Connect with us

Entrevistas

#Ojerosa 4mil revoluciones para poder batallar nuestros demonios

Published

on

«Es fácil esquivar, pero nosotros somos de enfrentar”, reza el estribillo de “Retrato”, tema perteneciente a “4mil revoluciones” y, quizás, una de las premisas que más identifica estos últimos años de laburo de Ojerosa. Tras semanas de arduos ensayos y una interminable espera, nos encontramos a tan sólo horas de golpear las puertas del Uniclub. El 29 de agosto se termina la ansiedad y la alegría y el trabajo de esta banda se verá reflejado en un show que promete y que continuará de trasnoche en el marco de lo que será la presentación oficial de su segundo material de estudio. Corriendo La Voz tuvo la oportunidad de charlar con Ale Falcone, la voz que da vida al arte Ojeroso y nos contó de qué va el nuevo disco y la noche revolucionaria que nos espera el próximo sábado.

Dicen que las batallas más difíciles se desatan en nuestra cabeza. Es la vorágine del día a día. El desafío que asumimos cada vez que despertamos. Todo es tan efímero, vivimos tan rápido que terminamos por acostumbrarnos a lidiar nuestros temores en medio del caos. Entre tanta existencia belicosa, las exigencias y responsabilidades se vuelven más pesadas. Entonces, el pedido de nuestro cerebro se torna reiterativo: STOP. Tan simple como suena, unos minutos de pausa. Aquí es cuando la música, la mayoría de las veces, llega para rescatarnos del naufragio rutinario.

003“4mil revoluciones”, la segunda producción discográfica de la banda Ojerosa, gira en torno a las pequeñas y grandes contiendas que suelen desencadenarse a diario en nosotros mismos. La rutina, el trabajo, la superficialidad, el exceso de información, los temores, la desidia a los que estamos sometidos, son los responsables de estas revoluciones que se liberan en nuestras mentes. Asimismo, se permitieron jugar con todas las acepciones que implica el término “revolución” y hablar en sus letras de cuestiones sociales, cuestiones en las que nos vemos todos involucrados, realidades impuestas con las que no estamos de acuerdo y a las que les ha llegado el momento de una transformación.

La paradoja de todos los temas que fluyeron esa tarde quizás sea el lugar de reunión. A tan sólo unos pocos metros del Congreso de La Nación, sacudidas de realidad, revoluciones, música y rock se deslizaron entre todos aquellos libros que rodean la cafetería. El bar “MU punto de encuentro” nos recibió un tanto agitado por esas horas. Pero allí tuvimos la oportunidad de deleitarnos con las ansias y anhelos de Ale Falcone (cantante) acerca de la fecha más importante en la historia de Ojerosa. El 29 de agosto estallará el Uniclub con la presentación del nuevo disco y la voz de la banda nos contó cómo se vienen preparando y el proceso de producción de “4mil revoluciones”.  

004

CLV: ¿Qué expectativas tiene Ojerosa para el show del 29 de agosto?

Ale Falcone: Estamos muy entusiasmados, muy ansiosos, a la expectativa de qué va a pasar, porque no sabemos. Hemos tenido un recibimiento bárbaro del disco. Ha gustado. El primer pasito se dio. Lo más importante es que a la gente le guste lo que hacemos. Esperemos que eso se vea reflejado el 29 en la gente que vaya. La verdad que para nosotros es una incógnita, lo cual lo tiñe de satisfacción. Nosotros creemos que vamos a estar a la altura de la noche, del lugar y tenemos armado un show con lo mejor de nosotros. Venimos ensayando a pleno.
Es una fecha que venimos preparando hace tres meses y, de repente, falta una semana. Representa la fecha más importante de Ojerosa en su historia porque además nos encuentra sacando nuestro segundo disco que, si todo sale bien, lo vamos a tener el viernes 28. O sea, un día antes. Así que para nosotros es una sucesión de metas cumplidas.

CLV: ¿Es la primera vez que tocan en el Uniclub?

Ale: Tantas veces nos encontró como espectadores. Ya tocamos en el Uniclub pero en el marco de fiestas. En un Gjira Fiesta. Pero es la primera vez que vamos a hacer una fecha propia. Uno asume los riesgos, asumís todos los éxitos y también todos los fracasos. Pero nosotros vivimos de esto, de apostar a seguir creciendo e ir proponiéndonos metas e ir superándolas y mientras eso vaya avanzando vamos a seguir siendo felices.

