Connect with us

Shows

Festival Buena Vibra 2019: una maratón de música independiente

Published

on

No fue una edición más. El Malvinas Argentinas albergó uno de los festivales más ambiciosos que la escena independiente tuvo en el nuevo milenio. En una tarde inmejorable, el Buena Vibra tuvo momentos rutilantes y mucha crítica al gobierno. Corriendo la Voz estuvo presente y te acerca un repaso de la maratón del indie.

Es la una y media de la mañana. El pitido en los oídos deja en segundo plano todo lo demás, el cuerpo de todo aquel que ya no tiene 20 acusa recibo de una larga jornada de estar de pie, caminando, saltando y bailando. Casi doce horas antes, comenzaban a poblarse las inmediaciones del Estadio Malvinas Argentinas, en la mítica República de La Paternal.

Como era de esperarse, la puntualidad no fue posible: las puertas abrieron una hora y media después de lo estipulado en la convocatoria del festival, por lo que les primeros habitantes del predio del Malvinas fueron escuchando, mientras ingresaban, las primeras canciones de Ainda Dúo. La banda encabezada por Esmeralda Escalante y Yago Escrivá fue la encargada de abrir el Escenario Füturock: con el dulzor de sus melodías y la voz de su cantante, fueron aplacando las incomodidades de una espera que obligaba a recluirse en los pocos focos de sombra disponibles en la entrada del predio. Minutos después, abría el Escenario IndieHoy, con Valdés, el dúo pop cordobés formado por los hermanos Eduardo y Pancho Valdés, que le puso house y algo de funk para comenzar a mover los cuerpos de varios grupos de jóvenes que quisieron estar desde el minuto uno.

Valdés

No había lugar para desajustes: en cada escenario podía verse una pantalla con la cuenta regresiva correspondiente a cada banda: cuarenta minutos para las primeras, hasta extenderse a más de una hora las últimas. No había un minuto de silencio ni de descanso entre banda y banda. A las cinco en punto comenzó el tiempo de Banzai FC, una de las sorpresas tempranas del Buena Vibra. Llegaron también las primeras críticas y abucheos al gobierno de Cambiemos: de fondo sonaban declaraciones del presidente Mauricio Macri para convocar al ya clásico hit del mandato. Con una mezcla de géneros que van del tango hasta el funk, con teclados y vientos al frente en largas composiciones instrumentales, los Banzai atrajeron la atención de les distraídes. También generaron la primera sacudida de la tarde con la visita de WOS, el rapero y freestyler campeón de la célebre Batalla de Gallos (competencia internacional de Freestyle), quien participó en la composición y grabación de dos temas de su reciente álbum debut. Además de los temas que comparten en el disco Generación TV: Temporada 1 (ahí donde WOS dispara “quieren matarme por decreto / si no me revelo y canto / eso será cuestión de tiempo”), dieron lugar para una filosa improvisación del joven rapero que incluyó mucho de actualidad:Si cierran C5N que quilombo se va armar o por si hay algún distraído que piensa que no hay talento femenino (que no sería la única alusión de la tarde al productor José Palazzo) fueron alguno de los remates más ovacionados de la impro.

Banzai FC

Además de los dos escenarios, el festival incluyó un espacio cubierto con feria, juegos, y stands de diversos proyectos y marcas (desde una reconocida peluquería hasta disquerías, pasando por pedales de efecto y baterías electrónicas); hubo espacio también para muestras fotográficas, maquilladoras itinerantes y metegoles. No faltaron las artes visuales, con un grupo de artistas convocados por Posca, fabricante de marcadores artísticos, y también un patio cervecero sectorizado (dado que el festival era apto para todo público) desde donde podían verse los diferentes escenarios en una pantalla gigante. Hubo una importante diversidad de propuestas para quienes querían aflojar la atención o descansar los oídos por unos minutos.

