Connect with us

Notas

Bestia Bebé y Valle de Muñecas detonaron la noche porteña

Published

on

A pesar del calor agobiante y la proximidad de una tormenta que prometía complicar la noche, Niceto Club se colmó de gente y fue testigo de una velada a puro rock de la mano de Valle de muñecas y Bestia Bebé. Potencia, guitarras al palo y mucho pogo, fueron los protagonistas de una fecha imperdible en el barrio de Palermo.

Rosedal fue la primera banda encargada de calentar la noche. Los rosarinos ya tienen casi dos años de trayectoria y con sus melodías pop rock con arreglos cercanos al shoegaze hicieron un buen papel y entretuvieron a los primeros en llegar a Niceto.

Pasadas las nueve y media, Valle de Muñecas salió al escenario y arrancó su set con Ni un diluvio más. Le siguieron La Llave de los días mejores, Insomnio y Cuentos para no dormir jamás, en lo que fue un inicio arrasador. Siempre vale la pena ver a los liderados por Manza, que ya con 16 años de trayectoria se transformaron en una de las bandas argentina de culto del Siglo XXI.

“Bienvenidos al 2109” proclamaba Manza en lo que significó el primer show del año para la banda. Recordemos que, gran parte del 2018, estuvieron abocados en producir y presentar su concert film “Más allá de Valle de Muñecas”. Mil Formas de estrellarme, 1000 km y La soledad no es una herida encaminaban a la recta final del show que terminaría con la clásica Días de suerte. El set fue impecable, no bajó de los 9 puntos en ningún momento y dejó a Niceto preparado para lo que se venía.

Bestia Bebé es el claro ejemplo de que no es necesario desplegar una gran puesta en escena, luces encandilantes o visuales deslumbrantes para realizar un gran espectáculo. Rondador Nocturno, Wagen del pueblo y Jóvenes y viejos fueron el punta pie inicial para una noche en la que la banda de Tom Quintans demostró ser una de las bandas insignias del indie local junto con El Mató y Las Ligas Menores, entre otras.

Los shows de Bestia Bebé se caracterizan por ser una gran fiesta en las que se mezclan el rock y la pasión futbolera bien entendida. De esta manera sonaron El Monje, canción dedicada a Zinedine Zidane y su recordado cabezazo en el mundial de Alemania 2006, y El uruguayo, homenaje al ícono racinguista de la década de los 90 Rubén Paz. También hubo espacio para volar y relajar mientras sonaban temazos como El gran Balboa, Resto del Mundo y El amor ya va a llegar.

Sin duda uno de los mejores momentos de la noche se dio cuando la banda arrancó con los primeros acordes de Shakermaker de Oasis, seguida de La vida de que te embrolla de Hojas Secas, para terminar a puro pogo con la trilogía final: Lo quiero mucho a ese muchacho, Tigre de metal y Fiesta en el barrio.

Un total de veintidós canciones y un show de casi dos horas para cerrar una noche en la que Bestia Bebé demostró que ya no es más una promesa del rock nacional. En los próximos días se embarcarán en una gira por Europa que, tal vez, signifique una bisagra en la banda. ¿Será el momento del despegue definitivo? ¿De la masividad? Ya veremos…Mientras tanto seguimos disfrutando de una banda que por los shows que brinda y por su propuesta musical, está en la lista de las mejores de nuestro país.

Fotos: Paula Ruiz

Notas

Bienvenidos al oscuro éxtasis

Published

on

Valentin Oliva. Wos. El que tiene un caudal épico de videos circulando en redes con fragmentos de sus competencias. El pibe que viene de una familia de artistas, creció en la plaza y enamoró sin distinción de edades a todas aquellas personas que deseaban escuchar frases viscerales nacidas desde el corazón. El, el jefe de la caravana, está cerrando el año con cuatro Obras con entradas agotadas y acá te contamos un poco de lo que fue la noche del martes.