CLV: ¿Qué nos pueden adelantar del show?

Ale: Probablemente toquemos todo de “4mil revoluciones” porque es la presentación.  Además de lo musical pudimos armar todo un show con varias puestas en escena de varios artistas. Va a ver un poco de baile, de circo, un poco de todo. También una puesta de luces importante, todo un marco que a nosotros nos parecía primordial. Fue una idea que surgió a principio de este año, de darle mucha importancia al tema de los shows. Por eso, decidimos empezar a tocar menos en capital y poder hacer shows un poco más pensados que puedan abarcar todo lo que nosotros queríamos expresar. Y todo lo que queremos expresar muchas veces, además de la música, hay que sumarle otras ramas artísticas. Somos músicos pero también artistas en esencia.

CLV: ¿Contaremos con la presencia de invitados compartiendo escenario?

Ale: El disco tiene muchos invitados. Nos dio mucho placer poder invitarlos. Se fue dando sobre la marcha de la grabación lo cual tiñó de improvisación que siempre tiene una cuota más de placer. Hay como 8 o 9 amigos que la gran mayoría de ellos van a estar presentes en la presentación.
Está Gonza de La Joven Guarrior; Ale Kurz de El Bordo; Maurito Ostinelli de Salta la Banca; Virginia que es profesora mía de canto; está Martina que es amiga nuestra y toca en Pánidamasa, que es una banda espectacular que yo recomiendo; está Guido Parisi de Atropello Carregal; Nico Simone de Me Quiero ir al Infiero y Achu (Agustín) Losada de Alasdies. Hay ocho bandas que pudieron confluir en nuestro disco que para nosotros es bárbaro porque representa un poco la idea que tenemos que es compartir la música, compartir con las bandas que tenemos amistad. La realidad es esta. Cada uno de los invitados ha potenciado cada una de las canciones. Fueron invitados e inmediatamente aceptaron por suerte y gran orgullo para nosotros. Vinieron con la mejor predisposición.

CLV: ¿Invitaron alguna banda que se encargue de calentar los motores de la noche antes de la fiesta ojerosa?

Ale: Si, tenemos el agrado de poder invitar a la gente de La Gran 7 que es una banda de Santa Fe, una muy buena banda, son muy buenos amigos nuestros. Nos conocemos hace dos años más o menos. Hoy en día somos hermanos. Nos han invitado infinidad de veces allá. Los invitamos como una forma de retribución y agradecimiento por todo lo que han hecho ellos por nosotros, prestándonos muchas veces su público, prestándonos la infraestructura de allá. Es una manera de retribuir prestarles nuestro público, que nuestro público los pueda escuchar y saber un poco más de ellos.

CLV: Cada vez se refleja más la unión que existe entre las bandas emergentes…

Ale: Creo que de a poco las bandas estamos reconstruyendo el under. Un under que fue muy diezmado, ya sabemos, la masacre de Cromañón. Si bien es un hecho que pasó hace casi 11 años, son procesos que llevan mucho tiempo y la verdad que fue un golpe muy duro al under a la música, a las bandas. Los pibes de Callejeros fueron los únicos que sufrieron la cárcel. Una criminalización de la música, de las bandas, del rock, y creo que ahora las bandas estamos intentando recomponer eso o es lo que nos toca y creo que somos conscientes un poco de eso y que si no nos ayudamos entre nosotros no nos ayuda nadie. Como dice la canción de Callejeros “a la gente sólo la ayuda la gente”. Básicamente, creo que todos somos muy conscientes, las bandas, el under, de que nos toca reconstruir un poco, volver a que la gente apueste a las bandas, a escuchar música, a no quedarse sólo con el status quo. La verdad que en todas las ramas de la música hay grandes artistas, grandes bandas, muy buena música dando vueltas que por ahí lo que le falta es difusión.

Y una (revolución) más…

De repente, una cachetada. Un golpe más de realidad que detuvo necesariamente la entrevista. Una mujer habló al micrófono y distrajo nuestra atención. Pidió disculpas y nos presentó a Ana Martínez, mama de Melina Romero, joven brutalmente golpeada, abusada, asesinada y arrojada al río en una bolsa de residuos hace un año atrás. El Bar MU le dio su espacio y ninguno de los allí presentes pudo hacer oídos sordos. Silencio. Un relato inhumano. Fueron 30 minutos de volver a poner los pies sobre la tierra, de detenerse. Esa famosa “pausa” de la que veníamos hablando. Y pensar…

La charla finalizó. Todos aplaudieron la entereza de esa mujer en espera de justicia. Pero la pausa fue corta y había que continuar. Resultó difícil retomar la conversación. Fue un asalto sorpresivo e inesperado cuando uno se encuentra inconscientemente ajeno a la realidad que lo rodea por estar viviendo el triunfo de las propias metas. Ale Falcone no fue la excepción y, tras desatar algunos nudos en la garganta seguimos dándole rienda suelta a “4mil revoluciones”.

