Connect with us

Shows

Festival Buena Vibra 2019: una maratón de música independiente

Published

on

No fue una edición más. El Malvinas Argentinas albergó uno de los festivales más ambiciosos que la escena independiente tuvo en el nuevo milenio. En una tarde inmejorable, el Buena Vibra tuvo momentos rutilantes y mucha crítica al gobierno. Corriendo la Voz estuvo presente y te acerca un repaso de la maratón del indie.

Es la una y media de la mañana. El pitido en los oídos deja en segundo plano todo lo demás, el cuerpo de todo aquel que ya no tiene 20 acusa recibo de una larga jornada de estar de pie, caminando, saltando y bailando. Casi doce horas antes, comenzaban a poblarse las inmediaciones del Estadio Malvinas Argentinas, en la mítica República de La Paternal.

Como era de esperarse, la puntualidad no fue posible: las puertas abrieron una hora y media después de lo estipulado en la convocatoria del festival, por lo que les primeros habitantes del predio del Malvinas fueron escuchando, mientras ingresaban, las primeras canciones de Ainda Dúo. La banda encabezada por Esmeralda Escalante y Yago Escrivá fue la encargada de abrir el Escenario Füturock: con el dulzor de sus melodías y la voz de su cantante, fueron aplacando las incomodidades de una espera que obligaba a recluirse en los pocos focos de sombra disponibles en la entrada del predio. Minutos después, abría el Escenario IndieHoy, con Valdés, el dúo pop cordobés formado por los hermanos Eduardo y Pancho Valdés, que le puso house y algo de funk para comenzar a mover los cuerpos de varios grupos de jóvenes que quisieron estar desde el minuto uno.

Valdés

No había lugar para desajustes: en cada escenario podía verse una pantalla con la cuenta regresiva correspondiente a cada banda: cuarenta minutos para las primeras, hasta extenderse a más de una hora las últimas. No había un minuto de silencio ni de descanso entre banda y banda. A las cinco en punto comenzó el tiempo de Banzai FC, una de las sorpresas tempranas del Buena Vibra. Llegaron también las primeras críticas y abucheos al gobierno de Cambiemos: de fondo sonaban declaraciones del presidente Mauricio Macri para convocar al ya clásico hit del mandato. Con una mezcla de géneros que van del tango hasta el funk, con teclados y vientos al frente en largas composiciones instrumentales, los Banzai atrajeron la atención de les distraídes. También generaron la primera sacudida de la tarde con la visita de WOS, el rapero y freestyler campeón de la célebre Batalla de Gallos (competencia internacional de Freestyle), quien participó en la composición y grabación de dos temas de su reciente álbum debut. Además de los temas que comparten en el disco Generación TV: Temporada 1 (ahí donde WOS dispara “quieren matarme por decreto / si no me revelo y canto / eso será cuestión de tiempo”), dieron lugar para una filosa improvisación del joven rapero que incluyó mucho de actualidad:Si cierran C5N que quilombo se va armar o por si hay algún distraído que piensa que no hay talento femenino (que no sería la única alusión de la tarde al productor José Palazzo) fueron alguno de los remates más ovacionados de la impro.

Banzai FC

Además de los dos escenarios, el festival incluyó un espacio cubierto con feria, juegos, y stands de diversos proyectos y marcas (desde una reconocida peluquería hasta disquerías, pasando por pedales de efecto y baterías electrónicas); hubo espacio también para muestras fotográficas, maquilladoras itinerantes y metegoles. No faltaron las artes visuales, con un grupo de artistas convocados por Posca, fabricante de marcadores artísticos, y también un patio cervecero sectorizado (dado que el festival era apto para todo público) desde donde podían verse los diferentes escenarios en una pantalla gigante. Hubo una importante diversidad de propuestas para quienes querían aflojar la atención o descansar los oídos por unos minutos.