Apenas apagado el escudo de Banzai FC del escenario Futütock, Las Ligas Menores comenzaron su lista en el otro extremo del predio. En su primera fecha del año en Buenos Aires, la banda encabezada por Anabella Cartolano entregó las canciones favoritas del público que se agolpó para verlas. Las más coreadas: El Baile de Elvis (“y de la manera más feliz / así te voy a recordar”), Accidente y A 1200 km (“prefiero el silencio de la montaña / a escucharte hablar una y otra vez de cómo nunca perdés”) de su disco debut homónimo. De su último disco, Fuego Artificial, sonaron los nuevos hits En invierno, Peces en el mar y ese exquisito retrato depresivo pos-separación Ni una canción (“hay que dolor / prefiero dormir todo el día de hoy / sin pensar en las cosas que tengo que hacer”), para la cual tuvieron el segundo gran invitado del Buena Vibra: Gustavo Monsalvo, el Niño Elefante amo de las cuerdas de El Mató a un Policía Motorizado. “Gracias por cantar con nosotros”, saludó Cartolano sonriente desde el escenario.

Las Ligas Menores

En seguida Los Militantes del Clímax largaron con su show, los primeros en incluir una propuesta artística por fuera de lo musical. Tanto en la apertura como en el cierre, los Militantes se ocuparon de dar su mensaje: mediante las rutilantes apariciones de Frank Bersi, encargado de las representaciones teatrales en la banda, hablaron de curas abusadores y de la hipocresía detrás de los abusos intrafamiliares, como así también del aborto clandestino. Entre ambos actos, los Militantes llenaron el aire de sus versos con alto contenido crítico, cuestionando desde ciertas posturas del rap (o les raperes), hasta el modelo productivo nacional. Son tiempos complicados, la guita no alcanza para nada, lanzan desde el micrófono, entre funk y rimas, con un sonido que lo emparentó bastante con lo que Banzai FC había hecho minutos atrás.

Con el sol escondiéndose tras el microestadio, un público agradecido de la sombra recibió a Bándalos Chinos, banda liderada por Goyo Degano que parece –por su estética y su sonoridad-  extraída desde los 80. Los Bándalos se encargaron de switchear el agite y el pogo de los Militantes por una pista de baile multitudinaria frente al escenario IndieHoy.  Degano tuvo que detener el show para que la Cruz Roja intervenga y asista a une de les tantes descompensades que tuvo la jornada agradable, pero calurosa. Los tres puestos de hidratación –no indicados en el mapa del predio- no eran suficientes para los más de diez mil asistentes que terminaban por hacer visitas regulares al baño para rellenar botellas de plástico, lo que, considerando la inmensa cantidad de gente que poblaba todo el predio, se convertía en toda una travesía (casi tan tortuosa como pagar $80 o $100 pesos por una botellita de agua, la otra alternativa). El show continuó fiel a la premisa y Bándalos Chinos entregó un buen rato de pop bailable, con tintes funk y un repertorio dominado por material de BACH, su LP lanzado el año pasado

Bándalos Chinos

Eran las siete y media y, aunque parecía haber pasado un montón, recién llegábamos a la mitad del festival. Parafraseando a un célebre productor de la industria mediática televisiva: «lo mejor estaba por venir». Así fue que llegó uno de los momentos más potentes de todo el festival: el set de Marilina Bertoldi. La expectativa por su presencia no sólo estaba dada por su brillante presente musical, sino por sus declaraciones en torno al premio otorgado por el Suplemento No y a las declaraciones de José Palazzo, productor del Cosquín Rock. Así fue que entre la dulce mezcla de rock y funk que entregan las canciones de Prender un fuego, su impecable último material discográfico, y los clásicos como Sexo con Modelos o Cosas Dulces, Marilina dijo lo suyo. Ahí donde la estridente Tito Volvé cierra con “ay cómo les duele comerse el viaje / se enojan sólos / vayan con mamá”, Marilina lanza su dedicatoria:para vos, José Palazzo.

