Connect with us

Entrevistas

#Entrevista Forestar: el placer de la forma

Published

on

Que Rosario es un epicentro musical no es ninguna novedad. La ciudad vio nacer referentes que ya forman parte de nuestra música y posee una historia rica en géneros y propuestas musicales. Hoy, la movida indie vibra con más fuerza que nunca, sobre todo entre les más jóvenes, que habiendo nacido y crecido en un mundo globalizado, apuestan a crear con influencias de lo más dispares, provenientes de distintos puntos del planeta.

Forestar es precisamente un ejemplo de esto. La banda, conformada por Genaro Carranza (guitarra), Gabriel Schubert (guitarra) y Jonathan Gómez, es uno de los referentes más recientes de la ciudad y del país de un género conocido como Math Rock. Originario de Estados Unidos, el math rock nació como una vertiente del rock progresivo, que recibió influencias de otros géneros como el post-hardcore, el emo-core y el post-rock. 

La imagen más estereotipada del género lo define como música experimental, difícil de escuchar y que requiere de mucha habilidad tanto compositiva como técnica. En efecto, se cree que el nombre nació con intenciones despectivas a partir del comentario de un amigo del guitarrista Matt Sweeney que decía que “él escuchaba una canción y no reaccionaba de ninguna manera; y después sacaba su calculadora para darse cuenta qué tanto buena había sido”

Sin embargo, el math rock es mucho más que virtuosidad y show off, y la variedad de bandas y proyectos musicales que componen su escena así lo demuestra. Aunque tuvo origen en tierras norteamericanas, hoy tienen exponentes en todo el mundo, incluida Latino América; y, en algún casos como el de Japón, se ha consolidado una escuela propia, con una estética y estilo distintivos. “Si vos te fijás hoy, EE.UU. tienen súper bandas pero Europa también. Todas al mismo nivel. La banda más importante un festival puede ser de cualquiera de esos países” dice Gabriel Schubert, al respecto.

A nivel local, forestar es una de las pocas bandas que asume la etiqueta de math rock pero se apoya en una comunidad mayor, de musiques relacionades con el indie en general y que comparten un mismo impulso por generar cosas diferentes. “Dentro del indie todos están buscando sonidos nuevos. Nosotros de repente nos encontramos compartiendo escenario con bandas indies que hacen canciones pero que enganchamos perfectamente. Porque escuchás math rock y decís “este género no lo puedo poner a tocar con cualquier otra banda” y, sin embargo, se dan cruces que están buenos” explica Jonathan Gómez. Los tres señalan en particular el caso de Lucas Roma y su sello discográfico Remedio Casero Discos, que nuclea a artistas de la ciudad como los Bubis Vayins, Rosedal, Jimmy Club, entre otres. Por más disímiles que puedan parecer estos proyectos, hay un hilo conductor que los reúne y los convoca, generando un ambiente colectivo muy productivo.

Estos vínculos fueron, en efecto, los que dieron origen a forestar como tal: Gabriel y Jonathan se conocieron cuando tocaban en otras bandas (Risotragia y Cisne, respectivamente) que compartían escenarios e incluso proyectos, mientras que Genaro tuvo su primer acercamiento a partir de encontrarse en los shows. Esta dinámica, en las que los límites entre bandas y entre público y artistas son muy flexibles, dio origen a un colectivo musical que lleva el nombre de El ruido exterior: «siempre tuvimos nuestro círculo de gente más freak que no tenía ningún problema en encerrarse en un lugar a escuchar una música que era atípica y que no suena en ningún lugar más que en ese lugar. Con el paso del tiempo, fuimos siendo más y más y nos fuimos conociendo entre todos. El colectivo está bueno en el sentido de que acá, a nivel local, no puedo decir que hay una movida de math rock y, por eso, viene bien un colectivo de música experimental porque lo que sí es seguro, es que cualquiera de las personas que ve una banda, el resto de las bandas también le agradan, les encuentra un hilo conductor.» explica Gabriel.

Pero los lazos de amistad y de estética van más allá de los límites de la ciudad: forestar también forma parte del sello discográfico Anomalía, radicado en Buenos Aires, que reúne proyectos vinculados al math rock y géneros similares. “Con Anomalía había un acercamiento previo, por Cisne, porque habíamos hecho intercambio con bandas del sello, con bandas como Mal Viaje que vino a tocar acá cuando tocamos con Cisne y después nosotros fuimos a tocar allá. Ya nos conocíamos las caras. Cuando sacamos el disco con forestar, lo escucharon los chicos allá y flashearon. Ahora el vínculo es constante. Se generó una hermandad ahí re zarpada» cuenta Jonathan. 