Apenas apagado el escudo de Banzai FC del escenario Futütock, Las Ligas Menores comenzaron su lista en el otro extremo del predio. En su primera fecha del año en Buenos Aires, la banda encabezada por Anabella Cartolano entregó las canciones favoritas del público que se agolpó para verlas. Las más coreadas: El Baile de Elvis (“y de la manera más feliz / así te voy a recordar”), Accidente y A 1200 km (“prefiero el silencio de la montaña / a escucharte hablar una y otra vez de cómo nunca perdés”) de su disco debut homónimo. De su último disco, Fuego Artificial, sonaron los nuevos hits En invierno, Peces en el mar y ese exquisito retrato depresivo pos-separación Ni una canción (“hay que dolor / prefiero dormir todo el día de hoy / sin pensar en las cosas que tengo que hacer”), para la cual tuvieron el segundo gran invitado del Buena Vibra: Gustavo Monsalvo, el Niño Elefante amo de las cuerdas de El Mató a un Policía Motorizado. “Gracias por cantar con nosotros”, saludó Cartolano sonriente desde el escenario.

Las Ligas Menores

En seguida Los Militantes del Clímax largaron con su show, los primeros en incluir una propuesta artística por fuera de lo musical. Tanto en la apertura como en el cierre, los Militantes se ocuparon de dar su mensaje: mediante las rutilantes apariciones de Frank Bersi, encargado de las representaciones teatrales en la banda, hablaron de curas abusadores y de la hipocresía detrás de los abusos intrafamiliares, como así también del aborto clandestino. Entre ambos actos, los Militantes llenaron el aire de sus versos con alto contenido crítico, cuestionando desde ciertas posturas del rap (o les raperes), hasta el modelo productivo nacional. Son tiempos complicados, la guita no alcanza para nada, lanzan desde el micrófono, entre funk y rimas, con un sonido que lo emparentó bastante con lo que Banzai FC había hecho minutos atrás.

Con el sol escondiéndose tras el microestadio, un público agradecido de la sombra recibió a Bándalos Chinos, banda liderada por Goyo Degano que parece –por su estética y su sonoridad-  extraída desde los 80. Los Bándalos se encargaron de switchear el agite y el pogo de los Militantes por una pista de baile multitudinaria frente al escenario IndieHoy.  Degano tuvo que detener el show para que la Cruz Roja intervenga y asista a une de les tantes descompensades que tuvo la jornada agradable, pero calurosa. Los tres puestos de hidratación –no indicados en el mapa del predio- no eran suficientes para los más de diez mil asistentes que terminaban por hacer visitas regulares al baño para rellenar botellas de plástico, lo que, considerando la inmensa cantidad de gente que poblaba todo el predio, se convertía en toda una travesía (casi tan tortuosa como pagar $80 o $100 pesos por una botellita de agua, la otra alternativa). El show continuó fiel a la premisa y Bándalos Chinos entregó un buen rato de pop bailable, con tintes funk y un repertorio dominado por material de BACH, su LP lanzado el año pasado

Bándalos Chinos

Eran las siete y media y, aunque parecía haber pasado un montón, recién llegábamos a la mitad del festival. Parafraseando a un célebre productor de la industria mediática televisiva: «lo mejor estaba por venir». Así fue que llegó uno de los momentos más potentes de todo el festival: el set de Marilina Bertoldi. La expectativa por su presencia no sólo estaba dada por su brillante presente musical, sino por sus declaraciones en torno al premio otorgado por el Suplemento No y a las declaraciones de José Palazzo, productor del Cosquín Rock. Así fue que entre la dulce mezcla de rock y funk que entregan las canciones de Prender un fuego, su impecable último material discográfico, y los clásicos como Sexo con Modelos o Cosas Dulces, Marilina dijo lo suyo. Ahí donde la estridente Tito Volvé cierra con “ay cómo les duele comerse el viaje / se enojan sólos / vayan con mamá”, Marilina lanza su dedicatoria:para vos, José Palazzo.

Marilina Bertoldi

Si en cada artista presente en el Buena Vibra dio motivos para bailar, el tándem LoutaEl Kuelgue fue uno de los picos más altos para mover les cuerpes. Con estilos y propuestas bien diferentes, cerraron lo que podríamos delimitar como el segundo momento del festival. Louta tuvo lo que lo hace ser un éxito: música, baile, rimas, teatro, color y papelitos. Abriendo con su clásico Todos con el celu, pasando por Somos tan intensos y la pesada Uacho (con Marilina Bertoldi), hasta terminar con Palmeras, sólo con teclados de fondo. En el medio: coreografías, astronautas peludos con cabezas de bolas de espejos se dieron un abrazo, puestas en escena, un meneaito y Louta cantando y bailando sin parar. Minutos después, del otro lado del predio, El Kuelgue regalaba su música y sus momentos de humor. Los personajes de Julián Kartún entran y salen de las canciones, tanto como las referencias a la actual crisis: te das cuenta / volvimos a vivir en los 90”, canta Kartún entre escenas típicas de la década menemista en Parque acuático, y grita: ¡hay que separar la Iglesia del Estado!, en el medio de Cristo es Marquitos Di Palma (“¡Cumbia sí / trabajo no!»). Entregaron también momentos épicos, con un Kartún extasiado de autotune interpretando el viral Amor, comprensión y ternura, mientras se peleaba con los reflectores del escenario. “Te hicieron votar a un millonario que no sabe ni hablar”, verseó Kartún antes de despedirse.