Marilina Bertoldi

Si en cada artista presente en el Buena Vibra dio motivos para bailar, el tándem LoutaEl Kuelgue fue uno de los picos más altos para mover les cuerpes. Con estilos y propuestas bien diferentes, cerraron lo que podríamos delimitar como el segundo momento del festival. Louta tuvo lo que lo hace ser un éxito: música, baile, rimas, teatro, color y papelitos. Abriendo con su clásico Todos con el celu, pasando por Somos tan intensos y la pesada Uacho (con Marilina Bertoldi), hasta terminar con Palmeras, sólo con teclados de fondo. En el medio: coreografías, astronautas peludos con cabezas de bolas de espejos se dieron un abrazo, puestas en escena, un meneaito y Louta cantando y bailando sin parar. Minutos después, del otro lado del predio, El Kuelgue regalaba su música y sus momentos de humor. Los personajes de Julián Kartún entran y salen de las canciones, tanto como las referencias a la actual crisis: te das cuenta / volvimos a vivir en los 90”, canta Kartún entre escenas típicas de la década menemista en Parque acuático, y grita: ¡hay que separar la Iglesia del Estado!, en el medio de Cristo es Marquitos Di Palma (“¡Cumbia sí / trabajo no!»). Entregaron también momentos épicos, con un Kartún extasiado de autotune interpretando el viral Amor, comprensión y ternura, mientras se peleaba con los reflectores del escenario. “Te hicieron votar a un millonario que no sabe ni hablar”, verseó Kartún antes de despedirse.

Louta

Con coloridas flores adornando el escenario, una locución en portugués con subtítulos en pantalla lanzaba un llamamiento: en lugar de desistir / digan conmigo resistencia / más días de lucha / por menos días de luto, y finalizaba con una U y una S gigantes, mientras les jóvenes se acercaban al escenario, Usted Señálemelo ocupaba sus puestos. Los mendocinos cumplieron las expectativas de su también joven público, con un poco de postureo adolescente y mucho de cuidadísimas composiciones musicales, que los ubican como una de las propuestas más poderosas del indie nacional de los últimos años. Aguetas, Pana, Puedo morir, Puedo caer , fueron algunas de las canciones que regalaron a un público que, tal vez, no conocía el único cover que hicieron, Sinfonía Americana, de Los Abuelos de la Nada, canción que doblaba en edad a muchos de los más fanáticos de los Usted. «Buena vida, chabón«, lanzó Juan Saieg en uno de sus pocos comentarios entre canciones. Desde el otro lado, los músicos de Los Espíritus se asomaban a las vallas del escenario Füturock para no perderse a los mendocinos. Entre los “olé olé olé / usted usted”, Saieg pidió “una foto para el insta”, y los US se dispusieron con su público de fondo para inmortalizar la noche.

Usted Señálemelo

Quedarían los cierres en una noche que se iba a extender más allá de lo previsto. Los Espíritus hicieron lo suyo cerrando el Escenario Füturock: los clásicos de sus tres discos (y medio, contando el Guayabo de Agua Ardiente), y El árbol de los venenos, adelanto de su próximo disco. Los más festejados: La mirada, Perdida en el fuego, El viento y Perro chico, ese canto desgarrador de la niñez precarizada y marginal. El público tuvo también su clásico berretín en el cierre con La rueda que mueve al mundo, armando esa corrida circular para ilustrar una pieza que critica el consumismo y derroche capitalista, y despidiendo a la banda con el coro de: “en las noches / en las noches”.