El sello fue central para la banda. No sólo porque incluyó en su catálogo el primer disco del trío, forestar, sino porque los empuja constantemente a generar cosas nuevas y los alienta en sus impulsos creativos, haciéndolos sentir parte de algo más grande que ellos tres: «cuando vino a tocar Puerto Austral, cayó la banda pero también cayeron personas del sello, que vinieron a agitar nomás, que se te clavaron todo el recital adelante de todo. Son un colectivo que te re agita un espectáculo, te lo levantan» afirma Jonathan. Y Genaro agrega: «también te cebás. Vas proponiendo cosas y cuando ves que hay más gente que vibra con la misma onda, que te re impulsa, a nosotros nos está re empujando. Desde allá todo el tiempo nos tiran buena onda y nos agitan».

El proceso de creación del disco refleja no sólo las particularidades de forestar sino también las características que hacen del math rock un género con mucha potencialidad y espacio para empujar las barreras de lo creativo. La idea nació como algo de dos guitarras, a las que potencialmente se le podía sumar una batería; el bajo nunca estuvo en los planes de la banda. La intención fue romper con los roles tradicionales y nivelar a los instrumentos, incluso a la voz, que si une escucha el único tema cantado del disco, puede notar que no resalta sino que ocupa su lugar dentro de un entramado mayor. Esta intención puede verse sobre todo en el trabajo minucioso que realizaron sobre la batería: «yo siempre digo que es anti intuitivo. En la mayoría de las bandas, el baterista, en general, se sienta, escucha el tema y ya la agarró el beat, ya sabe qué base funciona y ya lo hace caminar al tema. En este caso, era diferente porque no tenía puntos de referencia de dónde agarrarte, entonces necesariamente tenías que plasmarlo en un papel, por lo menos, para empezar a hablar de armar un poco la forma de las canciones y empezar a pensar bases que funcionen a partir de lo que tocaban los chicos. Hay una cuestión más compositiva de la bata, en la que nos sentamos a ver golpe por golpe. Lo cual en general no pasa: el baterista se pone a hacer una base e improvisa dentro de esa base. Ya si agarrás una base, la desarmás, buscás golpe por golpe, sabés en qué lugar tenés que acentuar y ahí armás la bata y hacés que el riff de ellos de repente tenga todo el sentido, está bueno» explica Jonathan. 

Esta minuciosidad está presente en todos los niveles. Desde el comienzo, ya tenían una idea de cómo tenía que sonar que funcionó como guía y que los sostuvo en un nivel de trabajo a través de las diferentes etapas: composición, grabación, mezcla, producción pero también a la hora de llevarlo al vivo: «trabajamos las dinámicas. Tocamos en lugares muy diferentes el uno del otro y trabajamos la capacidad de tocar en un volumen muy bajo o de tocar con toda. Eso en el vivo te da una libertad y una liviandad a la hora de tocar porque ya lo practicaste. Sabemos que siempre con las bandas vos armás los temas, salís a tocar, gastás esos temas y en un momento te decidís a grabar. Y por lo general cuando sale, después de la mezcla, que son tiempos muy largos, ya estás haciendo otra cosa. Nosotros terminamos de componer el último tema y ya estábamos listos para grabar. En cierto punto, hace que uno crea más en el proyecto, porque si vos componés algo y lo escuchás al poco tiempo, todavía estás vibrando con eso» sostiene el baterista.

 

Esta libertad viene dada, para ellos, por el género mismo, que se ha caracterizado por una puesta en valor de todas las aristas involucradas en el quehacer musical, abriendo nuevos caminos para la expresión y, sobre todo, la experimentación. Este término circula muchísimo para definir a la música contemporánea pero forestar se pregunta si acaso ese experimentalismo no se ha convertido en una fórmula más de las que circulan: «vos podés tener algo muy complejo pero que, cuando lo alejás, a nivel global, sea muy repetitivo o todo dure lo mismo. La música a la que le dicen experimental, le terminan poniendo la etiqueta por el sonido, por el compás u otra, más que por esa cuestión formal de la que sí te cuesta despegarte, lo que más cuesta desentramar, la forma. Se puede considerar a la forma como un elemento para decir cosas« sostiene Gabriel. 

