de ahí algunas melodías. Igual no me identifico mucho con lo primero que compuse.

– ¿Eso es bueno?

Sí, para mí sí. Habla de un crecimiento. Porque todas mis canciones son para curarme pero sobre todo las primeras fueron una purga importante, mucha pavada, previas a la deconstrucción antes de abrazar al feminismo. Hasta con resentimiento sobre algunas cosas. Cambié mucho, por suerte, y creo que queda reflejado. Muy, muy reprimida, eso lo quiero decir. Había mucha represión en mí.

– Eso debe ser equivalente a la liberación, el poder decirlo…

Sí. ¡Totalmente! Es así.

– ¿Estás grabando y el horizonte, la idea es tener el disco durante 2019?

No sé. Ahora estoy largando singles. Yo creo que en algún momento el disco, sí. Tengo un nombre pensado en algún momento me voy a cansar de grabar y diré acá se cierra y con las canciones que haya, las que ya hayamos lanzado… las compilaré y saldrá el disco en formato digital supongo el primero porque ‘macrisis’. Además es una producción independiente y amiguera. Para mí eso es un montón, que mis amigos quisieron acercarse a mis canciones y que ayudan a que brillen, a que suene como suenan. Eso es lo más lindo de todo esto.

– Además, sos productora…

Le estoy tomando el gusto a la producción y grosas productoras a las que me estoy pegando. Soy muy desorganizada pero estoy aprendiendo un montón y sobre todo a rodearme de gente que sea mejor que una siempre. Y a buscar eso, poder compartir, derivar, a confiar en el otro. Alabar todo lo bueno que tiene el otro. Estoy muy enganchada, siento que lo colectivo es la respuesta y el camino para todo. Estoy copada y me encanta trabajar en equipo. Me parece que una sola mirada nunca es suficiente para nada porque la pluralidad de voces siempre es positiva.

– Y es necesaria la autogestión para programar cosas nuevas…

Y sí, muchos grandes músicos y amigos. Gente que está mucho en el under y eso también, se le está dando mucha cabida al under porque el mainstream, amoroso, pero acá somos un montón que tenemos cosas para decir y a veces son más del amor y la revolución que lo que sale por la tele.

Foto de portada @jaelvalejcanciones

Elizabeth Morris: “La memoria es personal y colectiva, porque soy parte de una generación que creció en el exilio”

Elizabeth Morris es cantora, instrumentista, compositora y productora de música popular de raíz folclórica latinoamericana. Nació en Valparaíso, ciudad que tiene la fama de ser la más bohemia de Chile. Será por sus casas coloridas´o sus callecitas con ese no sé qué que dice un tango nuestro. Será porque las ciudades con puerto contienen la nostalgia de los Encuentros y Despedidas (2016), tal y como Eli -así pide que la llamen- nombró a su último disco. Poseedora de una voz elegante, cálida, como de seda, interpreta sus canciones con la frescura de quien las comparte por primera vez: Décimas, Vuelvo al mar, Fuimos, Lejanías, Canción de agua y viento, Darte Luz, Hacia otro mar, y tantas otras, proponen unos paisajes de memorias y añoranzas.

Entre otros galardones, fue dos veces ganadora -2006 y 2015- de la competencia folclórica del Festival de Viña del Mar. Llevó su música a los escenarios más diversos y extensos de América Latina, participó tocando la guitarra en la película Violeta se fue a los cielos y fue productora del disco Tiempo de cantar (2004), de Clarita Parra

La compositora está en Buenos Aires y realizará dos presentaciones, absolutamente diferentes una de otra.  La primera de ellas está organizada como un evento en intimidad con ella y artistas invitados, en una pequeña sala donde apenas entran unas sesenta personas y el segundo encuentro será nada más ni nada menos que abriendo el escenario del Parador Konex, en la masiva peña de Raly Barrionuevo. Corriendo la voz conversó con Eli Morris y toda esa aceleración imparable que viene siendo el mundo encontró como fugaz destino, la pausa y la templanza, que sólo tienen las sabias.

– ¿Qué expectativas tenés con la fecha con Raly?