Louta

Con coloridas flores adornando el escenario, una locución en portugués con subtítulos en pantalla lanzaba un llamamiento: en lugar de desistir / digan conmigo resistencia / más días de lucha / por menos días de luto, y finalizaba con una U y una S gigantes, mientras les jóvenes se acercaban al escenario, Usted Señálemelo ocupaba sus puestos. Los mendocinos cumplieron las expectativas de su también joven público, con un poco de postureo adolescente y mucho de cuidadísimas composiciones musicales, que los ubican como una de las propuestas más poderosas del indie nacional de los últimos años. Aguetas, Pana, Puedo morir, Puedo caer , fueron algunas de las canciones que regalaron a un público que, tal vez, no conocía el único cover que hicieron, Sinfonía Americana, de Los Abuelos de la Nada, canción que doblaba en edad a muchos de los más fanáticos de los Usted. «Buena vida, chabón«, lanzó Juan Saieg en uno de sus pocos comentarios entre canciones. Desde el otro lado, los músicos de Los Espíritus se asomaban a las vallas del escenario Füturock para no perderse a los mendocinos. Entre los “olé olé olé / usted usted”, Saieg pidió “una foto para el insta”, y los US se dispusieron con su público de fondo para inmortalizar la noche.

Usted Señálemelo

Quedarían los cierres en una noche que se iba a extender más allá de lo previsto. Los Espíritus hicieron lo suyo cerrando el Escenario Füturock: los clásicos de sus tres discos (y medio, contando el Guayabo de Agua Ardiente), y El árbol de los venenos, adelanto de su próximo disco. Los más festejados: La mirada, Perdida en el fuego, El viento y Perro chico, ese canto desgarrador de la niñez precarizada y marginal. El público tuvo también su clásico berretín en el cierre con La rueda que mueve al mundo, armando esa corrida circular para ilustrar una pieza que critica el consumismo y derroche capitalista, y despidiendo a la banda con el coro de: “en las noches / en las noches”.

Los Espíritus

Algunes habrán dicho basta y emprendido la retirada antes de tiempo, pero todavía quedaba el broche de oro: Sara Hebe y Ramiro Jota cerraron el Escenario IndieHoy y el Buena Vibra al mismo tiempo, con pura cumbia y ritmo antifascista. Con las rimas combativas de La nueva Ley, Pucha o la popularizada El Marginal, Sara Hebe dio una patada a cierta monotonía que tenía atrapado al público que cumplía su novena hora de música ininterrumpida: sin postureos ni pretensiones, tanto en sus letras como en su staff de bailarines de-generades, pusieron el cuerpo y escupieron en la cara del poder, del prejuicio y del fascismo. Para vos que sos re yuta / la Loola es mujer y se le para, lanzó desde arriba Sara Hebe, junto a una de las bailarinas travestis que levantaba un cartel con la consigna: «Basta de travesticidios«, dejando un mensaje bien claro su postura frente a debates que algunos sectores parecen querer reflotar dentro del feminismo. Perreos, tetas libres, cumbia rap contra toda dictadura: el Festival Buena Vibra terminó bien arriba justo con una puesta que no ha sido la usual ni en esta edición ni en ninguna de las anteriores, y eso es, también, un punto a favor del festi que se define como “el más lindo del mundo”.

Vagaboom y Asado de fa fueron los últimos hits que regalaron Sara Hebe y Ramiro Jota, cuando el reloj marcaba la 1:30 y la jornada maratónica llegaba a su fin. En la injusticia crecerá nuestro grito, fue la frase final, estampada con aerosol en una tela blanca, con la que Sara Hebe y su crew cerraron un festival que no habló mediante presentadores, pantallas ni mediadores, sino a través de sus artistas.