Los Espíritus

Algunes habrán dicho basta y emprendido la retirada antes de tiempo, pero todavía quedaba el broche de oro: Sara Hebe y Ramiro Jota cerraron el Escenario IndieHoy y el Buena Vibra al mismo tiempo, con pura cumbia y ritmo antifascista. Con las rimas combativas de La nueva Ley, Pucha o la popularizada El Marginal, Sara Hebe dio una patada a cierta monotonía que tenía atrapado al público que cumplía su novena hora de música ininterrumpida: sin postureos ni pretensiones, tanto en sus letras como en su staff de bailarines de-generades, pusieron el cuerpo y escupieron en la cara del poder, del prejuicio y del fascismo. Para vos que sos re yuta / la Loola es mujer y se le para, lanzó desde arriba Sara Hebe, junto a una de las bailarinas travestis que levantaba un cartel con la consigna: «Basta de travesticidios«, dejando un mensaje bien claro su postura frente a debates que algunos sectores parecen querer reflotar dentro del feminismo. Perreos, tetas libres, cumbia rap contra toda dictadura: el Festival Buena Vibra terminó bien arriba justo con una puesta que no ha sido la usual ni en esta edición ni en ninguna de las anteriores, y eso es, también, un punto a favor del festi que se define como “el más lindo del mundo”.

Vagaboom y Asado de fa fueron los últimos hits que regalaron Sara Hebe y Ramiro Jota, cuando el reloj marcaba la 1:30 y la jornada maratónica llegaba a su fin. En la injusticia crecerá nuestro grito, fue la frase final, estampada con aerosol en una tela blanca, con la que Sara Hebe y su crew cerraron un festival que no habló mediante presentadores, pantallas ni mediadores, sino a través de sus artistas.

Fotos: Marcelo Javier Moreno

Shows

Lali brilló en La Plaza de la Música

Published

on

Foto: Franco Alonso

Luego de tres años de ausencia, la cantante regresó a los escenarios cordobeses para presentar su Disciplina Tour. Mas de seis mil personas tuvieron la oportunidad de presenciar un espectáculo único, digno de una diva del Pop. 

Con entradas agotadas, la Plaza recibió a un público muy diverso: muchos jóvenes, con niños acompañados por sus padres, los fans que siguen a la artista por todo el país (y que durante toda esta semana estuvieron acampando afuera del predio para estar lo más cerca posible del escenario) muchos con carteles dedicados a su ídola, hasta queers con unos looks increíbles. Y justamente fue esa diversidad y alegría la que se vio reflejada durante las dos horas de show.

A las 20:30hs Luana Figueredo ya había terminado su tarea de telonera. Y cuando se apagaron las luces de la plaza, y se prendieron las del escenario, la masiva audiencia empezó a gritar desaforadamente. Uno a uno el staff de bailarines fue apareciendo en escena y detrás de ellos llegó Lali vestida con un tapado de cuero negro. La impronta en sus movimientos y su pisada nos dio la pauta de que nos iba a regalar un espectáculo impactante. Los primeros pasos de la coreografía destinada a Eclipse ya estaban cargados de un virtuosismo y sensualidad increíbles. Para Asesina pudimos apreciar el vestuario sexy que se escondía debajo del tapado, este consistía en un bralette y pantalones negros que en los costados de la cadera tenía unos tajos que dejaban ver un poco de piel. 

Antes de pasar al siguiente tema se abrió el primer espacio de comunicación entre la artista y el público: “¡Buenas noches, Córdoba! ¿Como están amigos? Bombones ¿Cuánto esperamos esto? ¿Cuánto esperamos este día? ¿Cuántos estuvieron acampando estas noches? ¿Están listos para una noche increíble, o qué? ¡¿Están preparados para el mejor concierto de su puta vida?! (lo repite) Cuando yo diga tres quiero gritos, manos arriba, los quiero descocados, 1,2 y 3!!!!”, arengaba de manera eufórica Lali, y la respuesta a esa arenga fue que la Plaza explotó.

Tu Novia, Fascinada, Somos amantes, Bailo pa mi fueron las siguientes canciones, y durante las mismas siguieron las coreografías y el baile, además de empezar con el Chape Tour ya conocido donde la artista va besando a sus bailarines, sin distinción de género.

Previo a Diva, pudimos apreciar en la pantalla central un video con un fragmento de una entrevista a Cher en donde ésta hace referencia a que “los hombres son un lujo, no una necesidad”, completándose el material audiovisual con frases de empoderamiento. Una vez finalizada la presentación aparece Lali con un nuevo vestuario, este era el mismo que se puede ver en el videoclip de Diva. 