Y, en efecto, la apuesta de forestar viene por un nuevo lenguaje, ligada a la forma pero también al deseo de expandir las maneras del decir, de expresar y de sentir. No se trata de limitarse sino de abrirse a las posibilidades creativas y de desafiarse a imaginar lo nuevo. Así lo explica Gabriel Schubert: «es como si uno pudiera poner cualquier cosa, si uno se imagina cómo implementarlo. Si vos lo podés implementar y entendés la estética, yo creo que eso te da libertad de que el estilo termina siendo(te) un lugar en el que realmente podés depositar las cosas que realmente querés hacer».

Continue Reading

Entrevistas

#Entrevista Sandra García: «Celebro poder cantar historias reales»

Published

on

Sandra García es una cantante, pianista y compositora que luego de una exitosa trayectoria como una mitad del dúo Tercera Voz, decidió saltar del trampolín y embarcarse en un proyecto solista. Durante el mes de septiembre, presentó su primer disco titulado A flor de piel y se estará presentando este jueves 7 de noviembre en Clásico Fernández. En la previa del show, Corriendo La Voz tuvo la oportunidad de hablar con ella para conocer más sobre el disco, sus influencias y la importancia de cantar lo que tenemos adentro. 

(más…)

Continue Reading

Entrevistas

#Entrevista La Descarga de gira por España: el fuego de la salsa argentina

Published

on

La Descarga es una big band de salsa integrada por 14 músicos que tiene 10 años de trayectoria. Mejor conocidos como «los creadores de la salsa argentina», ya cuentan con tres discos de estudio en su haber y hace poco realizaron su segunda gira por España, con un derrotero que los llevó por diferentes ciudades como Madrid, Barcelona y Zaragoza. Corriendo La Voz tuvo la oportunidad de entrevistar a Gustavo «Tano» Martelli, cantante y director musical de la banda, para preguntarle más sobre la gira española, el género y lo que se viene para el grupo. 

La relación de La Descarga con España ya tiene su propia historia: viajaron por territorio español por primera vez el año pasado y en palabras de Martelli, «sembraron tanto que ya este año se armó una gira por muy importante, 8 conciertos en 12 días». La gira los llevó por bares salseros como Idea Bar y Café Berlín pero también por otros escenarios más masivos. En efecto, en Barcelona participaron de «la Salsaloneta», un evento que se realiza en la Barceloneta, al aire libre: «es como la fiesta patronal de Barcelona. Había muchas compañías de baile que mostraban sus coreografías y nosotros cerramos el evento, tocando ante mucha gente, varios miles. Un evento increíble, con un sonido, una infraestructura, un escenario con todo y bueno, arrancamos a tocar y la gente realmente no sabía ni un tema. El show fue de abajo para arriba y en un momento estaba toda la gente bailando y aplaudiendo cada tema, y cantando algunos coros. No lo podíamos creer. Fue una fiesta increíble. Fue como un golazo de media cancha.»

La gira no sólo fue una cosecha de nuevos públicos sino también una oportunidad de generar vínculos más cercanos con otros artistas: «en la Barceloneta se subió a cantar con nosotros el cantante de Tromboranga, el grupo más importante de salsa de Barcelona. Y él conocía nuestras canciones, por medio de Facebook, de Instagram se hizo amigo nuestro y ya hablamos de hacer un tema con él». También estuvieron grabando material audiovisual con la cantante pop Georgina, con quien esperan poder seguir colaborando y reversionar un tema de ella con un arreglo «a la Descarga»

Este paso triunfal por España llegó en un año muy especial para el grupo. En Julio celebraron sus primeros 10 años de carrera con un gran show en Uniclub, en el que el apoyo del público fue tal que tocaron con localidades agotadas y dejando gente afuera. Martelli recalcó que no podrían haberlo hecho en otro lado porque allí nació el germen de lo que hoy es la Descarga: «es el lugar que nos vio nacer. Crecimos y nacimos ahí como orquesta. Pasamos de ser una jam latina a ser una orquesta que se llama La Descarga. Tuvimos 10 años de proyección, tres discos encima. Los 10 años los teníamos que cumplir ahí mismo. El Uniclub tiene una técnica, un sonido y unas luces que están buenísimos entonces tocar ahí para nosotros es una tranquilidad; sabemos que nos vamos a montar en ese escenario y que vamos a sonar bien porque lo conocemos. Y tiene cada vez mejores cosas».