Fotos: Marcelo Javier Moreno

Shows

El poder de las chicas: ser fieles a las ideas

Published

on

Festival Grl Pwr de Córdoba. Foto: Constanza Juan.
Fotos: Constanza Juan

Este sábado por la tarde se abrieron las puertas de Club Paraguay para que podamos vivir una jornada increíble. El Festival Grl Pwr edición Otoño 2022 nos esperaba con una grilla de artistas impresionante: Barbi Recanati en dúo con Lux Raptor, She Devils, Lucy Patané, The Colorated y Gaba. La musicalización en la previa y en los intermedios estuvo a cargo de de Dj Marti Muerte y DJ Flor Aquin. 

Lo interesante fue que a pesar de ser una grilla invertida donde las bandas más fuertes fueron quienes dieron la apertura del festival, la audiencia se quedó a disfrutar hasta el final del mismo.

Un dato color fue que al ingresar a Club nos encontramos con los stands de la feria de arte y diseño Artrash. Donde había una gran variedad de productos muy tentadores, desde comida vegana, indumentaria customizada, aros, unos cupcakes super apetitosos, medias muy divertidas, hasta un stand de sex shop. También si queríamos teníamos la opción de hacernos unos tatuajes in situ.

El Festival

A las 19hs subió al escenario Barbi acompañada de Lux Raptor (teclados y bajo) y luego de saludarnos, nos cuenta que había estado con covid, y que todavía estaba con algunas secuelas. Disculpándose de antemano por cualquier inconveniente porque le costaba respirar, pero asegurándonos que le iba a poner toda la fuerza. Con respecto al evento dijo: “Muchas gracias a la gente de Grl Pwr por organizar esos festivales que siempre quisimos que haya, pero no se podían hacer, porque somos buenas haciendo música, pero muy malas produciendo”. Luego de esta introducción agarró la guitarra y comenzó a tocar los temas que fueron coreados por las más de 700 personas que estaban en la audiencia. Teoría espacial, Para darte, En la frente (ni bien comenzaba con la canción le agarró mucha tos, y las chicas la alentaban con un Barbi, Barbi para que se tranquilizara que entendían su situación), Que no, Los demás, No Fueron y Frágil fueron las canciones del repertorio. 

Entre tema y tema, Recanati nos hizo un par de comentarios, y hasta nos contó anécdotas. En un momento una asistente le acercó una taza y Barbi nos dijo: “Me trajeron un tecito con miel y jengibre. Cuando yo tenía 15 años vivía en Buenos Aires y tenía una banda e íbamos mucho a ver a otras bandas. Y nuestros sueños era tocar con esas bandas, pero era muy difícil tocar, todo era muy hostil, y los pisos siempre estaban muy pegoteados y siempre había olor, y siempre arriba del escenario había muchos señores. Pero, un día vi a las She Devils, y para mí fue muy importante, porque vi que había personas como yo tocando”. 

Y el relato siguió explicándonos como ver a las She fue una forma de reivindicación para que ella pudiera dedicarse a la música. Nos dijo que el mejor día de su vida fue cuando pudo tocar por primera vez con She Devils en un local que se llamaba Navarro, donde sintió una alegría muy grande, y cerró diciendo: “…Esto muy agradecida al Grl Pwr por traerme tes arriba del escenario y muy agradecida también por dejarme volver a tocar junto a She Devils”.

Y ya a modo de despedida nos dio el último comentario de la tarde: “Voy a hacer una canción más, porque yo sé que hoy es un día muy especial. Les cuento que a Lucy la conocí en Casa Zombie que era un lugar donde las She Devils hacían un montón de movidas… Ahí aprendí mucho y vi muchas cosas… Antes dije que no sabemos producir, pero en realidad quienes están hoy en la grilla sí saben producir, así que esta canción es para mi amiga Pat”. Dedicándole Dancing Barefoot de Patti Smith, porque fue justamente Pat quien le hizo conocer a la “madrina del punk”. Y así se despidió del escenario Barbi Recanati.