Histeria, Irresistible y Soy le pusieron más derroche de energía festiva a la velada. Para luego seguir con un momento emotivo donde Lali nos introdujo a la siguiente canción, recordándonos que la misma le emociona porque la gente se la apropió y la hizo suya, estaba hablando del tema Ego. 

La audiencia la quiere tanto y la sigue en todos sus caprichos, que Lali no sólo les hizo cantar su repertorio, sino que también se dio el gusto que las 6mil almas le festejaran el feliz cumpleaños a su tía Ana, quien estaba viendo desde el balcón.

Íbamos promediando la noche, y la cosa se puso más power con Lo Que Tengo, Ladrón, Una Na, No puedo olvidarte y Sin querer queriendo (para no puedo y sin querer, pidió que la acompañáramos como si fuéramos sus compañeros de la Voz, Mau y Ricky). El carisma de esta enorme interprete es totalmente atrayente, mientras bailaba y se trasladaba cantando por todo el escenario nos dejaba totalmente hipnotizados. 

Ya con otro cambio de look, esta vez vestía un corpiño y pantalón fucsia con lentejuelas, nos siguió contagiando de esa libertad para movernos sin prejuicios. Y todos bailamos y cantamos los temas Caliente, Del otro lado y No estoy sola. 

Volvimos a la sesión de besos, en esta oportunidad pudimos observar como la cantante se arrodilló y llamó a un joven que estaba siendo asistido por la seguridad, se había descompensado, y luego de dialogar unos segundos lo despidió “chapándoselo”. Para luego decirnos: “Muchas gracias, Córdoba. Hace mucho calor acá en el escenario (hace un guiño exagerado)”. Luego presentó la siguiente canción: Enredaos, mientras la cantaba alguien le arrojó una bandera de orgullo LGTB+, y Lali la tomó y la enarboló para que todos pudiésemos verla.

El rojo se hizo presente, Espósito vestida con pantalón y corsé de ese color nos introdujo al intenso mundo de Disciplina. Para luego adentrarnos en una Rave saltando y cantando con Mil años, 100 grados, Único, A Bailar. Todo explotó cuando le llegó el turno a N5 donde fue coreado con tanta fuerza que de seguro que se escuchó a varias cuadras.

Pasadas las diez de la noche Lali anunció que se venía la última canción de la velada, prometiéndonos que si cantábamos con toda la fuerza Como tú iba a volver. Cumpliendo dicha promesa hizo su retorno, con su último cambio de look.  Emocionada nos presentó el tema que iba a venir, Laligera. Diciéndonos que, si bien es muy autorreferencial, con el tiempo se convirtió en una canción de “todes” los que tienen un sueño y que creen que no pueden alcanzarlo. Y se las dedicó a todos ellos, los que viven en un pueblo, que no son de la ciudad y que tienen miedo de que otros les frustren esos sueños. Cerrando con un mensaje clarísimo: “yo tengo un montón de haters de mierda pero yo labure para estar hoy acá…”.Y llegó el final. “Amigos yo les digo ahora sí que esta es la última canción de la noche…. Quiero agradecer a todas las familias que están acá, que me siguen. Esta canción es recontra importante en mi historia musical, esta canción es Boomerang, la elegí para el cierre de este show porque todo el amor que me han dado, no tengan dudas de que les va a volver. Se los deseo de todo corazón. Gracias por estar acá, por bancarme, con todos sus carteles, perdón a la gente que me pidió un beso y no se lo pude dar, que sepan que les llega todo mi amor y todo mi cariño. Gracias Córdoba” cerraba la noche una Lali conmovida por la respuesta del público cordobés que tanto la ama.

Fotos: Franco Alonso

Continue Reading

Shows

Tiago PZK: Del sueño al paraíso

Published

on

 Como muchos de los referentes de la escena musical del país, Tiago empezó su carrera artística en las plazas, batallando, creciendo lejos de los privilegios pero convirtiendo las problemáticas que lo atravesaban en oportunidades. Este fin de semana presentó Portales, su primer disco de estudio, con dos fechas en el Movistar Arena y acá te invitamos a revivir un poco delo que pasó en su primera fecha.