Bueno, para mí es una fecha bien importante porque es la primera vez que me voy a presentar en la ciudad de Buenos Aires  y me encuentre con el público, con la gente de allá y eso me tiene muy contenta y entusiasmada.  Por otro lado, el hecho de que sea una fecha con el Raly también es algo muy importante. Lo hago con mucho, mucho placer porque tenemos una súper buena onda musical, una excelente comunicación porque tenemos bastantes cosas en común, entonces, va a ser un bonito reencuentro. Hace algunos años hicimos algo en  Chile y en Argentina, creo que han pasado ya unos cuatro años desde que no nos encontrábamos. Así que, como expectativas eso, poder hacer un primer nexo con la gente de Buenos Aires y empezar a estrechar lazos de a poco para que, ojalá esta sea, una de muchas idas a mostrar mis canciones y compartir con la gente.

– ¿Qué trabajo o repertorio vas a presentar?, ¿Ya lo tenés elegido?

Voy a presentar una selección de las canciones tal vez más conocidas de mis cuatro producciones. Darte luz y Décimas por supuesto que van a estar. También, estoy condicionada por el hecho de que voy como solista, sin banda, eso no me permite presentar algunas canciones donde tengo un desarrollo instrumental importante porque, como yo hago los arreglos de las canciones, a veces me entusiasmo mucho con secciones instrumentales y, bueno, en este caso, obviamente no puedo hacerlo. Pero sí voy a mostrar una canción de Víctor Jara que versiono en vivo y que no está registrada en ningún disco. Es una canción que no es tan conocida, se llama El pimiento, y que presento cuando estoy en formato solista acompañada de una loopera que me permite generar un ambiente un poquito más completo. Y por supuesto, también, por la importancia que significa Víctor Jara como referente.

– ¿Después de Encuentros y Despedidas estuviste componiendo nuevas canciones?

Sí, he estado componiendo después del último disco. Estoy preparando el material para hacer un disco nuevo este año y vamos a ver si me lanzo con una canción nueva en el escenario porque sería la primera o segunda vez que canto una de esas.

– Sos instrumentista, autora y productora, ¿cómo combinas esas facetas dentro de un gremio fundamentalmente masculino?

En el mundo de la producción, en realidad, yo produje mis propios discos y un disco de Clarita Parra. Esas han sido mis experiencias  como productora y hay mucho apoyo entre nosotras. Entonces, yo trato de enfrentar mi trabajo con mucha responsabilidad nomás y con mucho cariño y empeño y pasión. Creo que esa es la manera de estar en el medio sin que nadie tenga ninguna duda de que, bueno, a ver… En general yo nunca he tenido problemas por ser mujer… Pero ahora estoy recordando algo que me pasó hace muchos atrás y que creo que ha ido cambiando, es importante. Me acuerdo que cuando grabé mi primer disco en el año 2002 (Hacia otro mar) y lo mostré había personas que me decían, oye qué bien tocas la guitarra, tocas como hombre, por ejemplo. Y otra persona que me dijo: pero dime la verdad, los arreglos te los hizo José, no los hiciste tú. Eso, afortunadamente, en esta época, no ha vuelto a suceder, así que hemos ido avanzando.

Ligado a esto último que mencionás, ¿cómo se vive en Chile, o lo que vos conozcas, claro, la influencia y transformaciones que los movimientos de mujeres están produciendo en las artes y especialmente en la programación de escenarios más paritarios? En Argentina, por ejemplo, hay un fuerte movimiento de mujeres en la música que impulsa una ley de cupos femeninos para ir construyendo escenarios más igualitarios…

Mira, estamos en un momento bien importante en ese sentido, de cambios, creo que vamos un poco más atrás que ustedes, eso sí, pero hay un grupo de jóvenes músicas que están tomando acciones importantes, que se están organizando, que están realizando festivales sólo con mujeres. Por otro lado, en la SCD (Sociedad de Derechos de Autor) también se acaba de aprobar una cláusula donde se exige que dentro del directorio de la SCD, haya un porcentaje de mujeres, una cierta de representatividad del mundo femenino. Entonces, eso está ahí en movimiento, todavía bastante en pañales pero se está empezando a mover y nos estamos haciendo ver y respetar.

– ¿Cómo es tu relación de intercambio con la música popular de Argentina o con sus referentes?