Festival Grl Pwr de Córdoba. Foto: Constanza Juan.
She Devils. Foto: Constanza Juan

A las 20hs le tocó el turno a una de las bandas más legendarias y transgresoras del punk argentino, las ya nombradas She Devils. Con Pilar Pila Zombie Arrese en guitarra y coros, Patricia Pietrafesa en voz y bajo e Inés Laurencena en batería. Pat vestía una remera con el logo de su propia editorial “Alcohol y Fotocopias” y Pila agradeció a Transgredete (quienes tenían su stand en la feria) por vestirla con una campera customizada. 

Morir hoy, Runaway, Drunk stuff, No importa y Control remoto fueron las primeras canciones tocadas por la agrupación, y con ellas ya se empezó a sentir el calor en la audiencia ya que acompañaron cada tema con un pogo increíble. 

Emocionada Pat nos comentó: “Estamos super contentas por estar acá, de que se armen estas juntadas. Hace tres años también estuvimos en Córdoba Capital, nos encanta viajar, juntarnos en otros sitios. Y tratar de poner en práctica todas las cosas que decimos que tienen que cambiar, bueno hay que practicarlas así que acá estamos para pasarlo bien entre todes y también fijarnos cuales son las cosas que queremos para los festivales, para que los lugares sean diferentes, para tener más acceso para todes”. 

A lo que Pilar añadió: “somos un montón de personas que siempre nos sentimos solas, entonces es muy fuerte no sentirse sola de repente. Esto está buenísimo gracias, aguante las pibas. Es espectacular ver tanta gente que hace tantos años que amamos, y que sabemos que ese amor es mutuo. Están Basofias y las Tranki Punki, personas que conocemos desde que eran pequeñas, estamos todes acompañados”. 

A Barbi y Lucy les dedicaron el tema Paseo, diciéndoles que las amaban. Para ya ir cerrando su presentación con Stella Maris, Nada para mí y Love Rules. 

El bocadillo de Pilar antes de retirarse fue: “Antes decíamos no te lo tomes a mal ahora decimos ándate a la mierda” en alusión a una de las canciones que dice “está bien vos tenés razón yo no” respondiendo a la hostilidad de muchos “chabones” que se las creen todas. 

Festival Grl Pwr de Córdoba. Foto: Constanza Juan.
Lucy Patané. Foto: Constanza Juan.

A las 20:50hs hace su entrada Lucy Patané, ni bien sube comienza a tocar los temas Clavícula, Ustedes, La osa en la laguna, Hoteles de fuego, Búhos, Ya no quedan y Cinturón. 

La maestría con la que se mueve por el escenario, su voz, y como toca la guitarra, es formidable. Como también lo es su humildad, porque en un momento se equivocó, y se le pasó un tema que estaba en la lista. Y si ella no hubiese pedido disculpas por ahí no lo notábamos al desacierto. También manifestó su nerviosismo por tocar después de las She, ya que entró en un modo muy fan que hizo que le temblaran las manos.

Una Patané muy agradecida que en una de las últimas intervenciones nos dijo: “Gracias por esa escucha, aguante el cine y las lesbianas. Aguante el festi grl pwr que me dio esta oportunidad de volver y estar acá, con este line up que es increíble, con Barbi nos cruzamos en nuestros inicios allá en un lugar que se llamaba Plasma, y soy una nueva fan de The Colorated. Gracias a ustedes por llenar este espacio sino seríamos unos loques tocando arriba del escenario sin sentido”. 

Finalizando su show con el instrumental coral Dock Sud y con el hit En Toneles.

Festival Grl Pwr de Córdoba. Foto: Constanza Juan.
The Colorated. Foto: Constanza Juan.

A las diez de la noche, le llegó el momento esperado a The Colorated, una joven artista que se sumerge en el Trap y en el electro punk y que demuestra una personalidad arrolladora. Su vestuario, la forma de moverse en el escenario y como modulaba su voz para pasar de agudos a unos graves de ultratumba nos dieron la sensación de que es una cantante que tiene un futuro increíble. La organización del festival estuvo muy correcta en describirla como un “Puro fueguito”, cuando la presentaron en sus redes sociales, porque es eso realmente puro fuego.  

Su repertorio contó con los temas Stash, Miseria, Muy Dopada, Canje, Rosa, Borderline y Guinness. Los mismos nos volaron la cabeza por completo.

Como era de esperar, se despidió agradeciendo a la organización por darle la oportunidad de presentarse en Córdoba por primera vez.

Festival Grl Pwr de Córdoba. Foto: Constanza Juan.
Gaba. Foto: Constanza Juan.

