Connect with us

Shows

#Cronica La misma sed, el mismo otro lugar: Acorazado Potemkin en Niceto

Published

on

Acorazado Potemkin brindó una verdadera fiesta en la temprana noche de Niceto. Con su sonido característico que escapa a las etiquetas fáciles, entregó un show centrado en su último disco, visitando sus producciones anteriores. Corriendo la Voz estuvo presente en una noche en la que no faltaron ni los pañuelos verdes

No somos los mismos, no se puede ocultar

Era la noche de Acorazado. Esa cita de tantas que se imponía casi como obligación: había que estar. Se sabía de invitades, de visuales y de la potencia. Habría recursos y despliegue. Sobre todo, habría en el escenario una banda que está pronta a cumplir sus primeros diez años de vida y que desde sus comienzos propone un sonido diferente, difícil de encasillar, para muches hasta difícil de procesar en las primeras escuchas.

Acorazado Potemkin no se sienta en el confort del indie, aunque dialoga. No tranquiliza con una impronta power trío, aunque por momentos pueda ser aplanador. Más bien, invita a un paisaje desgarrador, pos apocalíptico, invita a un abrazo, a un pogo, a la melancolía, a la denuncia. Sobre todo: invita a escuchar, prescindiendo de poses e imposturas que mucho pueden encontrarse –también- en el under local.

Tulús fue la banda encargada de abrir la noche, recibiendo al público que comenzaba a poblar Niceto y entregando un puñado de canciones de su repertorio para amenizar la espera. Minutos antes de las diez de la noche subió Juan Pablo Fernández, saludó, agradeció y declaró: “Esto es Acorazado Potemkin”, para arrancar con la tríada inicial. Sonaron Soñé, Roto y descosido y Haz de luz casi sin pausas, todas piezas de Labios del Río, disco lanzado el año pasado y repasado íntegramente a lo largo de la noche. A la izquierda, Federico Ghazarossian, bajo al hombro colgando desde las alturas y con un trance introspectivo: parece perro malo, pero se endulza entre sonrisas al saludar a algún habitué perdido entre el público, y se desarma en su ir y venir por las tablas. Al fondo, pecho el frente, asoma entre la bata Luciano «Lulo» Esaín, quien marcará el paso de los tres y será el complemento de Fernández, oponiendo a sus graves una segunda voz más estridente y furiosa. Los tres acumulan larga historia en el under nacional: desde Don Cornelio y la zona hasta las vigentes Valle de muñecas o Me darás mil hijos. Son esa historia también. Son y no son: hay invención, hay creación desprendida de la nostalgia del todo tiempo pasado fue mejor.

Un nido, una casa, un medio para hablar

Fernández se sacude como convulso, sus brazos llevan y traen descargas hacia la guitarra. El primero de los clásicos de Remolino (2014) fue A lo mejor, que dejó caer casi al pasar una autodefinición: “a lo mejor es un camión chocando en tus columnas”. Si era muy temprano para descifrar los motivos arrabaleros en las canciones del trío, subió el primero de muches invitades: el Cardenal Domínguez, referente de la escena under del tango local, puso su voz en Reconstrucción: Y recordarás que eran las seis / y gritarás que adónde está / y bajarás corriendo esa misma escalera. Las visitas siguieron: Juliana Moreno subió con flauta traversa y pañuelo verde al hombro. Antes de comenzar Dos de nosotros, versión Potemkin de aquel epílogo beatle, y en medio del primero de los parates por problemas técnicos que también se hicieron presentes en Niceto, apareció otro de los infaltables de la noche: aborto legal / en el hospital, emanando desde el público que dejaba ver en lo alto los pañuelos verdes de la Campaña por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. Beto Siless, una de las visitas siempre esperadas en los conciertos, aportó su voz para Miserere, y Christine Brebes el violín eléctrico para Sopa de alambre, el western triplefronterizo de Santo Tomé y la balada Hablar de vos, con Juan Pablo Fernández entregando su gravedad más sentida, bien pegado al micrófono, y Lulo Esaín como apoyo, entregando un paisaje urbano de dolor y desolación posmoderno: todo parece igual / la gente siempre está / mensaje o celular / y hablar de vos”.

