Connect with us

Notas

“¡Llenamos Cemento, loco!”

Published

on


Considerado como un día histórico y emotivo, la proyección de “Cemento, el Documental” fue realizada en el mítico espacio que durante los ’80s y ’90s supo albergar a artistas de la talla de Sumo, Redonditos de Ricota, La Renga y Los Violadores, entre otros.
No obstante, según dice Rock.com.ar, en sus comienzos Cemento logró convertirse en la segunda casa del underground de la mano del legendario productor Omar Chabán y la reconocida actriz Katja Alemann. En aquel entonces, la joven y excéntrica pareja regresó de New York y decidió apostar a la construcción de un espacio de expresión cultural abierto a toda la comunidad en pleno auge de la democracia argentina.
Efectivamente, el predio fue inaugurado como boliche el 28 de junio de 1985. Sin embargo tras producirse la tragedia de República Cromañón en 2004, otro local perteneciente al mismo dueño, el emblemático templo del rock debió cerrar sus puertas para convertirse en una playa de estacionamiento dependiente del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
Con la fiel convicción que “Cemento fue mucho más que un lugar donde tocaron bandas”, un grupo de estudiantes y profesionales, liderado por el director y productor Lisandro Carcavallo, decidió reivindicar su nombre a través de un material de cien minutos que recopiló emotivas entrevistas y diversos archivos audiovisuales de carácter inédito para el público.
“Fue un trabajo en equipo y creo que todos tenemos que estar orgullosos de lo que está pasando hoy acá. De reconocer los espacios culturales y de construir para avanzar. Poner un estacionamiento no ayuda en nada”, expresó Lisandro antes de dar comienzo con la función pactada.
A continuación, recordó a Raúl Villarreal, ex mano derecha de Omar Chabán que continúa preso en la cárcel de Marcos Paz pero que, sin embargo, envió una sentidas palabras a los espectadores de aquella noche: “Desde este lugar no deseado traslado mi presencia a ésa, mi segunda casa, y vuelvo con mi espíritu y mente a recorrer las paredes que ya no son lo que fueron. Veo esa puerta llena de chicos propugnando entrar. Algunos que orgullosos juntaban las monedas y sacaban su entrada. Sí, éso era Cemento. Un espacio cultural en el que te veo, Korneta; te veo, Ricky; te veo, Civile; te veo, Pappo. Bravo, Lisandro, por tener tanta responsabilidad de llevar un documental al templo del rock. Hoy la gente te recuerda y agradece las noches vividas. Cemento, más vivo que nunca”, leyó Carcavallo. A lo que agregó: “Sin mucho más para decir, y agradeciendo a todos por estar acá: ¡Llenamos Cemento, loco! Disfruten de la película”.
Durante el inicio de la proyección pudo apreciarse la transición y crecimiento del local bailable mediante los testimonios de la propia Katja Alemann: “Hicimos la caja acústica en la parte de atrás y entramos con tractores y excavadoras. Era verdaderamente una obra y buscábamos socios, pero nadie quería poner un mango porque decían que esa plata no la íbamos a recuperar nunca. Qué remedio, no había más que seguir. Así que seguimos”, recordó la actriz en plena entrevista. “La idea era que hubieran dos espacios, uno para bailar y aturdirse; y otro para escuchar la música de fondo y que la gente pudiera hablar”, agregó.
Por otra parte, los músicos, periodistas, locutores, managers y productores de la época también tuvieron su espacio dentro del material para relatar con emoción sus experiencias. Lógicamente, un punto en el que coincidió la gran mayoría, fue en resaltar a la figura de Chabán como el padre del rock que los cobijó y les abrió las puertas cuando nadie más lo hizo.
Finalmente, el mítico predio porteño que vio brillar a los grandes talentos del arte y la música argentina, pudo por tan sólo unas horas volver a sentir ese calor humano y el estado de pertenencia entre pares que, hoy con melancolía, recuerdan a Cemento como un gran pedazo de historia.