El cierre de oro para una tardenoche fantástica lo dio Gaba y su manifiesto Transpop, quien llevó adelante una performer alucinante. Bailó, cantó, hizo poses jugando con las imágenes de la pantalla, se subió a una silla e hizo un strip dance. Con una calidad admirable. Además, le dio la posibilidad a la comunidad Kiki House of Kenwa para que bailen y desfilen junto a él. Al ver tremendo espectáculo el público explotó en aplausos y gritos.  “Chicas que difícil es ser trans, performer y popstar” nos dijo Gaba luego de los vítores de la gente. 

Finalizando su paso por el Grl Pwr edición Otoño 2022, con unas sentidas palabras que considero sintetizan el objetivo de este hermoso festival: “La cantidad de mostras que vimos hoy, chiquis… Si tienen ganas de expresar todo lo que tienen adentro, háganlo; y si no saben cómo hacerlo, ahí afuera hay gente que quiere ayudarles a que concreten, a que otra mostra tal vez se suba acá arriba mañana… Sean fieles a sus ideas, a su música y a sus creaciones, que el arte nos salva”.

Continue Reading

Shows

Massacre en el Club Paraguay de Córdoba

Published

on

Massacre en Córdoba. Foto: Franco Alonso
Continue Reading

Shows

Wos pasó por Córdoba y la dejó extasiada

Published

on

Wos en Córdoba. Foto: Martín Cornejo
Fotos: Martín Cornejo

Este viernes el músico pudo por fin concretar su tan esperado debut en la capital cordobesa. El evento tuvo lugar en la Plaza de la Música y, con entradas agotadas, convocó a más de seis mil personas que tuvieron la suerte de poder disfrutar de un show impecable. Sorprendió ver en la audiencia a una gran cantidad de adolescentes y de familias con niños pequeños que estaban ansiosos por ver a su ídolo.

A las 21:30hs se apagaron las luces y en la plaza se escuchaba el coro de las miles de almas que gritaba “Wosito, Wosito”. Empezaron a sonar las primeras notas y la voz de un Valentín Oliva diciendo “Sumergiendo mi cabeza en una nube, sintiendo lo que baja y lo que sube…” de Introducción al éxtasis.  Lo sorpresivo fue que el cantante no estaba iniciando el recital desde el escenario, sino que lo hizo desde un balcón, poniendo cierto dramatismo teatral a la apertura del mismo. Una vez que terminó la canción, el artista corrió hasta el imponente escenario donde lo esperaban sus músicos Facundo “Evlay” Yalve, Natasha Iurcovich, Tomás Sainz y Fran Azorai.

El segundo tema fue Buitres y le siguió Culpa. En la parte donde interviene Ricardo Mollo se podía ver en la pantalla gigante al vocalista de Divididos cantando, mientras Wos estaba parado frente a la pantalla mirándola con una pose reverencial demostrando su respeto al legendario músico. Al finalizar la canción se estableció la primera comunicación de Oliva frente a la audiencia diciendo: “Buenas noches Córdoba, ¿Cómo estamos che? Bienvenidos esto es oscuro éxtasis… Bueno gracias por esta bienvenida, cuidémonos entre todos acá. Cualquier cosa los muchachos están dando agua, chicos hidratación, cuidémonos entre todos y vamos a matarla esta noche …”. Ciertamente, la referencia de la hidratación y del cuidado era totalmente comprensible porque se sabía que iba a ser un espectáculo donde se iba a transpirar mucho.

La energía y el carisma que Wos se transmitió con tanta fuerza que los cordobeses la replicaron a través de sus furiosos cantos y saltos. Hasta los niños que, arriba de los hombros de sus padres, gritaron y cantaron totalmente extasiados.

Sonaron Andrómeda, Convoy Jarana, y Okupa. Previo a que sonara Alma dinamita el trapero dijo: “Bueno a ver si me ayudan con esto que no me gusta cantarlo solo, así que a ver si me acompañan”. Y la plaza le respondió con total exaltación.