Cada disco, una fotografía de un momento

CLV: ¿Cómo fue el proceso de producción de “4mil revoluciones”?

Ale: “4mil revoluciones” lo pudimos encarar con todo el aprendizaje del primer disco ¿Quién baila? Sabíamos lo que queríamos y fuimos a por eso. Cuando uno graba un disco, elige determinados caminos y descarta otros. Yo siempre digo que con el primer disco definimos nuestra identidad. Con este segundo disco pudimos enmarcar y apostar un poco a lo que nos gusta realmente, en las canciones pudimos tener más guitarras, música más rockera. Es un disco largo, de 14 canciones, entonces pudimos desenvolver todos los matices que queríamos, todas las vertientes de nuestra música están plasmadas en nuestro disco.

CLV: ¿Cuándo arrancaron con su producción?

Ale: Yo ya tenía algunas canciones. De manera individual te puedo decir que este disco me propuse componerlo. Fue un proceso de cuatro o cinco meses de componer el disco. Eso fue interesante también. Nunca lo había hecho. Los procesos creativos son sube y bajas. Hay días que compones 10 canciones y por ahí en cuatro meses no compones ni media estrofa. Había varias ideas dando vueltas. Tuve en la cabeza el disco durante varios meses y lo fui diagramando y pude ir llevando los temas a los ensayos y ahí pudimos darle la impronta Ojerosa en todo lo que es la parte musical.

CLV: ¿A qué hace referencia las 4mil revoluciones de las que habla el disco?

Ale: En realidad, “4mil revoluciones” es uno de los temas. Es el tema que abre el disco. Tuvimos la suerte que venga Ale Kurz. Es uno de los temas que mejor suena desde nuestra perspectiva. Tiene un sonido bastante propio, bastante bien logrado. El disco queríamos que se llamara como una canción. Nos gustaba esa idea. Era como la canción más representativa. Y la canción habla de las 4mil revoluciones de la cabeza. Esta cosa de que la cabeza nos cascotea, por ahí nos juega en contra, no nos permite conectarnos con nosotros mismos, con la parte más sincera del hombre y la mujer, como es la solidaridad, compartir con el otro, conectarse con una parte más espiritual. Estamos muy sujetos a la cuestión material y del exitismo, esta cosa superficial que tiene el sistema que nos rodea y que impera en este momento. Habla un poco de eso. De frenar eso. De utilizarlo como motivación para poder luchar por lo que a uno le parece, por lo que uno valora y le parece. Poner una pausa. A veces son importantes las pausas, para ver qué estamos haciendo con nuestra vida, en la sociedad que vivimos, con los vínculos que tenemos. Lo pudimos mechar también un poco con la idea de la revolución. Nosotros somos esencialmente revolucionarios de pensamiento.

CLV: El disco, en su totalidad, ¿sigue una misma línea?

Ale: Siempre las letras intentan reflejar las ideas que tenemos. Por ahí en determinadas realidades impuestas con las que nos estamos de acuerdo, determinadas transformaciones que creemos necesarias, como colectividad en la que vivimos todos, algunas cuestiones con las que no podemos coexistir. Esto de Melina es una demostración de eso. Tratamos de no ser ajenos. Desde nuestra música tratamos de transmitir una idea y una convicción. Eso siempre está presente en las letras de Ojerosa. En “4mil revoluciones” pudimos jugar un poco con eso de la revolución. Tenemos un discurso de Fidel mezclado con el disco que es lo que divide el LADO A (4mil revoluciones) y el LADO B (Y una más). A nosotros siempre nos gusta la idea de las pequeñas revoluciones diarias, de poder transformarnos día a día y transformar la realidad que nos rodea. Creo que tenemos la convicción de que ese cambio se hace con pequeñas mutaciones diarias y tratando día a día de hacerle frente a las cosas con las que uno no  está de acuerdo y con las cosas con las que uno se ve abrumado.
Pudimos plasmarlo en el arte también. Nos pone muy contentos, una vez más, poder llevar adelante un arte con el que estemos de acuerdo, nos guste, que represente algo, que quiera decir algo. El arte de nuestro disco son esencialmente chicas guerreras.

