Connect with us

Notas

Los Abuelos de la Nada desembarcan en el Ópera

Published

on

El regreso de Los Abuelos de la Nada, con su nueva formación, ya es un hecho y charlamos con Juan Kubero Díaz, Jorge Polanuer y Sebastián Peyceré sobre el proceso que permitió hacerlo realidad y las proyecciones que tienen.

Foto: María Sol Fariña

Los Abuelos De La Nada anunciaron sorpresivamente su regreso con el lanzamiento de una nueva versión del tema «Himno de mi Corazón», que sumó las voces femeninas de Hilda Lizarazu y Natalie Pérez, y la confirmación de un concierto especial en el Teatro Ópera.

¿Cómo se dio este reencuentro y nueva formación de los Abuelos?

Kubero: En mi caso vino Gatito hace unos meses atrás a mi casa, cosa rara porque nunca pasa, pero lo noté un poco nervioso. Me dijo que tenía miedo que le dijera que no y le pregunté sobre qué. A lo que agregó que quería armar Los Abuelos de la Nada. Yo claramente le dije que sí. Después, llegó noviembre/diciembre y me fui a Brasil a visitar amigos y parientes. De repente empecé a recibir llamados de Buenos Aires para que volviera y cuando llegué, los muchachos ya estaban ensayando desde hacía un mes.

¿De qué momento estamos hablando?

Kubero: Enero. Y yo llegué acá a principios de febrero.

Jorge: En enero ensayamos, pero la idea y convocatoria empezaron antes. Yo toqué en los últimos tiempos de Los Abuelos y quedó trunca la gira que había por delante, debido al fallecimiento de Miguel. Como que pusimos primera en ese momento y quedó todo ese deseo encapsulado. Ahora, darle salida a esto y tocar con músicos tan grosos es un placer.

Sebastián: A mi me llamó Del Barrio para ver si quería tocar y me encantó. Los Abuelos siempre me parecieron una banda de primera y que no existía acá en Argentina, con un swing único. Los conocí de chico porque compartí giras con un grupo que tenía en ese entonces.

Foto: María Sol Fariña

¿Cómo fue ese primer ensayo?

Jorge: Fueron diferentes instancias y creo que el primer ensayo, todos juntos, se dio hace un mes. Fue un trabajo grupal e individual intenso, con entusiasmo, y la magia y el espíritu de Miguel Abuelo presente todo el tiempo. Es algo que nos merecemos y lo merece la gente, que esto siga, porque es una usina de poesía. Pasaron todos: Pappo, Claudio Gabis, Frank Zappa; y así como pasaron, Los Abuelos quedaron.

Sebastián: Yo creo que abrió puertas a muchos grupos y cabezas a nivel artístico. Hay generaciones que no pudieron ver un show de Los Abuelos y este anuncio reflota esas las ganas de explorar en la historia de la banda y todo lo que se viene gestando.

Kubero: Mis nietos van a poder ver a Los Abuelos.

Jorge: Hay una expectativa grosa en el público y en nosotros por comunicarnos con ellos y darles este regalo que nos llegó. Significa un privilegio, un honor y una fiesta.

Me pareció interesante la versión renovada de Himno de mi Corazón que sumó las voces femeninas.

Jorge: La idea fue sacar algunos singles primero y en este contamos con la presencia de Hilda Lizarazu y Natalie Pérez, pero también grabamos “Costumbres Argentinas”, “Lunes por la madrugada”, “Cosas Mías” y “Tristeza de la Ciudad”. La idea es que las canten Los Tipitos y Estelares, entre otros artistas, y van a estar en el Ópera cuando los presentemos el sábado 2 de mayo.

¿Qué más no puede adelantar sobre ese concierto?

Jorge: Va a ser una fiesta junto a muchos músicos, entre ellos ex Abuelos y amigos que se van a sumar.

¿Eso incluye al Sr Andrelo?

Jorge: Ojalá. Yo toqué con Calamaro tres años después de Los Abuelos. Sí confirmó Gringui Guerrera, que también fue un gran compañero y autor de «Tristeza de la Ciudad».

Es el comienzo de un largo camino.

Jorge: Eso es lo que esperamos y que siga, más allá de nosotros. Como un equipo de fútbol, pasan los jugadores pero el equipo siempre está. Va más allá de los humanos: es arte.