La lista siguió mezclando canciones de su corta pero riquísima discografía: el primero de Mugre (2011) fue Desayuno (“hay un desayuno servido / en la mano del carcelero / y no hay más que hablar”), y siguió con El Rosarino, uno de los nuevos favoritos del público, tema que abre Labios del Río. Las visitas se completaron con la presencia de Mariana Päraway en Flying Saucers (¿pueden volver a tocarla sin ella?), y la esperadísima Flopa Lestani en La Mitad, esa ofrenda a la (buena) humanidad, ese himno de los corazones rotos que uno quisiera que se repita en un loop infinito y sólo poder gritar una y otra vez “si es cierto que lo nuestro se termina / si es cierto que hay que hacerle un final / entonces quiero que te lleves mi hombro izquierdo / que sin tu pelo no lo voy a usar jamás”. A Flopa se la saludo y se la despidió, también, con pañuelos verdes y entonando las estrofas alusivas (también la queremos como invitada permanente).

Con dedicatoria a senadores, había pasado también otra de las piezas esperadas: El pan del facho. El final bajó los decibeles para irnos más calmos a casa: sonó Smiley Ghost y esa suerte de canción de cuna trash titulada Los Muertos. Mimos que llegaron desde los primeros días del Acorazado.

Los Potemkin volvieron a demostrar que se sienten muy cómodos con las canciones de su último disco, cada vez más consolidadas en escena. Demostraron que tienen un público fiel y otro que se va acercando a ver de qué se trata. Demostraron también que son un lugar en la música que todavía puede habitarse, en tiempos de bandas que no reconocen el guión de la época y donde pueden respirarse aires de esos que andan haciendo falta por estos días, que nos deja hacernos un espacio para seguir agitando pañuelos, abrazarnos al final de una semana dura y elegirlos como parte de la banda sonora de todas esas caídas que, más temprano que tarde, llegarán.

Fotogaleria: Nico Avelluto

Shows

Lali brilló en La Plaza de la Música

Published

on

Foto: Franco Alonso

Luego de tres años de ausencia, la cantante regresó a los escenarios cordobeses para presentar su Disciplina Tour. Mas de seis mil personas tuvieron la oportunidad de presenciar un espectáculo único, digno de una diva del Pop. 

Con entradas agotadas, la Plaza recibió a un público muy diverso: muchos jóvenes, con niños acompañados por sus padres, los fans que siguen a la artista por todo el país (y que durante toda esta semana estuvieron acampando afuera del predio para estar lo más cerca posible del escenario) muchos con carteles dedicados a su ídola, hasta queers con unos looks increíbles. Y justamente fue esa diversidad y alegría la que se vio reflejada durante las dos horas de show.

A las 20:30hs Luana Figueredo ya había terminado su tarea de telonera. Y cuando se apagaron las luces de la plaza, y se prendieron las del escenario, la masiva audiencia empezó a gritar desaforadamente. Uno a uno el staff de bailarines fue apareciendo en escena y detrás de ellos llegó Lali vestida con un tapado de cuero negro. La impronta en sus movimientos y su pisada nos dio la pauta de que nos iba a regalar un espectáculo impactante. Los primeros pasos de la coreografía destinada a Eclipse ya estaban cargados de un virtuosismo y sensualidad increíbles. Para Asesina pudimos apreciar el vestuario sexy que se escondía debajo del tapado, este consistía en un bralette y pantalones negros que en los costados de la cadera tenía unos tajos que dejaban ver un poco de piel. 

Antes de pasar al siguiente tema se abrió el primer espacio de comunicación entre la artista y el público: “¡Buenas noches, Córdoba! ¿Como están amigos? Bombones ¿Cuánto esperamos esto? ¿Cuánto esperamos este día? ¿Cuántos estuvieron acampando estas noches? ¿Están listos para una noche increíble, o qué? ¡¿Están preparados para el mejor concierto de su puta vida?! (lo repite) Cuando yo diga tres quiero gritos, manos arriba, los quiero descocados, 1,2 y 3!!!!”, arengaba de manera eufórica Lali, y la respuesta a esa arenga fue que la Plaza explotó.

Tu Novia, Fascinada, Somos amantes, Bailo pa mi fueron las siguientes canciones, y durante las mismas siguieron las coreografías y el baile, además de empezar con el Chape Tour ya conocido donde la artista va besando a sus bailarines, sin distinción de género.