CLV: ¿Qué diferencias encontrás con el primer disco “¿Quién baila?”?

Ale: Cada disco es una fotografía de un momento. Por suerte y gracias a la vida no somos los mismos y vamos mutando y vamos transformándonos y celebro que así sea. Esa cuestión de permanecer todo el tiempo inmutable es una idea que aborrezco sinceramente. Si bien nuestra esencia se mantiene, uno va cambiando gustos musicales, la ropa, los autores que lee, cómo encaras la vida, todo eso va mutando gracias a la energía. El primer disco fue definir nuestra identidad. Era la segunda vez que entrábamos a un estudio. La primera vez fue bastante traumático. El primer EP fue bastante traumático. Por ahí no estábamos del todo preparados, nos comimos el buzón de un productor. Entonces fue superar ese primer temor. Yo pude descubrir, particularmente, que el estudio me encanta, grabar me encanta. El músico tiene dos facetas: el vivo que puede transmitir determinadas emociones más a flor de piel, pero por otro lado, está el estudio, donde uno puede jugar con los matices, se puede sentar a pensar las melodías, trabajar bien las armonías. Esas también son formas de transmitir. A partir de ¿Quién baila? a los seis meses ya estábamos grabando un EP (Retratos). Nos metimos bastante en el estudio. Ahí definimos identidad. Y pudimos decir este es nuestro proyecto de vida. Estamos hasta la manija con esto. En nuestro caso, siempre fue un camino, un proceso, fue ir descubriéndonos como grupo, compañeros de laburo, si bien somos amigos. “4 4mil revoluciones” fue entrar de una manera más relajada, sabiendo lo que buscábamos, no teniendo tantas ataduras. Descubrimos que son momentos y uno refleja un estado y no es nada más y nada menos que eso el disco. Nos adentramos en los caminos que nos habían gustado.

CLV: Hoy, después de “4mil revoluciones”, ¿cambiarías algo del primer disco?

Ale: No, para nada. Todo es aprendizaje. Todo es enseñanza. No hay que arrepentirse. Al pasado hay que utilizarlo para un mejor futuro. Las decisiones que se tomaron fueron las mejores que se pudieron tomar en ese momento. Hablar con el diario del día después no es mi estilo. Por eso, estoy muy agradecido de todos los pasos que fuimos dando y del recorrido que fuimos haciendo. Cuando por ahí me pierdo e intento volver tengo grandes compañeros a mi lado que me hacen volver y estoy muy agradecido. Autocrítica hay que tener pero no como arrepentimiento.

 

https://www.youtube.com/watch?v=ZP_mi_Pw43w

Continue Reading

Entrevistas

El Club Audiovisual: «La banda sabe manejar sus ambiciones»

Published

on

El conjunto pop presenta “Madrugada”, canción que formará parte de su próximo disco de estudio.

‘Madrugada’ habla del vacío que se puede encontrar en este mundo de relaciones instantáneas en el que estamos viviendo, y de lo fácil que es perderse en el placer y alejarse de la felicidad. Buscar un atisbo de pasión en los lugares equivocados”, explica Franco Moreno (tecladista).

¿En qué sienten que han evolucionado como banda desde la salida de “Ya no estamos tan solos” (2020)?

“Ya no estamos tan solos” es producto de plasmar nuestras influencias en un disco que trabajamos incansablemente antes de la pandemia. Creo que todos los integrantes coincidimos en que este disco va a mostrar un sonido más puro y personal de la banda, más enérgico y original.

¿Cuál dirían que es el fuerte de la banda?

El Club Audiovisual toca desde 2016 y hasta el día de hoy sigue en pie. No solo eso, sino que está más fuerte que nunca. La banda pasó por los escenarios más pequeños y todos los logros se fueron consiguiendo con muchísimo esfuerzo y trabajo. Creo que un gran fuerte de la banda es que sabe manejar sus ambiciones: sabe con quién trabajar, sabe cómo mejorar poco a poco y trabaja para acercarse a sus objetivos.

¿Qué planes se vienen en la agenda de El Club Audiovisual?