Continue Reading

Notas

Bienvenidos al oscuro éxtasis

Published

on

Valentin Oliva. Wos. El que tiene un caudal épico de videos circulando en redes con fragmentos de sus competencias. El pibe que viene de una familia de artistas, creció en la plaza y enamoró sin distinción de edades a todas aquellas personas que deseaban escuchar frases viscerales nacidas desde el corazón. El, el jefe de la caravana, está cerrando el año con cuatro Obras con entradas agotadas y acá te contamos un poco de lo que fue la noche del martes.

Wos en Obras. Fotos: Emmanuel Luque Voi

Son las ocho de la noche y todavía falta para que se apaguen las luces del lugar y brillen las del escenario pero las plateas ya están casi llenas y el campo empieza poco a poco a colmarse. Hay gente de todas las edades pero ya no está tan presente la imagen de familiares mayores llevando a los más chicos, la escena hoy parece invertida. Una suerte de resumen generacional en la que bien se puede ver como esta camada de pibes y pibas que vinieron a cambiarlo todo, nos permiten entrar a los más grandes a su mundo.

Son poco más de las nueve, la gente sabe que el show comienza por el fondo y empiezan a acomodarse… Se apagan las luces y, ahora sí, entramos al más oscuro éxtasis.

Spoiler Alert: Si buscas la lista de temas que ejecutó a lo largo del show, acá no la vas a encontrar. 

Con musculosa, el pelo bien corto y rojo fuego, rapeando fiel a su estilo a más de uno le recordó a Eminem (y está bien) pero no solo hubo rap… Un gran estallido se vivió cuando sonó Culpa y apareció “virtualmente” Ricardo Mollo, momento en el que más de uno, literalmente, mostró su piel erizada; y si de un poco de rock nacional hablamos, no podemos negar que Luz delito tiene ese pasaje ricotero que a nadie le es indiferente ¡Y se sintió en el estadio!.

Durante el show lo pudimos ver saltando y cantando sin parar ¡Y sin siquiera agitarse! Lo vimos colgándose la viola con toda la actitud de un auténtico punk rocker para rasgar las cuerdas en 40 y en cuestión de minutos lo podíamos ver haciendo sonar la percu mirando a los ojos a Alejandro Oliva, quien además de su papá es el fundador de La Bomba de Tiempo.

Podemos decir, sin miedo a exagerar, que ir a ver a Wos es vivir una completa experiencia musical y la lista está pensada en función de que podamos disfrutar del viaje. Casi dos horas a puro pogo, baile y emoción.

Mención especial para lo que se generó en Cambiando la piel, no solo por lo que se bailó sino sobre todo por el ratito de freestyle que nos regaló y también a la aparición de Ca7riel, otro artista de la nueva camada que viene a mostrar como todavía queda muchísimo por hacer y crear en este mundo en el que muchos aseguran que todo ya está inventado,  en Niño gordo flaco… 

Canciones de amor, desamor, amistades, historias de vida, sueños y política… 

Así como en plena veda del 2019 nos regaló Canguro y nos permitió ponerle música al necesario desahogo en contra de la meritocracia, hoy esta canción ya es todo un himno de la nueva generación haciendo estallar gargantas cada vez que suena.   

El final parecía estar a cargo de Mugre, en donde a la banda compuesta por Facundo Yalve en guitarra, Natasha Iurcovich en bajo, Fran Azorai en teclados y  Tomy Sainz en batería se le sumó el coro gospel Afro Sounds pero la gente quería un poco más y el grito de Púrpura se transformó en una realidad siendo así el cierre: con el público terminando de perder la voz al ritmo de esos versos.

Oscuro Éxtasis merecía una presentación a la altura de sus canciones ¡Y la tuvo!  

Continue Reading

Notas

Marview: «Nos rodea un hilo invisible que nos conecta con personas»

Published

on

Marview es una cantante y compositora del sur de la provincia de Buenos Aires. En plena pandemia lanzó su primer álbum llamado “Invisible”, un disco compuesto por nueve canciones pop, disponible en todas las plataformas digitales.

(más…)
Continue Reading

Notas

Paulo Jr. analiza el nuevo disco de Sepultura

Published

on

El bajista Paulo Jr. analiza «Quadra», el décimoquinto disco del grupo, y traza una relación entre sus viejas canciones y la actualidad del mundo. Además, explica su miedo por los estudios de grabación.

(más…)
Continue Reading

Lo más visto