Luego de Lleno de zafiros y de Luz delito (aquí la minoría mayor de 30 fue la que se despertó ante este guiño ricotero), llegó el turno del free. De la genialidad de Oliva al tirar fraseos, pudimos rescatar: “…pero me parece que en la boca tengo una catapulta, tantas preguntas todas juntas y mi cabeza no puede responder es mi naturaleza me enrosco, me enrosco y me da pereza, pero veo la pileta y yo me tiro de cabeza. Así se empieza… Gracias Córdoba como va’ como va’ por acá estamos sintiendo estas cosas todas únicas antes en la plaza y hoy en la plaza de la música… cada uno se inventa su propia ley…”. Al finalizar, le siguió un impresionante beatbox (de casi dos minutos) donde el acompañamiento del baterista fue impecable. 

Pasada la primer media hora de show comenzamos a mover nuestras cabezas y cuerpos fiel al estilo punk con la canción 40, para luego seguir con la misma energía poderosa. “Vamos con una canción de amor, loco… para la mediocridad vamos a mostrarles un poco de sutilezas viste, un poquito de amor para todos los servidores que están arriba… reproduciendo información de mierda… tienen que aprender a hacer el amor me parece”, nos anticipaba el vocalista previo a que sonara Que se mejoren y que se produzca el estallido general de los miles de jóvenes pogueando y gritando.

En consonancia a todos los matices que tiene el disco que motivó la presentación, la noche pasó de momentos bien arriba a momentos más íntimos; en este caso uno de esos momentos fue cuando sonaron Pared de cristal y Arrancármelo. Previo a que sonara el último hit, Valentín tomó su guitarra acústica se sentó junto a Evlay y dijo: “Ahora si vamos con una canción nueva, así que esta es ayuda real que estoy pidiendo. Es un tema que venimos cantando hace muy poco…”. De nuevo el coro de la audiencia estaba a la par de la voz del cantante, acompañado de miles de brazos celulares levantados que se movían al compás de la canción.

Vuelve a ponerse movida la noche con los temas Contando ovejas, Niño gordo flaco, Fresco, en esta canción tiraron las pelotas gigantes al público, y Cambiando la piel, aquí fue el segundo free que tiró Wos en el medio de esta canción.

En alusión a la gran cantidad de padres que vinieron a acompañar a sus hijos, el vocalista dijo: “Estoy muy contento de estar acá loco, ahora vamos con una que le sigue doliendo a los padres. Que acá se ve que se hicieron cargo bastante me parece…” y así volvió a explotar la plaza con la canción Canguro. A este tema le siguió Melón vino.

Retomando la intimidad Wos se vuelve a sentar en el piso del escenario, saluda al público y comienza a cantar Mirá mamá. Volvieron a subirse los celulares y el coro juvenil acompañó a todo pulmón cada palabra de la emotiva canción. 

Anticipando la conclusión del show, Valentín comentó: “Estamos llegando al final, se puso re piola esto no, ¿Cómo están che? ¿Como está Córdoba? Esta necesidad de preguntar cómo están (se ríe de él mismo). Yo estoy bien gracias, la estoy pasando muy bien. Todo esto es posible gracias a este grupo grande de gente que está laburando acá, del sonido, de audiovisuales, del escenario, de seguridad, etc, gracias a todos los que están laburando acá y gracias a ustedes por venir. Nos vamos a ir con estas canciones que han sido unas lindas catarsis para mí en momentos menos luminosos que este, así que este el final…”. 

Y esas canciones catárticas fueron Gato negro y Mugre. Siendo las once de la noche saludó, agradeció y prometió su regreso a Córdoba con un “hasta la próxima”. Pero la audiencia no se aguantó y reclamó el tema que estuvo pidiendo durante toda la velada, mientras gritaba el clásico “una más y no jodemos más”. Es así como lo tan esperado pasó, el fantástico juego de luces se volvió de color violeta y los músicos volvieron al escenario para dar el gran final merecido con la canción Púrpura. Para cerrar esta fantástica noche Wos pidió la foto final, pero pidiéndonos que pongamos nuestras caras más feas.

Lo que se vivió el viernes nos deja con la esperanza de que hay en artistas como Valentín Oliva un increíble futuro, con una gran calidad creativa, musical y de interpretación. Y justamente es por esto que este gran músico se abrió camino y cosechó esta masiva audiencia que lo sigue. Y lo más probable es que para muchos de los asistentes este show fue una experiencia inolvidable no solo porque vieron por primera vez en vivo a su ídolo, sino que también porque pudieron vivir en carne propia lo que es asistir a un espectáculo masivo.

Fotos: Martín Cornejo

Continue Reading

Lo más visto