Tenemos un año ocupadísimo con lanzamientos. Estamos con ganas de tocar en el Interior del país, poder brindar muchos shows, y todo esto mientras terminamos de escribir nuestro próximo álbum. Digamos que es un año muy largo de sembrar para cosechar el año próximo cuando salga el disco que viene.

Continue Reading

Entrevistas

Pepamajalu: «Todavía tenemos mucho que contar y gritar al viento»

Published

on

La agrupación quilmeña regresa a Capital Federal para celebrar sus 20 años de trayectoria con la promesa de un show deslumbrante, donde además adelantará temas de su próximo disco. 

Pepamajalu es una banda de rock nacional formada durante el 2002 en la ciudad de Quilmes. Sus influencias provienen de bandas del rock nacional de los años ’90s; asimismo sus presentaciones se ven atravesadas por otras vertientes del arte. 

Desde los comienzos mantiene la firme idea de explotar una propuesta distinta y una relación interactiva con el público en cada show. Una puesta en escena curiosa, que incluye la teatralidad, la comicidad y la realización de acciones que generan la espera de una nueva sorpresa para cada presentación. 

Su música está enmarcada en el rock, a la vez que va paseando por distintas variantes como el reggae, funky, rock y blues. Actualmente el proyecto está integrado por: Javier Plazaola en la voz; German Bobadilla en guitarra; Coccaro Javier en bajo; Mauricio San Martin en batería; Matias Arriola en saxo; y Coccaro Alejandro en teclado.  

¿Qué es Pepamajalu y en qué momento se encuentra? 

Pepamajalu nace hace 20 años de un grupo jóvenes amigos con la necesidad de narrar las penurias, aventuras y desventuras de unos locos purretes conurbaneros después de una crisis como la del 2000. Hoy ya no tan purretes, y luciendo unas cuantas canas, nos damos cuenta que todavía tenemos mucho que contar y que gritar al viento. 

 ¿En qué aspectos sienten que maduraron más durante los últimos 3 años? 

Es todo tan reciente que cuesta ser consciente como para reflexionar en qué fuimos madurando. Durante estos últimos y raros 3 años, todos tuvimos que transitar por muchas y mezcladas situaciones y una muy dolorosa perdida. Desde el comienzo de la cuarentena nos pusimos como meta estar como sea para ayudar a bancar la parada y empezamos a incursionar en distintas formas de comunicarnos y acercarnos, tratando de aggiornarnos a lo nuevo. 

Hablando de nuevo, están trabajando en un próximo material ¿Cuál será la búsqueda lírica y sonora? 

Por suerte, después de muchas idas y vueltas, empezamos trabajar en el nuevo material. Algunas de las canciones las vamos a estar presentando en el Roxy el 9 de julio en el marco de los 20 años de la banda.  

La cuarentena y las cosas que pasaron en estos 3 años, nos llevaron a la introspección para volver a reconstruirnos y de esas juntadas salieron estas canciones que tienen un poco de todo como siempre; un mix entre historias y críticas.  

¿De qué manera lo presentarán a sus seguidores?  

La idea es “ir lanzando sencillos” que iremos subiendo a las plataformas y redes sociales. Este formato incluiría el soporte visual de cada canción y, una vez terminado, el paso a seguir seria llevar todo a un formato físico. Más que nada por una cuestión de costumbre, en especial porque “estos vejetes nostálgicos” todavía disfrutamos y gustamos del olorcito de un disco. 

¿Cómo se trasladan las canciones al vivo? 

Después de las juntadas que nos volvieron a encontrar como esos pibes de hace 20 años, con estas nuevas canciones y sonidos, comenzamos a trabajar en estas series de shows conmemorando los 20 años de banda. Mostrando, de esta manera, el inicio y el presente, donde el sonido del pasado y el presente se conectan. 

 ¿Qué nos pueden adelantar de la presentación en The Roxy el 9 de julio? 

Ya solo con la idea de llegar a hacer un Roxy por nuestra cuenta, estamos muy emocionados, ansiosos y excitados. Para una banda de tantos años, completamente independiente es “un gustito” que se nos está dando; y si a eso le sumamos que cae nada más y nada menos que el 9 de Julio, la noche va a ser una fiesta; con músicos invitados y muchas sorpresas, compartiendo la velada con nuestros amigos de Digno Nieto. Va a ser una digna fiesta pepera.  