El paso de ser una jam latina a una orquesta de salsa significó también una evolución en el sonido. Comenzaron haciendo covers de artistas reconocidos pero progresivamente fueron incorporando material propio y con éste, fueron abriéndole la puerta a «la salsa argentina» como tal: «Es algo que nosotros nos vivimos cuestionando. Porque, por momentos, uno haciendo salsa en la Argentina es como un género que no es de ahí. Pero si nos remontamos a otros géneros como el reggae, que es algo que suena mucho en Argentina, o el rock, tampoco son argentinos. Los géneros argentinos serían el tango, una chacarera, lo más tradicional. Pero nosotros, a la hora de componer, no nos sale eso. Nos sale música latina, salsa. Porque es lo que nos gusta, lo que vibramos día a día. Es la música que escuchamos

«En un momento dijimos “como en el rock nacional” que se hizo “nacional” después de mucho tiempo, es un sello que se puso y ya hoy en día suena diferente al de otros países. En la salsa, es lo mismo. Es una cuestión de tiempo. Hace 10 años por ahí la salsa no se escuchaba tanto, no había tantas orquestas. En 2008, 2009 cuando nosotros arrancamos, no digo que fuimos los precursores porque siempre hubo orquestas pero sí fue una llamita que se prendió y duró 5 años tocando en el Uniclub, todos los miércoles. De ahí salieron muchas orquestas de salsa que hoy en día están sonando. A nosotros nos pone hasta orgullosos. No digo que seamos los únicos responsables, lo único que hicimos fue encender un fueguito. Y después cada uno le fue poniendo leña».

Lo construido hasta ahora por la orquesta ha dado sus frutos pero ellos no paran. En España presentaron nuevo material, la canción Todos nacemos locos, que será lanzada pronto en formato audiovisual pero, además, Martelli le anticipó a CLV que se vienen dos covers, con el toque especial de La Descarga, de dos clásicos del rock nacional: Demasiada presión de Los Fabulosos Cadillacs (banda de la que Martelli formó parte) y Confesiones de Invierno de Sui Generis. La iniciativa vino de parte del DJ Pablo Bat, amigo del grupo, quien los invitó a participar de su proyecto discográfico que reúne colaboraciones con orquestas de todo el mundo.

La primera década de vida de La Descarga tiene un saldo más que reconfortante si se piensa en todo lo aprendido y lo logrado pero quizás el mayor motivo de celebración sea el camino hacia una identidad musical propia, no sólo del conjunto en sí, si no de la salsa argentina, que, lejos de encasillar, parece ser un espacio de creatividad y libertad: «es un orgullo que en un momento haya empezado a sonar la salsa argentina, con nuestro vocabulario. Nosotros no tenemos palmeras o el Caribe, no comemos ajiaco; comemos asado, tomamos mate. Entonces nuestras canciones hablan de eso, de lo cotidiano que nos pasa a nosotros. Si uno como orquesta hace temas de Rubén Blades y Oscar D’León, a la gente le va a ser más fácil escucharlo pero no es nuestro camino. Eso tiene un techo muy corto y a nosotros nos gusta tenerlo “descapotado”. No tener límites arriba: que la música fluya«.

Continue Reading

Entrevistas

#Entrevista La Joven Guarrior: «El teatro es una arena donde las múltiples disciplinas ejercen un diálogo»

Published

on

La Joven Guarrior es una orquesta teatral de música popular que hace más de 10 años atraviesa la escena porteña conjugando en sus espectáculos música, teatro y poesía. Llevan editados cuatro discos de su autoría: en 2008, Semana Santa, en 2010 La conquista del Desierto, en 2013 Las Invasiones Inglesas y hace un año, A lo lejos sonaban disparos. Ésta última producción supuso el fin de la etapa acústica del ensamble y el comienzo de un nuevo sonido eléctrico.

Pero además, A lo lejos sonaban disparos se transformó en un espectáculo teatral, dirigido por Juan Parodi, en donde los músicos son personajes, las escenas se suceden acto a acto y la escenografía, la iluminación y la dramaturgia están al servicio de sus canciones con mucho sentido del humor. Corriendo La Voz tuvo la oportunidad de entrevistar a La Joven Guarrior y preguntarles más acerca de su propuesta artística multifacética que no te podés perder. 

(más…)

Continue Reading

Lo más visto