Wos en Obras. Fotos: Emmanuel Luque Voi

Son las ocho de la noche y todavía falta para que se apaguen las luces del lugar y brillen las del escenario pero las plateas ya están casi llenas y el campo empieza poco a poco a colmarse. Hay gente de todas las edades pero ya no está tan presente la imagen de familiares mayores llevando a los más chicos, la escena hoy parece invertida. Una suerte de resumen generacional en la que bien se puede ver como esta camada de pibes y pibas que vinieron a cambiarlo todo, nos permiten entrar a los más grandes a su mundo.

Son poco más de las nueve, la gente sabe que el show comienza por el fondo y empiezan a acomodarse… Se apagan las luces y, ahora sí, entramos al más oscuro éxtasis.

Spoiler Alert: Si buscas la lista de temas que ejecutó a lo largo del show, acá no la vas a encontrar. 

Con musculosa, el pelo bien corto y rojo fuego, rapeando fiel a su estilo a más de uno le recordó a Eminem (y está bien) pero no solo hubo rap… Un gran estallido se vivió cuando sonó Culpa y apareció “virtualmente” Ricardo Mollo, momento en el que más de uno, literalmente, mostró su piel erizada; y si de un poco de rock nacional hablamos, no podemos negar que Luz delito tiene ese pasaje ricotero que a nadie le es indiferente ¡Y se sintió en el estadio!.

Durante el show lo pudimos ver saltando y cantando sin parar ¡Y sin siquiera agitarse! Lo vimos colgándose la viola con toda la actitud de un auténtico punk rocker para rasgar las cuerdas en 40 y en cuestión de minutos lo podíamos ver haciendo sonar la percu mirando a los ojos a Alejandro Oliva, quien además de su papá es el fundador de La Bomba de Tiempo.

Podemos decir, sin miedo a exagerar, que ir a ver a Wos es vivir una completa experiencia musical y la lista está pensada en función de que podamos disfrutar del viaje. Casi dos horas a puro pogo, baile y emoción.

Mención especial para lo que se generó en Cambiando la piel, no solo por lo que se bailó sino sobre todo por el ratito de freestyle que nos regaló y también a la aparición de Ca7riel, otro artista de la nueva camada que viene a mostrar como todavía queda muchísimo por hacer y crear en este mundo en el que muchos aseguran que todo ya está inventado,  en Niño gordo flaco… 

Canciones de amor, desamor, amistades, historias de vida, sueños y política… 

Así como en plena veda del 2019 nos regaló Canguro y nos permitió ponerle música al necesario desahogo en contra de la meritocracia, hoy esta canción ya es todo un himno de la nueva generación haciendo estallar gargantas cada vez que suena.   

El final parecía estar a cargo de Mugre, en donde a la banda compuesta por Facundo Yalve en guitarra, Natasha Iurcovich en bajo, Fran Azorai en teclados y  Tomy Sainz en batería se le sumó el coro gospel Afro Sounds pero la gente quería un poco más y el grito de Púrpura se transformó en una realidad siendo así el cierre: con el público terminando de perder la voz al ritmo de esos versos.

Oscuro Éxtasis merecía una presentación a la altura de sus canciones ¡Y la tuvo!  

Continue Reading

Notas

Marview: «Nos rodea un hilo invisible que nos conecta con personas»

Published

on

Marview es una cantante y compositora del sur de la provincia de Buenos Aires. En plena pandemia lanzó su primer álbum llamado “Invisible”, un disco compuesto por nueve canciones pop, disponible en todas las plataformas digitales.

(más…)
Continue Reading

Notas

Paulo Jr. analiza el nuevo disco de Sepultura

Published

on

El bajista Paulo Jr. analiza «Quadra», el décimoquinto disco del grupo, y traza una relación entre sus viejas canciones y la actualidad del mundo. Además, explica su miedo por los estudios de grabación.

(más…)
Continue Reading

Lo más visto