Continue Reading

Entrevistas

La Granjita: «El entusiasmo y la creatividad vienen en oleadas y hay que aprovecharlos»

Published

on

El dúo picante y veraniego lanza el segundo sencillo adelanto de su EP conceptual «Costa Atlántica», que será editado hacia mediados de este año bajo el sello Batiendo Records.  

A fines de 2016, dos viejos amigos del circuito del rock, Lucio De Caro (Nikita Nipone) y Maximiliano Iglesias (Mimi Maura), se reencontraron para formar La Granjita. Autoproclamados como los “Daft Punk del subdesarrollo”, se plantearon el simple objetivo de encender las pistas de baile, apoyándose en una producción audiovisual divertida, espontánea y enérgica. 

En el 2017 debutaron con su primer álbum titulado Tándem y enseguida comenzaron a realizar las presentaciones en vivo. Ahora regresan con el lanzamiento de “Vacaciones” y el actual “Control Policial”, los dos primeros singles del EP Costa Atlántica que será publicado durante el 2022. 

¿En qué momento se encuentra La Granjita? 

Lucio de Caro – Estamos activos, terminando de producir los temas de nuestro inminente EP ‘Costa Atlántica’ y con suficiente material ya compuesto y en pre-producción para un próximo disco.  

Atravesamos un momento prolífico, afianzando la identidad sonora y visual, nuestro trademark y la manera de hacer las cosas. Sabemos que tanto el entusiasmo como la creatividad vienen en oleadas y hay que aprovecharlos. Estamos muy satisfechos con los resultados conseguidos en cuanto a la producción, a los videos que hicimos y a lo que artísticamente estamos logrando. Trabajamos muchísimo para estas grabaciones. 

¿Qué representa la costa atlántica para ustedes y cuál fue la musa inspiradora de estas canciones que integran el EP? 

Lucio – Allá por el 2019, movilizados por la idea de editar un disco veraniego, enérgico y divertido, nos encomendamos a componer, producir y grabar seis canciones para un EP conceptual al que luego titularíamos ‘Costa Atlántica’. Nos interesaba la idea de retratar de la manera más honesta y pintoresca posible aquellas vivencias y experiencias de esos miles de argentinos que, verano tras verano, emprenden su prodigiosa travesía hacia las famosas playas argentinas. Los aromas, sus paisajes, sus atracciones, el costado retro, la vida de playa, la vida nocturna y las vacaciones.  

Fue una búsqueda consciente y planificada la de hacer un disco temático. Está bueno a veces tener ciertas pautas y auto-privarse de la libertad absoluta para componer canciones en cualquier dirección. Te da un marco que no necesariamente “limita”, sino “delimita”. Es como el “dibuja cualquier cosa” vs. el “dibuja un hombre bajo la lluvia”. Hay un faro, un eje.  

Teníamos que componer y escribir de determinada manera, respetando cierta forma estética auto-impuesta y adoptar guiños que no podían salirse de libreto. Lo vimos en ese momento como un sano ejercicio, un desafío como compositores en el aprendimos mucho.  

Los temas se llaman, en orden cronológico: “Vacaciones”, “Control Policial”, “Chasco Mousse”, “Mardel”, “Clericot” y “El Regreso”. Es una suerte de “diario de viaje”, una historia muy divertida y congruente. El EP va a salir entero para octubre de este año.  

¿Cuándo consideraron que era propicio trasladarlas al estudio para materializarlas? 

Empezamos escuchando horas y horas de música, encontrando referencias y prestando especial atención a los detalles de producción; a los arreglos presentes, a la elección de sonidos y de instrumentación: ítalo-disco, funk, house, electrónica, dance, Motown, mucha música negra, inicialmente, y algo del synth-wave que ya veníamos escuchando e incorporando desde nuestra anterior producción, tal vez en su versión menos oscura.  

Tenía que ser un disco veraniego, pero queríamos plasmar además en las letras todo ese imaginario estético despampanante de los 80’s; de nuestros veranos atlánticos. Algo así como un “Bruno Mars meets Emilio Disi”.  

Una vez que incorporamos toda esta data y este lenguaje, recién ahí nos sentamos a componer; pensando también en qué tipo de temas se acoplaban a cada momento que queríamos que transite esta travesía inter balnearia musical. Realmente las canciones nos brotaron y las comenzamos a grabar. Está bueno el proceso porque no hacemos demos, directamente nos lanzamos a trabajar sobre las versiones que, con el tiempo, se terminan convirtiendo en definitivas.  