Previo a Diva, pudimos apreciar en la pantalla central un video con un fragmento de una entrevista a Cher en donde ésta hace referencia a que “los hombres son un lujo, no una necesidad”, completándose el material audiovisual con frases de empoderamiento. Una vez finalizada la presentación aparece Lali con un nuevo vestuario, este era el mismo que se puede ver en el videoclip de Diva. 

Histeria, Irresistible y Soy le pusieron más derroche de energía festiva a la velada. Para luego seguir con un momento emotivo donde Lali nos introdujo a la siguiente canción, recordándonos que la misma le emociona porque la gente se la apropió y la hizo suya, estaba hablando del tema Ego. 

La audiencia la quiere tanto y la sigue en todos sus caprichos, que Lali no sólo les hizo cantar su repertorio, sino que también se dio el gusto que las 6mil almas le festejaran el feliz cumpleaños a su tía Ana, quien estaba viendo desde el balcón.

Íbamos promediando la noche, y la cosa se puso más power con Lo Que Tengo, Ladrón, Una Na, No puedo olvidarte y Sin querer queriendo (para no puedo y sin querer, pidió que la acompañáramos como si fuéramos sus compañeros de la Voz, Mau y Ricky). El carisma de esta enorme interprete es totalmente atrayente, mientras bailaba y se trasladaba cantando por todo el escenario nos dejaba totalmente hipnotizados. 

Ya con otro cambio de look, esta vez vestía un corpiño y pantalón fucsia con lentejuelas, nos siguió contagiando de esa libertad para movernos sin prejuicios. Y todos bailamos y cantamos los temas Caliente, Del otro lado y No estoy sola. 

Volvimos a la sesión de besos, en esta oportunidad pudimos observar como la cantante se arrodilló y llamó a un joven que estaba siendo asistido por la seguridad, se había descompensado, y luego de dialogar unos segundos lo despidió “chapándoselo”. Para luego decirnos: “Muchas gracias, Córdoba. Hace mucho calor acá en el escenario (hace un guiño exagerado)”. Luego presentó la siguiente canción: Enredaos, mientras la cantaba alguien le arrojó una bandera de orgullo LGTB+, y Lali la tomó y la enarboló para que todos pudiésemos verla.

El rojo se hizo presente, Espósito vestida con pantalón y corsé de ese color nos introdujo al intenso mundo de Disciplina. Para luego adentrarnos en una Rave saltando y cantando con Mil años, 100 grados, Único, A Bailar. Todo explotó cuando le llegó el turno a N5 donde fue coreado con tanta fuerza que de seguro que se escuchó a varias cuadras.

Pasadas las diez de la noche Lali anunció que se venía la última canción de la velada, prometiéndonos que si cantábamos con toda la fuerza Como tú iba a volver. Cumpliendo dicha promesa hizo su retorno, con su último cambio de look.  Emocionada nos presentó el tema que iba a venir, Laligera. Diciéndonos que, si bien es muy autorreferencial, con el tiempo se convirtió en una canción de “todes” los que tienen un sueño y que creen que no pueden alcanzarlo. Y se las dedicó a todos ellos, los que viven en un pueblo, que no son de la ciudad y que tienen miedo de que otros les frustren esos sueños. Cerrando con un mensaje clarísimo: “yo tengo un montón de haters de mierda pero yo labure para estar hoy acá…”.Y llegó el final. “Amigos yo les digo ahora sí que esta es la última canción de la noche…. Quiero agradecer a todas las familias que están acá, que me siguen. Esta canción es recontra importante en mi historia musical, esta canción es Boomerang, la elegí para el cierre de este show porque todo el amor que me han dado, no tengan dudas de que les va a volver. Se los deseo de todo corazón. Gracias por estar acá, por bancarme, con todos sus carteles, perdón a la gente que me pidió un beso y no se lo pude dar, que sepan que les llega todo mi amor y todo mi cariño. Gracias Córdoba” cerraba la noche una Lali conmovida por la respuesta del público cordobés que tanto la ama.