Con la música popular de aquí, con los músicos populares argentinos yo tengo afortunadamente encuentros muy bonitos y de mucha hermandad. Por ejemplo, he conocido a Beatriz Pichi Malen, estuve participando en un concierto que hizo ella en Chile. También con Pedro Aznar, que interpreta una canción mía en una versión propia donde él agrega una tercera estrofa, con Raly… Yo creo que hay mucha, mucha afinidad con los músicos argentinos y mucha admiración, también. Hay una profundidad muy grande y una creatividad enorme y también una tradición muy grande. Así es que, yo encantadísima de conocer y compartir con músicos argentinos.

– La influencia y la importancia que tiene para tu obra lo que se llamó la Nueva Canción Chilena ¿crees que sigue siendo un faro de la música popular en Chile actualmente? ¿Hay un retorno a Jara, Violeta Parra, y voces que son referentes en América Latina como Mercedes Sosa, acá en la Argentina, por ejemplo?

Yo creo que los referentes del movimiento llamado la Nueva Canción Chilena siguen siendo importantes. Para mí son un faro fundamental, no sé si necesariamente sea un retorno a eso sino más bien, siempre lo ha sido. En algunos momentos no ha sido tan evidente, tal vez, pero es algo que está sumamente enraizado en nuestra cultura, en la cultura de la música de raíz folclórica en Chile.  En mi caso, yo la tomé como una referencia muy cercana por los años que viví en el exilio, siendo niña, donde esa música era la conexión más directa con lo que significaba pertenecer a esta patria. Saber que era chilena pero que estaba creciendo en Europa. También las nuevas generaciones, ahora tienen una mirada diferente, un prisma diferente para hacer una re-lectura de esta música pero creo que está siempre presente.

– Por último, una pregunta sobre las poéticas que cruzan tu música acerca de la memoria y el territorio, ¿cómo aparecen en tu trabajo?

Respecto a la poética, a ver, la memoria y el territorio son cosas fundamentales dentro de lo que cuento y de lo que canto porque, por un lado, es pura referencia a vivencias. Entonces, en ese sentido la memoria es personal, pero también colectiva, porque soy parte de una generación que creció en el exilio. Somos una generación que fuimos víctimas un poco en silencio, no un poco, diría totalmente en silencio, porque mientras nuestros padres estaban siendo perseguidos, nosotros estábamos observando y viviendo todo desde un rincón, donde muchas veces los adultos no se daban cuenta que nosotros estábamos entendiendo y viendo muchas cosas horrorosas. Eso aparece en mi música muchas veces, a veces no tan explícito pero sí en un sentimiento como de tristeza. Muchas de las canciones, de mucha contemplación, de observación, de reflexiones acerca de los dolores del ser humano.

Por otro lado, el territorio también tiene que ver finalmente con el exilio porque es un territorio que yo imaginé cuando niña. Por algo yo escogí esta música, porque esta es la música que me conectaba con mi país y con mi origen cuando yo crecí en otro lado. Entonces, el territorio era mi ancla y, cuando volví Chile, a los diez años más o menos, descubrí este contacto con ese territorio, con esa naturaleza y con las personas que vivían allá y las hice propias. No sé si estoy siendo muy clara, bueno, hay también otro territorio que es muy interno, hay un paisaje que es muy interno, hay mucha introspección, mucho irse hacia dentro…

Elizabeth Morris se presenta el 01/03 en La Conversa y el 02/03 en el Parador Konex abriendo el show de Raly Barrionuevo.

Fotos: POTQ Magazine 

 

Los puntos de fuga de Agustina Prieto Cochet

Agustina Prieto es compositora, intérprete y docente. Tiene una formación extensa y exquisita en música y canto. Como cantante ha pasado por ensambles de jazz, soul, hip-hop y bossa nova.
Desde hace un tiempo está trabajando en su propia música y afirma que es absolutamente necesario para ella compartirla con el público, construir esa complicidad que tiene el vivo, donde la música tiene esa devolución de la emoción y le resulta siempre un desafío subir al escenario, tanto al aire libre como el de un local cerrado. “Es muy diferente un lugar y otro, porque en un local cerrado todo, desde la luz, se centra en el escenario”, en cambio, afirma que cantar al aire libre, donde se diluye el foco de atención y la experiencia de la escucha habilita otros viajes personales para expandir la imaginación. Read More

Scroll to top