Ámbar, la hermana de Tiago, es la protagonista de los videos y quien nos muestra el viaje a través de Portales… El sonido del reloj, puertas que abren y cierran solas, la casettera ¿Acaso una referencia indirecta a todo el hype del último tiempo por Stranger Thing? Quizás nada que ver pero sin dudas mas de una persona algo de eso sintió.

Volvamos al sábado. La tan esperada fecha llegó y cuando el reloj marcó las 21hs, la ansiedad se volvió canciones.

Tiago es parte del grupo de artistas que primero tuvo hits y después tuvo disco. Es de los que que gigaron por el mapa, traspasando las fronteras locales, antes de tener premios por venta de placas. Tiago es de los que lleva la música de la escena argentina al mundo y de los que supo ganarse el respeto de varias generaciones.

El show, que duró dos horas, nos permitó conocer cómo suena la placa en vivo y también disfrutar de todos sus hit. A lo largo de la noche lo acompañaron artistas como: María Becerra, Lit Killah, FMK, Khea y Rusherking entre otros.

Dos horas de baile y gritos en donde no faltó la emoción no solo por ver como un pibe de barrio cumple su sueño sino por canciones que saben arder por dentro. El límite de estos pibes es realmente incierto pero no caben dudas de que todos tienen un enorme camino por recorrer.

Continue Reading

Shows

El Huracán arrasó Córdoba

Published

on

Guasones se presentó el pasado viernes en la ciudad cordobesa, más de 3000 personas se acercaron a la Plaza de la Música para disfrutar de un show impecable.

Si bien el motivo de la gira que la banda liderada por Facundo Soto está realizando es el de presentar su último material discográfico, El Huracán, Vol. 9, en esta oportunidad la grilla estuvo marcada por un repaso general de los 25 años de trayectoria de la formación. 

Un espectáculo de casi dos horas donde los fanáticos de Guasones pudieron disfrutar con gran euforia todos los clásicos de la banda.

Del álbum Como animales tocaron Sueños son, Me muero, Estrellas, My love, Estupendo día, Baila Baila, Todavía y Amaneciendo. De Toro Rojo sonaron, en el cierre del recital, Reyes de la noche, Gracias y Dame. Los temas de Esclavo fueron Pasan las horas, Como un lobo y Farmacia.  La banda eligió tocar dos canciones de Parque de depresiones, éstas fueron Me estás matando y Ya estoy subiendo. La Plaza de la Música explotó con los clásicos del disco Locales Calientes: Pobre tipo, Tan distintos e Infierno Blanco.  De Hasta el final nos deleitamos con Espejo Roto, Nada que Ganar y Leila. Para la presentación oficial del último material de la formación, El Huracán Vol. 9, escuchamos y cantamos La vida es así, El Huracán y un mix de El tren con Flores Negras (éste último pertenece a Toro Rojo).

De los músicos solo resta decir que estuvieron impecables, muy conectados, con un sonido de lujo. Soto, como buen frontman, durante toda la velada recorrió el escenario de punta a punta, y si bien no hizo grandes monólogos, las veces que se comunicaba con la audiencia era para demostrar su gratitud y cariño. Con manifestaciones como “¡vamos Córdoba la puta madre!”, o “¡Muchas gracias! ¿Cómo la están pasando? Es un placer venir a Córdoba. ¡Mira cómo está esto! para nosotros es un sueño, volver después de estar peleando con la gripe y todas esas mierdas”.

 Los guitarristas Maxi Tym y Matías Sorokin dieron cátedras con sus solos, mientras que las bases del bajista Esteban Monti, del baterista Damián Celedón y del tecladista Germán Wiedemer nos deleitaron con su sonido bien rocanrolero.

Una noche excelente donde la alegría, el canto y el pogo fueron los protagonistas. 

Continue Reading

Lo más visto