¿Cómo se dio la colaboración de Dana Colley? 

Yo había quedado en contacto con él, a través de un amigo que organizó el show de ‘Vapors of Morphine’ en el ND Ateneo. Ahí lo conocí e intercambiamos números. Muy buena onda el flaco. Tiempo después estábamos produciendo el tema “Control Policial” en mi estudio (Batiendo Records) y teníamos maquetado un arreglo armónico con toda una sección de brasses. En ese momento estaba armado con unos sonidos bastante polémicos, hechos con MIDI y el Kontakt, y sabíamos que íbamos a tener que grabar una sección de brasses reales porque los del plug-in sonaban muy plásticos y aburridos. Dirimiendo sobre quién podría hacerlo, se me ocurrió escribirle a Dana. Fue durante la pandemia, recuerdo. Contestó rápidamente, manifestando que le había encantado la canción y un genuino entusiasmo con la idea de concretarlo. Le enviamos las pistas y el arreglo para que lo grabara por su cuenta. No solo lo devolvió entero, mejorando las voces de la armonía y grabando todas de manera PERFECTA (un saxo barítono, un tenor, un alto y hasta una trompeta), sino que ensayó una épica improvisación sobre la coda final de la canción que quedó estupenda y realmente benefició a la canción. Si, bendita Internet. Para mí es el mejor saxofonista que existe. Es un extraterrestre, y además tiene una manera muy particular y distintiva de tocar. 

También participa Mela Lenoir en coros y fue masterizada por Matías Parisi.  

¿Qué mejoras técnicas buscaron ejecutar para superar Tándem? 

‘Tándem’ fue nuestro primer disco y, dentro de todo, su grabación fue un proceso relativamente corto; comparado con otras producciones que realicé a lo largo de mi vida con Nikita Nipone, o inclusive esta última de “Costa Atlántica”.  

En 2016 nos juntamos por primera vez y ya para fines del 2017 teníamos todos los temas grabados, mezclados y terminados. Fue un proceso muy distinto a este último disco porque nada fue premeditado, ni previamente consensuado; simplemente nos lanzamos a componer canciones para un proyecto que recién estaba comenzando y al que había que agregarle contenido desde la nada misma.  

Creo que ese álbum tiene momentos realmente muy buenos y fue una suerte de “exploración de campo” para ver qué cosas funcionaban mejor, cuáles nos salían naturalmente y qué ideas iban más a contracorriente.  

En ‘Costa Atlántica’ aprendimos a simplificar, producir y a interpretar mejor. Ya con más experiencia y tiempo a espaldas, se va gestando una sinergia propia y un lenguaje. Se hace mucho más fácil el proceso de plasmarlo en una grabación de manera que funcione también para traducirlo al vivo.  

¿De qué manera acompaña la intención del videoclip «Control Policial»? 

El video fue realizado y editado por un viejo y gran amigo: Alejandro Grimoldi, que se da mucha maña para resolver este tipo de asuntos de extrema audacia. Teníamos la idea inicial con Maxi de plasmar en imágenes esa experiencia del “control policial rutero”: los artilugios y vericuetos criollos para zafar; los quilombos del tráfico en la ruta; la negligencia en la conducción y el desparpajo de algunos policías. Todas esas situaciones vividas cuando estamos en camino. Como la idea era realizar un video de archivo y, había que recopilar mucho material, nos pareció lógico incluir escenas donde estuviésemos haciendo playback. Incluirnos como los reos, con ese fondo blanco y las marcas de medición de altura que se usan para identificar a los sospechosos que vemos en las películas policiales.  

Filmamos esas escenas y se las enviamos a Alejandro Grimoldi para compilar todo de una manera muy fluida, rítmica y simpática. El resultado terminó siendo un video muy entretenido a la vista que, en mi opinión, enaltece a la canción.  

¿Cuáles son los objetivos para este año?  

Editar ‘Costa Atlántica’ es el objetivo primordial. Tenemos estos temas en el tintero desde hace bastante tiempo y la pandemia interrumpió un ritmo muy prolífico de laburo que veníamos manteniendo. Luego vendrán fechas, una presentación ‘oficial’ e intentaremos acompañar el disco con una gira veraniega. Por el momento, estamos muy enfocados en el trabajo de estudio, que nos encanta. Queremos cerrar esta etapa de dos complejos años de la mejor manera posible y dentro de nuestros exigentes parámetros musicales.

Continue Reading

Lo más visto