Continue Reading

Notas

Bienvenidos al oscuro éxtasis

Published

on

Valentin Oliva. Wos. El que tiene un caudal épico de videos circulando en redes con fragmentos de sus competencias. El pibe que viene de una familia de artistas, creció en la plaza y enamoró sin distinción de edades a todas aquellas personas que deseaban escuchar frases viscerales nacidas desde el corazón. El, el jefe de la caravana, está cerrando el año con cuatro Obras con entradas agotadas y acá te contamos un poco de lo que fue la noche del martes.

Wos en Obras. Fotos: Emmanuel Luque Voi

Son las ocho de la noche y todavía falta para que se apaguen las luces del lugar y brillen las del escenario pero las plateas ya están casi llenas y el campo empieza poco a poco a colmarse. Hay gente de todas las edades pero ya no está tan presente la imagen de familiares mayores llevando a los más chicos, la escena hoy parece invertida. Una suerte de resumen generacional en la que bien se puede ver como esta camada de pibes y pibas que vinieron a cambiarlo todo, nos permiten entrar a los más grandes a su mundo.

Son poco más de las nueve, la gente sabe que el show comienza por el fondo y empiezan a acomodarse… Se apagan las luces y, ahora sí, entramos al más oscuro éxtasis.

Spoiler Alert: Si buscas la lista de temas que ejecutó a lo largo del show, acá no la vas a encontrar. 

Con musculosa, el pelo bien corto y rojo fuego, rapeando fiel a su estilo a más de uno le recordó a Eminem (y está bien) pero no solo hubo rap… Un gran estallido se vivió cuando sonó Culpa y apareció “virtualmente” Ricardo Mollo, momento en el que más de uno, literalmente, mostró su piel erizada; y si de un poco de rock nacional hablamos, no podemos negar que Luz delito tiene ese pasaje ricotero que a nadie le es indiferente ¡Y se sintió en el estadio!.

Durante el show lo pudimos ver saltando y cantando sin parar ¡Y sin siquiera agitarse! Lo vimos colgándose la viola con toda la actitud de un auténtico punk rocker para rasgar las cuerdas en 40 y en cuestión de minutos lo podíamos ver haciendo sonar la percu mirando a los ojos a Alejandro Oliva, quien además de su papá es el fundador de La Bomba de Tiempo.

Podemos decir, sin miedo a exagerar, que ir a ver a Wos es vivir una completa experiencia musical y la lista está pensada en función de que podamos disfrutar del viaje. Casi dos horas a puro pogo, baile y emoción.

Mención especial para lo que se generó en Cambiando la piel, no solo por lo que se bailó sino sobre todo por el ratito de freestyle que nos regaló y también a la aparición de Ca7riel, otro artista de la nueva camada que viene a mostrar como todavía queda muchísimo por hacer y crear en este mundo en el que muchos aseguran que todo ya está inventado,  en Niño gordo flaco… 

Canciones de amor, desamor, amistades, historias de vida, sueños y política… 

Así como en plena veda del 2019 nos regaló Canguro y nos permitió ponerle música al necesario desahogo en contra de la meritocracia, hoy esta canción ya es todo un himno de la nueva generación haciendo estallar gargantas cada vez que suena.   

El final parecía estar a cargo de Mugre, en donde a la banda compuesta por Facundo Yalve en guitarra, Natasha Iurcovich en bajo, Fran Azorai en teclados y  Tomy Sainz en batería se le sumó el coro gospel Afro Sounds pero la gente quería un poco más y el grito de Púrpura se transformó en una realidad siendo así el cierre: con el público terminando de perder la voz al ritmo de esos versos.

Oscuro Éxtasis merecía una presentación a la altura de sus canciones ¡Y la tuvo!  

Continue Reading

Notas

Marview: «Nos rodea un hilo invisible que nos conecta con personas»

Published

on

Marview es una cantante y compositora del sur de la provincia de Buenos Aires. En plena pandemia lanzó su primer álbum llamado “Invisible”, un disco compuesto por nueve canciones pop, disponible en todas las plataformas digitales.

(más…)
Continue Reading

Notas

Paulo Jr. analiza el nuevo disco de Sepultura

Published

on

El bajista Paulo Jr. analiza «Quadra», el décimoquinto disco del grupo, y traza una relación entre sus viejas canciones y la actualidad del mundo. Además, explica su miedo por los estudios de grabación.

(más…)
Continue Reading

Lo más visto