Fotos: Franco Alonso

Continue Reading

Shows

Tiago PZK: Del sueño al paraíso

Published

on

 Como muchos de los referentes de la escena musical del país, Tiago empezó su carrera artística en las plazas, batallando, creciendo lejos de los privilegios pero convirtiendo las problemáticas que lo atravesaban en oportunidades. Este fin de semana presentó Portales, su primer disco de estudio, con dos fechas en el Movistar Arena y acá te invitamos a revivir un poco delo que pasó en su primera fecha.

Ámbar, la hermana de Tiago, es la protagonista de los videos y quien nos muestra el viaje a través de Portales… El sonido del reloj, puertas que abren y cierran solas, la casettera ¿Acaso una referencia indirecta a todo el hype del último tiempo por Stranger Thing? Quizás nada que ver pero sin dudas mas de una persona algo de eso sintió.

Volvamos al sábado. La tan esperada fecha llegó y cuando el reloj marcó las 21hs, la ansiedad se volvió canciones.

Tiago es parte del grupo de artistas que primero tuvo hits y después tuvo disco. Es de los que que gigaron por el mapa, traspasando las fronteras locales, antes de tener premios por venta de placas. Tiago es de los que lleva la música de la escena argentina al mundo y de los que supo ganarse el respeto de varias generaciones.

El show, que duró dos horas, nos permitó conocer cómo suena la placa en vivo y también disfrutar de todos sus hit. A lo largo de la noche lo acompañaron artistas como: María Becerra, Lit Killah, FMK, Khea y Rusherking entre otros.

Dos horas de baile y gritos en donde no faltó la emoción no solo por ver como un pibe de barrio cumple su sueño sino por canciones que saben arder por dentro. El límite de estos pibes es realmente incierto pero no caben dudas de que todos tienen un enorme camino por recorrer.

Continue Reading

Shows

El Huracán arrasó Córdoba

Published

on

Guasones se presentó el pasado viernes en la ciudad cordobesa, más de 3000 personas se acercaron a la Plaza de la Música para disfrutar de un show impecable.

Si bien el motivo de la gira que la banda liderada por Facundo Soto está realizando es el de presentar su último material discográfico, El Huracán, Vol. 9, en esta oportunidad la grilla estuvo marcada por un repaso general de los 25 años de trayectoria de la formación. 

Un espectáculo de casi dos horas donde los fanáticos de Guasones pudieron disfrutar con gran euforia todos los clásicos de la banda.

Del álbum Como animales tocaron Sueños son, Me muero, Estrellas, My love, Estupendo día, Baila Baila, Todavía y Amaneciendo. De Toro Rojo sonaron, en el cierre del recital, Reyes de la noche, Gracias y Dame. Los temas de Esclavo fueron Pasan las horas, Como un lobo y Farmacia.  La banda eligió tocar dos canciones de Parque de depresiones, éstas fueron Me estás matando y Ya estoy subiendo. La Plaza de la Música explotó con los clásicos del disco Locales Calientes: Pobre tipo, Tan distintos e Infierno Blanco.  De Hasta el final nos deleitamos con Espejo Roto, Nada que Ganar y Leila. Para la presentación oficial del último material de la formación, El Huracán Vol. 9, escuchamos y cantamos La vida es así, El Huracán y un mix de El tren con Flores Negras (éste último pertenece a Toro Rojo).

De los músicos solo resta decir que estuvieron impecables, muy conectados, con un sonido de lujo. Soto, como buen frontman, durante toda la velada recorrió el escenario de punta a punta, y si bien no hizo grandes monólogos, las veces que se comunicaba con la audiencia era para demostrar su gratitud y cariño. Con manifestaciones como “¡vamos Córdoba la puta madre!”, o “¡Muchas gracias! ¿Cómo la están pasando? Es un placer venir a Córdoba. ¡Mira cómo está esto! para nosotros es un sueño, volver después de estar peleando con la gripe y todas esas mierdas”.

 Los guitarristas Maxi Tym y Matías Sorokin dieron cátedras con sus solos, mientras que las bases del bajista Esteban Monti, del baterista Damián Celedón y del tecladista Germán Wiedemer nos deleitaron con su sonido bien rocanrolero.

Una noche excelente donde la alegría, el canto y el pogo fueron los protagonistas. 

Continue Reading

Lo más visto